Agua

Trasvase Tajo-Segura

Septiembre 2014

El por qué del trasvase

A principios del siglo XX el Estado español intentaba, por encima de todo, sacar del subdesarrollo y de la economía de subsistencia a las zonas más atrasadas. Una de las pieza clave para conseguir el objetivo era la construcción de grandes obras hidráulicas, sobre todo en embalses de regulación que permitirían multiplicar las zonas de regadío. 
Se crean entonces las Confederaciones Hidrográficas como una herramienta para materializar esta política de obras hidráulicas.

El trasvase Tajo-Segura tiene su origen entonces, en un proyecto de obras hidráulicas de 1933, fue retomado en 1966 y ejecutado entre esta fecha y 1979.

La entrada de agua a la cuenca del Segura se hace a través del embalse de Talave, en el río Mundo (Albacete). A partir de este punto, el agua del Tajo y Júcar se mezcla con la del Segura.

Los territorios beneficiados por esta agua no son los situados inmediatamente después de Talave, sino decenas de kilómetros aguas abajo, en la población de Blanca (Valle de Ricote), lo que significa que existe un tramo de trío entre Talave y Blanca que disfruta de un caudal superior al habitual.

Además, se retorna parte del agua del Segura de vuelta al Tajo, y se ha comprobado que esta agua que se retorna es mayor del que se toma con anterioridad.

Polémica del Trasvase

Diversas han sido las situaciones de polémica por este trasvase a lo largo de los años.

En 2004, el Presidente de Castilla-La Mancha, Jose María Barreda, reclamó al Ministerio de Medio Ambiente la caducidad del trasvase por la necesidad de agua para su región, ya que deben hacer frente al crecimiento poblacional y urbanístico que ha sufrido esta.

El Presidente, también abogó por que las comunidades autónomas tengan un papel determinante a la hora de decidir el uso del agua que pasa por su región.

Este mismo año, se paralizaron las obras del túnel Talave-Cenajo cuyo objetivo era mejorar el abastecimiento urbano desde el trasvase a Murcia y Alicante.

Pese a la oposición, el Ministerio de Medio Ambiente replicó que en los tres años de trámite no se había presentado ninguna alegación, por lo que las obras continuaron, siendo concluidas el 11 de noviembre de 2007.

En 2005 se produjo una gran sequía en la margen izquierda del Ebro, lo que implicó rebajar los aportes del trasvase y sugerir al Levante reducir los cultivos de regadío a la mitad.

En 2006 el trasvase seguía paralizado, ya que el agua de Entrepeñas y Buendía alcanzaba un umbral mínimo de 240 hectómetros fijado por ley. El Ministerio de Medio Ambiente optó entonces por un plan alternativo, que suponía la obtención de recursos del acuífero del sinclinal de Calsparra, que es un acuífero importante en la cuenca del Segura. Además, se destacó que este plan alternativo se complementa con el uso de la tecnología de la desalinización. Por lo tanto, el plan se basa en aguas subterráneas, superficiales y desalada; lo que parece suficiente para las épocas más secas.

En 2009, se produjo en Talavera de la Reina (Toledo) una gran manifestación contra el trasvase.

El último intento de acuerdo político se produjo cuando el PSOE decidió que retiraría la caducidad del acueducto Tajo-Segura si se sumase el PP al acuerdo; este, hacía referencia a la caducidad del trasvase en 2015, a la que se oponían Murcia y la comunidad Valenciana.

Se pretende que exista un estatuto en el que la comunidad se reserve 6000 hectómetros cúbicos de agua para su uso exclusivo; aunque en la práctica esto es imposible, ya que los embalses se encuentran fuera de la comunidad y la cuenca del Ebro incluye a nueve comunidades autónomas.

Otra de las opciones era un trasvase desde el embase de Valdecañas (en Cáceres) al Levante, y una alternativa de un trasvase Tajo-Guadiana en Extremadura. Todo ello con el propósito de una alternativa ante la derogación en 2015 del trasvase Tajo-Segura.

Actualidad del Trasvase

Tras muchos años, el trasvase sigue siendo un tema polémico social, ambiental y políticamente.

El Gobierno del PP ha aprobó el 12 de septiembre de 2014 el Real Decreto por el que se aprueban normas reguladoras del trasvase de agua a través del acueducto de la cuenca cedente y, una vez cubiertas, regula el agua que se trasvasa, según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El pacto alcanzado en octubre de 2013 entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y las cinco Comunidades Autónomas de las cuencas del Tajo y del Segura (Extremadura, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Región de Murcia) ha permitido culminar la planificación hidrológica de España con el máximo consenso y aporta estabilidad al acueducto Tajo-Segura.

Además es necesario una reserva de 400 hectómetros cúbicos en los embalses de cabecera, por debajo de la cual no se autorizan trasvases.

Estos 400 hectómetros cúbicos se alcanzarán en los próximos años, a razón de 32 hectómetros cúbicos por año desde la situación actual (240 Hm3).

Con este nuevo Real Decreto la polémica del Trasvase Tajo – Segura no ha disminuido, dado que ya empiezan las primeras quejas sobre el asunto por parte de varios municipios que no se contemplan en la nueva legislación. El caso de Talavera es uno de ellos, que describe al Real Decreto de ilegal.

Enlaces de interés:
www.portal-agua.com

Fuentes: 

Fundación Vida Sostenible, 25 septiembre 2012
Ecoticias, 14 septiembre 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn