Fotografía: Pok Rie en Pexels

 

Está reportado que cada minuto, una extensión de selva amazónica del tamaño de un campo de fútbol es destruida. La Amazonia, llamada a menudo “los pulmones de la planeta”, es crucial para la gestión del carbono. La cuenca del Amazonas es un sumidero de CO2, que almacena aproximadamente 100.000 mil millones de toneladas métricas de carbono. Con la continua deforestación de la Amazonia, necesitamos ser conscientes del impacto de la deforestación en el mundo y en las comunidades locales de la región.

La cuenca del Amazonas está situada en nueve países: Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela, Guyana, Surinam, y Guayana Francesa. La mayoría, el 60%, está situada en Brasil. Por esta razón, nos centraremos en la Amazonia de Brasil.

Si la tasa de deforestación continua, es posible que el ecosistema sufra un colapso en 20 o 30 años. Este efecto sería devastador para el mundo. Si la deforestación no es detenida antes de este punto de inflexión, el 50 o 60% del la selva amazónica se perdería. Si perdemos la capacidad de almacenar sus 100.000 millones de toneladas de carbono, nos espera un recrudecimiento del calentamiento global.

 

¿Por qué está ocurriendo la deforestación?

La deforestación está motivada por la codicia y la industria. La WWF lista que “las seis grandes amenazas del Amazonas” son las concesiones mineras, el aumento de represas hidroeléctricas, la construcción de carreteras, la expansión de la agricultura intensiva, la deforestación y los cambios en la legislación en torno a las áreas protegidas. La selva amazónica ya no es un paraíso salvaje y virgen. Está contaminada con la codicia de los humanos, que puede destruir la selva totalmente.

Una investigación de The Guardian, Repórter Brasil y el Bureau of Investigative Journalism señala que la creciente deforestación de la Amazonia está motivada por la producción de carne: se crean nuevas explotaciones en terrenos protegidos. Una granja de 145.000 hectáreas llamada Lagoa de Triunfo está localizada en un área donde se supone que está prohibido el uso ganadero. La granja es propiedad de la empresa AgroSB Agropecuária SA, que suministra ganado y carne a JBS, la empresa de envasado de carne más grande del mundo.

Laa organización no gubernamental Trase indica que hasta 5.800 kilómetros cuadrados de la selva amazónica se ha perdido anualmente debido a la deforestación para el uso de ganado. La demanda para carne, especialmente carne vacuna, impulsa la deforestación. En la Unión Europea, aproximadamente un 40% de la carne de vaca es importada de Brasil.

No solo el ganado causa la deforestación. Hay otros factores, y muchos de ellos están vinculados a la industria. La tala de árboles para madera, la construcción de granjas ganaderas, los cultivos como soja o aceite de palma y la construcción de las carreteras y presas, son factores de la deforestación en el Amazonas.

 

Los cambios desde la llegada a la presidencia de Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que frecuentemente es conocido como el “Trump brasileño” por su opción política de extrema derecha, está asumiendo un papel importante en la deforestación de la Amazonia. Desde que ha llegado a la presidencia, Bolsonaro ha eliminado el Ministerio de Asuntos Indígenas y ha recortado el presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental en un 24%. También, bajo su mandato, la deforestación mensual ha superado en un 88,4 % la del año pasado.

Bolsonaro niega estas afirmaciones, y dice que, “la Amazonia es nuestra” y que “si todos los datos de deforestación de los últimos diez años fueran verdad, la Amazonia ya no existiría”. Su negación sobre los datos de deforestación, cuando hay muchas estadísticas de diferentes empresas y organizaciones que lo afirman, muestra que Bolsonaro no tiene una estrategia para el medio ambiente y la protección de la Amazonia.

Por otro lado, Bolsonaro tiene un fuerte apoyo para la utilización de la Amazonia por parte de la industria y la economía de Brasil. La orden ejecutiva de Bolsonaro de enero ha transferido la gestión y creación de nuevas reservas indígenas al Ministerio de Agricultura, que básicamente está bajo el control de poderosos lobbys de la industria agroalimentaria. La agroindustria, con el apoyo de Bolsonaro, se está expandiendo por la selva.

 

¿Qué puedes hacer en tu vida para combatir la deforestación de la Amazonia?

Hay algunas cosas que puedes hacer para combatir la deforestación de la Amazonia desde tus hábitos de consumo. La deforestación está causada por muchos factores, pero una forma para reducir la deforestación es reducir el uso de productos procedentes de la Amazonia.

Usa menos papel. Los árboles que se cortan en la selva se utilizan para hacer papel, muebles u otros materiales de construcción. Si necesitas un cuaderno u otras cosas de papel, compra uno que esté hecho con papel reciclado.

Reduce tu consumo de carne de vaca. Como vimos arriba, muchas de las granjas que están asociadas con la deforestación son ganaderas. Si reduces tu consumo de carne de vaca, puedes combatir la deforestación disminuyendo la demanda del producto que impulsa la deforestación.

Conviértete en un activista contra la deforestación. Para combatir la deforestación, necesitamos ser activos. Habla dentro de tu círculo, en las redes sociales sobre el gran problema de la deforestación. Con más conciencia y más atención de los medios de comunicación, los gobiernos del mundo harían más para proteger la selva amazónica.

Para salvar la selva amazónica, la diversidad ecológica mundial y salvar al planeta del cambio climático, necesitamos actuar ahora.

Kristen Castro

 

¿Estás interesado en participar en la transición hacia una alimentación más sostenible? Visita Comida Crítica.
Únete a las miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.