Si no puedes ver correctamente el mensaje ábrelo en tu explorador.

boletín informativo de Fundación Vida Sostenible
Núm. 113 – 11  de febrero de 2016
cocheconta

Europa se rinde

Por  María Perona

Durante el mes pasado la Comisión Europea publicó que se podrían aumentar las emisiones de NOx de los coches diésel de nueva fabricación. Esto supondría un paso atrás evidente en la lucha a favor de un aire más respirable, especialmente en las ciudades. Pero la Comisión se ha sacado de la manga una justificación, una discrepancia del 400% entre las emisiones medidas en un laboratorio y las medidas en supuestas condiciones de conducción real. Debido a ello, se están emitiendo 400 mg/km de NOx en lugar de los 80mg fijados en 2014. De ahí que mantengan que este nuevo límite, de 168 mg/km para los vehículos que se pongan a la venta en 2017 y de 120 mg para 2020, supone una reducción de las emisiones.

El test de conducción real o RDE (Real Driving Emissions) complementará la información recabada por el laboratorio para comprobar que los niveles de NOx y partículas medidas se confirman durante la conducción real. El coche se conducirá con aceleraciones y frenadas aleatorias, para ajustarse lo máximo a la vida real. Persiguen aumentar la transparencia, por lo que preparan una propuesta que se implantará durante 2016, consistente en indicar las emisiones reales de NOx de cada vehículo.

Las autoridades nacionales son responsables de revisar que los fabricantes cumplan las normativas. Pero las diferentes interpretaciones y la forma de aplicarlas por parte de cada país puede rebajar la efectividad, dado que nos encontramos en un Mercado Único. Por ello están revisando el sistema actual para evitar que sigan ocurriendo manipulaciones. Pretenden que en la nueva regulación:

• Se refuerce la independencia y calidad de los test que permiten la salida al mercado de los coches, eliminando los pactos entre el servicio técnico y los fabricantes
• Se introduzca un sistema de vigilancia del mercado
• Y se refuerce el tipo de sistema de homologación, pudiendo suspender la designación de servicios técnicos que actúan de forma laxa.

La pregunta que cualquier ciudadano, con algún atisbo de interés y escepticismo debería hacerse es, si hasta ahora no se han cumplido los límites de emisión ¿qué hace pensar que la tecnología vaya a cambiar tanto en tan pocos años?

 

velib-paris

Un paso adelante hacia un París limpio

Por Elvina Mocellin

Mientras la Comisión Europea está dando un paso atrás (elevando temporalmente los límites de las emisiones de NOx), la alcaldesa de París intenta encontrar soluciones para mejorar las condiciones del aire de su ciudad. Dado que, según el propio ayuntamiento de París, la contaminación del aire podría llevar a cabo una disminución de 6 a 9 meses en la esperanza de vida de sus más de dos millones de ciudadanos.

Restricciones de circulación de los vehículos contaminantes… ¿un futuro sin diésel?

La prioridad para Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, es la lucha contra la contaminación. En ese sentido y desde su elección en marzo de 2014 ha añadido al debate varias decisiones. Estas medidas se van poco a poco incorporando en la ciudad de París. Desde el 1 de septiembre de 2015, está prohibido para los vehículos pesados, autocares y buses de clase “1 étoile – una estrella” (vehículos anteriores al 1 de octubre de 2001) circular por la ciudad entre las 8 de la mañana hasta las 20 horas (fin de semana incluido). También está prevista la prohibición, a partir del 1 de julio de 2016, de todos los otros vehículos (coches y vehículos 2 ruedas) de clase “1 étoile” anteriores a 1997. Esa prohibición sólo tendrá efecto los días de la semana de las 8 a las 20 horas. El proyecto final sería el de prohibir todos los vehículos diésel en la ciudad entre 2017 y 2020.

Incentivo a la utilización de vehículos no contaminantes

Para alcanzar ese objetivo, la alcaldesa propone subvenciones para incitar a los ciudadanos utilizar todos los tipos de transportes públicos o sus bicicletas personales. Los particulares propietarios de coches de clase 1 podrán recibir subvenciones de diferentes tipos si están dispuestos a achatarrar su vehículo (mientras que los profesionales tendrán otros tipos de ayuda);

• La municipalidad de Paris asumirá una parte del pago (400€) del abono anual NAVIGO (abono de transporte público para trenes Transilien, RER, metro, bus, tranvía y Noctilien) y del abono anual Vélib’ (sistema de bicicletas compartidas),
• O una subvención para la compra de una bicicleta y material asociado con un límite de 400€.

También está previsto el lanzamiento del proyecto “Paris réspire” (París respira); calles  cerradas al uso de los vehículos y reservado al uso peatonal todos los domingos y días festivos para disfrutar plenamente de diferentes barrios de la ciudad. Sin embargo, el ayuntamiento no se restringe sólo a “prohibiciones”, también está desarrollando otros servicios; por ejemplo Autolib’ (sistema de coche eléctrico compartido, calcado en la idea de los Vélib’) y equipa la ciudad de terminales de recarga eléctrica – teniendo en mente la idea de desarrollar el uso de coches eléctricos.

Hacia un nuevo modelo

El ayuntamiento intenta impulsar una nueva tendencia; menos coches (y sólo coches limpios) en la ciudad, con una tasa de utilización cerca del 100% -la actual tasa de uso del coche privado es inferior al 5% del tiempo. No se trata sólo de sustituir los coches diésel por unos eléctricos, sino también de reducir el número de coches para utilizar al máximo cada uno de ellos (en 2006, París contaba con 330 por 1.000 habitantes, o sea 660.000 coches por 2.000.000), desarrollando al mismo tiempo los transportes y servicios públicos.

 

cafe

 

La pugna del azúcar

Por Jesús Alonso Millán

Después del tabaco, el alcohol y las grasas, parece que le llega el turno a otro gran villano de la alimentación: el azúcar. Hasta ahora (a diferencia de sus tres ilustres predecesores) se ha evitado asociarlo con el cáncer, al menos directamente. El Código Europeo Contra el Cáncer recomienda “avoid sugary drinks”, pero nada más. No está en la temida lista de la IARC “Grupo 1” (que incluye la luz del sol junto al alcohol y  el tabaco). No obstante crecen las sospechas de que no puede ser bueno ingerir del orden de 40 kilos al año de azúcar, unos 100 gramos diarios, que es una media del consumo “occidental”.

Hace muchos años que el azúcar puro tiene mala prensa entre los preocupados por la salud pública. Todo empezó cuando las limitadas fuentes naturales de sabor dulce –miel, azúcar de caña, algunas frutas– fueron sustituidas por la producción masiva de azúcar a partir de remolacha. El azúcar dejó de ser un alimento selecto y se convirtió en un producto industrial, la sacarosa. La caries fue la primera de una larga lista de enfermedades que se asoció al consumo excesivo de azúcar, incluyendo la diabetes y la obesidad epidémica.

Puesto que las comidas con azúcar añadido son más gustosas, la industria alimentaria comenzó a usar grandes cantidades de azúcar en sus productos, desde salsas de tomate a guisantes envasados. Pero son las bebidas chispeantes (fizzy) las que más preocupan a los expertos en salud pública.

La industria de las bebidas chispeantes se manejaba hasta ahora con la idea de que el contenido en azúcar de sus latas equivalía a determinado porcentaje de la Ingesta Diaria Recomendada (IDR), fijado en unos 100 gramos diarios. En el caso de las latas de 33 cl, esto permitiría a un consumidor pensar: “bueno, puedo tomarme tres latas de cola y así alcanzar la IDR. Viva la comida saludable”. Pero todo ha cambiado tras la última declaración de la OMS de marzo del 2015, que establece una  dosis máxima (no “recomendable”) diaria de 50 gramos.

Una sola lata de refresco de cola de 33 cl. tiene 35 gramos de azúcar, es decir el 70% de toda el azúcar que debería tomar un adulto como mucho según la última declaración al respecto de la OMS. Con dos latas ya nos hemos pasado de largo. Los indicadores de ventas de bebidas azucaradas muestran un declive general en los Estados Unidos, al mismo tiempo que crecen las ventas de agua mineral y bebidas para deportistas. Ya se han dictado algunas regulaciones legales contra la venta de bebidas “sugary” en colegios, por ejemplo. Se avecinan cambios, aunque es evidente que la industria de las bebidas chispeantes y del azúcar en general no se va a rendir fácilmente.

 

Iniciativas y otras cosas

DoTheWoo, la primera tienda online que se abre en España de moda sostenible

 

Síguenos en:

Facebook LinkedIn Tumblr Twitter YouTube








¿Problemas para visualizar el mensaje? Ábrelo en tu explorador

La Fundación Vida Sostenible financia parte de su labor con aportaciones voluntarias. Colabora

Para información y comentarios sobre señalesdeSostenibilidad, por favor, envíanos un correo a esta dirección:

infoboletin@vidasostenible.org

Si no deseas seguir recibiendo este boletín, por favor, envía este correo electrónico:

bajaboletin@vidasostenible.org o pulsa el siguiente enlace: solicitar baja del boletín.

No es necesario que pongas asunto ni contenido.