Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Impactos ambientales > Impacto sobre el paisaje > ¿Comer carne? La cara oculta de un consumo generalizado

La transición de la alimentación

¿Comer carne? La cara oculta de un consumo generalizado

comercarne1000Photo by Armando Ascorve Morales on Unsplash

 

Cuando uno va a comprar una porción de carne en los supermercados, simplemente ve un precio en la etiqueta, lo que pagará. Con todo el precio real de estos productos es distinto. Así que es importante analizar el verdadero costo de nuestra comida.

Los efectos sobre el suelo fértil

La producción ganadera es conocida como una de las más consumidora de agua, alimentos y tierra. Ese uso de suelo se mesura tanto en términos de espacios como de contaminación.

Cada vez más pedazos de tierra son dedicados a la producción pecuaria produciendo un daño considerable a la tierra. Se inmoviliza una cantidad importante de este recurso y eso  implica una pérdida importante de biodiversidad. Produce una deforestación de los campos utilizados para producir los alimentos, generalmente cereales, necesarios para la crianza de los animales, implicando a la vez la generación de un monocultivo intenso: espacios gigantescos se ven destinados a la sola producción de soja o otro tipo de cereales.

En conjunto el monocultivo intenso genera un consumo inmenso de agua, una pérdida de calidad de suelo y como consecuencia una producción que necesita cada vez más fertilizantes y agua para tener tasas de rendimiento importantes.  Conduce a la degradación de la vegetación, la mayor erosión de los suelos, y el deterioro de su fertilidad y estructura.

Un kilo de carne de vaca conlleva alrededor de 7 kilos de cereales para producirlo: la producción de carne supone el consumo de un tercio de los cereales producidos en el mundo y el noventa por ciento de la harina de soja.

La contaminación y la deforestación, un costo alto

Aquí aparecen evidentes los efectos contaminantes de la producción ganadera. Toca directamente los factores del cambio climático, tales como la desaparición progresiva de los bosques nativos, el aumento del gas de efecto invernadero, la contaminación del agua…

En efecto, la producción industrial de carne y lácteos produce el 14,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según un reporte de la Coalición Mundial por los Bosques de 2013. A eso se añade el carácter insostenible de la deforestación producida por la producción intensiva de carne. Por ejemplo en Sudamérica, donde se encuentran algunos de los bosques tropicales más preciosos del mundo, más del 70% de la deforestación ha sido impulsada por la demanda de productos pecuarios.

En la mayoría de los casos la producción de carne industrial implica el uso de fertilizantes nitrogenados para el cultivo de cereales, y esta utilización afecta directamente las aguas naturales, contaminándolas de manera directa.

La industria ganadera implica unas consecuencias al nivel ecológico que estamos lejos de imaginar. Si consumimos sus productos, es necesario acordarse de los efectos indirectos de la producción.

El costo para la salud ; una relación directa con el uso de antibióticos  

Los efectos sobre el medio ambiente son importantes, pero igualmente el consumo de carne tiene un costo a veces bien escondido o rápidamente olvidado : el de la salud.
Aparte de tener efectos en términos de consumo de grasas, de consecuencias cardiacas, o de diabetes, la carne tiene efectos más perversos: los de los antibióticos.

En efecto la industria ganadera depende del uso de cantidades importantes de antibióticos, nada menos que la mitad de los que se utilizan en el mundo, lo que implica la aparición de nuevos “supermicrobios” resistentes a los antibióticos. En efecto, cuanto más se usan esos productos, más posibilidades de desarrollar bacterias resistentes a los fármacos aparecen.

España es directamente tocada, pues es el país de Unión Europea que tiene la mayor tasa de uso de antibióticos. En efecto se venden casi tres veces más antibióticos para tratamiento animal que en Alemania, el mayor productor de carne de la eurozona. Pero también una de cada diez muertes debida a la resistencia a los antibióticos en la UE pasa en España.

El costo ético

Un costo ambiental, un costo para la salud, pero también hay que pensar en el costo ético del consumo de carne. Cada año se revelan vídeos que demuestran las condiciones de los mataderos, donde se maltratan a los animales antes de matarlos…

Además de eso en la producción industrial los animales viven permanentemente encerrados y son tratados como máquinas de producción sin acceso a pasto o forraje. Son puros productos alimentarios y son tratados como tal.

Más allá del consumo de carne

Se habla muchísimo del alto costo de la carne, con todo muchísimos otros alimentos (a menudo más baratos) resultan ser bastantes similares, si pensamos por ejemplo en los huevos o los lácteos. En efectos los alimentos sustituídos de la carne producen más o menos los mismos efectos sobre el medio ambiente, la salud o desde una perspectiva ética. Es el caso también de los alimentos de baja calidad industrial o los que consumen muchísima agua o recursos naturales tal como los aguacates.

De manera lógica ante este diagnóstico, tendremos que repensar nuestra dieta tal como nuestra agricultura industrial. Pero ¿cómo garantizar una mejor seguridad alimentaria a través de prácticas sustentables ?

Se puede mejorar de manera considerable nuestra huella ecológica y nuestra salud comprando más comida dicha de proximidad, menos carne y lácteos (y controlar su origen) menos sobreempaquetados, más comida a granel… ¡ Y por encima de todo reducir el desperdicio alimentario !

Así que quedan muchos pasos hacía la transición de la alimentación, pero mientras tanto podemos intentar reducir nuestro consumo de productos animales y transformar los mataderos en centro cultural, como lo hizo Madrid con el Matadero.

Alice Cognez

4 comentarios sobre
¿Comer carne? La cara oculta de un consumo generalizado

  1. Excelente resumen de los efectos fundamentales que se derivan del consumo de carne.
    El problema es que este tipo de artículos generalmente lo leemos quienes ya estamos concienciados con el problema. Los retos son: hacer extensivo el conocimiento de estos efectos negativos a la población consumidora de este alimento -la mayoría- (educación-concienciación) y ofrecer alternativas a los ganaderos para que abandonen esta actividad, para lo que tendría que contar con el apoyo de las diferentes Administraciones del Estado.

    1. Toda la razón, ‘concienciación’ estas iniciativas comienzan desde la educación primaria, ademas atraer a los padres a reuniones, talleres y porque no fiestas familiares con otros padres, donde se impartan charlas y cursillos informativos, al igual que sus hijos, los padres deben estar al tanto de los conceptos que van adquiriendo sus hijos para ir ellos tomando consciencia de la realidad de estos tema tan sumamente importantes para ir tomando consciencia adaptándose y tengan un espíritu critico a los cambios sostenibles indispensable para futuras generaciones .

  2. Está claro que hay que consumir menos carne pero el consumo de productos animales: lácteos, huevos y carne procedentes de ganadería ecológica no produce esos efectos desastrosos, no contamina sino que aporta fetilidad a suelos empobrecidos y puede asociarse a las razas autóctonas ganaderas que están en peligro de extinción. Saludos cordiales desde Ganeca Amigos de la Gallina Castellana Negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn