Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Transporte > Transporte privado > El uso del automóvil > Siete maneras de practicar el carspreading

El coche en la ciudad

Siete maneras de practicar el carspreading

carspreading1000

El carspreading, a juzgar por la etiqueta que circula en Twitter, se refería originalmente a la mala costumbre que tienen algunos conductores de ocupar con su coche varias plazas de aparcamiento en lugar de una sola. Pero el concepto se puede extender a un mundo mucho más vasto, que es el uso molesto del automóvil, especialmente en la ciudad. Por ejemplo:

• Picnic en el automóvil.
Quedarse dentro del coche con el motor encendido y el aire acondicionado a tope. Por las razones que sean, hay personas que pueden pasar así horas, jugando a Apalabrados o leyendo el periódico. El ruido del motor y la expulsión de aire caliente del aire acondicionado se unen para crear un verdadero incordio en cualquier calle, sobre todo si está apartada y tiene poco tráfico.

• Acelerar para intimidar.
Un clásico del carspreading. En lugar de reducir la velocidad cuando se acercan a un paso paso de cebra, algunos conductores aceleran, con la esperanza de asustar a los peatones que se disponen a cruzar y hacer que se queden quietos.

• Hostigar a los rezagados.
Una verdadera plaga en el cruce de los semáforos, especialmente para los ancianos y personas con movilidad reducida. Consiste en dar breves acelerones al coche, que parece que se va a lanzar contra los peatones que todavía no han llegado a la acera salvadora.

•Ocupar la acera.
En este caso, el coche se coloca en mitad de una vía de paso sin dejar espacio para los peatones salvo la calzada y la única solución para seguir adelante es rodearlo, con peligro de ser atropellado, o bien caminar por encima del vehículo.

•El acelerón repentino.
Cuando algunos conductores se encuentran con una calle despejada ante su vehículo, en lugar de continuar la marcha a velocidad normal aceleran bruscamente, recorren a velocidad de vértigo cincuenta o sesenta metros y frenan bruscamente acto seguido. Nadie ha encontrado todavía una explicación racional de este comportamiento.

• La música a tope.
Habitual por las mañanas de los días festivos. Con los altavoces del coche a punto de estallar y las ventanillas bajadas, se recorren barrios tranquilos dejando detrás una estela de sonido atronador.

•El carro de combate urbano
Circular por la ciudad en un vehículo de dos toneladas y media de peso y tan alto como una casa, que lanza gases de escape por el tubo de escape en gran cantidad y ocupa tanto espacio como un autobús pequeño.

Ninguna de estas conductas está mal vista, todas se aceptan como algo normal y cotidiano. Es curioso que haya infinidad de recopilaciones de conductas molestas de los conductores para otros conductores y tan pocas de conductas nocivas de conductores para los peatones y para el medio urbano. En realidad, utilizar un vehículo grande, ruidoso, pesado y contaminante para transportar a una sola persona a la velocidad de 15 km/h en un trayecto de unos pocos kilómetros es la principal molestia, multiplicada por cientos de miles, que provoca el uso del coche en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn