Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Prácticas saludables > Responsabilidad Social Corporativa

Sociedad y Medio Ambiente

Responsabilidad Social Corporativa

Mayo 2012

La Responsabilidad Social de la Empresa está incrementando poco a poco su protagonismo,una reciente investigación de Ernst&Young asegura que la atención de los directivos e inversores a la RSE sigue aumentando en 2012, en cifras, las propuestas sobre desarrollo sostenible supusieron el 40 % de las resoluciones de los accionistas respecto al 30% que representaron en 2010.

Los beneficios de un gobierno corporativo transparente y responsable son numerosos: efectos positivos en la imagen y la reputación de la compañía, en la motivación, retención y contratación del personal, e incluso ahorro de costes. Sin embargo quedan expertos que piensan que la integración de los aspectos sociales y ambientales junto con los económicos tiene algunas debilidades como la falta de definición del concepto de Responsabilidad Social Corporativa y la falta de integración entre ética y actividad empresarial.

La RSC es un modelo de organización empresarial basado en hacer bien las cosas y que refuerza el valor de la marca del producto o servicio ofrecido por la compañía.

En la década de los noventa la presión de agentes sociales logró que organizaciones internacionales como Naciones Unidas o la Comisión Europea respondieran a este reclamo con actuaciones tales como el Pacto Mundial de 1999 o el Libro Verde sobre Responsabilidad Social de la Empresas del año 2001 respectivamente.

El Pacto Mundial, es anunciado por primera vez en 1999. Comienza a ser operativo un año más tarde, cuanto el Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan, invita oficialmente a los directores generales de las empresas a asumir y compartir los objetivos y principios rectores de la política de actuación de la ONU, de las organizaciones laborales y de la sociedad civil.

El Pacto es una herramienta de gestión de adquisición voluntaria por parte de las empresas y organizaciones laborales y civiles, que se basa en la integración de nueve principios del Pacto Mundial en la estrategia y actividad general de cualquier empresa. La adhesión al Pacto, por tanto, es un acto voluntario y carente de obligatoriedad legal que la dirección general de una empresa asume libremente.

También las empresas españolas empiezan a tomar conciencia del factor ambiental y social a la hora de analizar sus logros. Prueba de ello es la participación de siete empresas españolas en el Índice de Sostenibilidad del Dow Jones (DJSI), donde sólo cotizan las 250 empresas con mayor y mejor reputación del mundo: BBVA, SCH, Ferrovial, Endesa, Iberdrola, Inditex y Telefónica.

En los últimos tiempos en España en el ámbito de la transparencia informativa se acerca a lo que viene sucediendo en países más avanzados. Se ha multiplicado en todo el mundo, también en España, el número de usuarios de las Guías para la Elaboración de Memorias de Sostenibilidad promovidas por Global Reporting Initiative.

En España ya se ha publicado una guía práctica para que empresas incorporen criterios de responsabilidad social corporativa. Nos referimos al “Marco Conceptual de la Responsabilidad Social Corporativa” elaborado por la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA), cuya aplicación es de carácter voluntario.

La guía supone una estrategia que afecta a toda la organización, creando valor en el largo plazo y contribuyendo a la obtención de ventajas competitivas. El siguiente paso será el desarrollo de procedimientos de verificación y certificación y, luego, una regulación específica.

Aunque las empresas tienen como misión principal generar beneficios económicos, también están obligadas, por la presión del entorno social, a respetar la salud de sus trabajadores y el medio ambiente. Visto de este modo, la acción a favor de la sociedad y el medio ambiente genera una serie de beneficios empresariales básicos: Mayor fidelización de la marca, actitud más favorable por parte de los consumidores y medios de comunicación, la organización se identifica con la comunidad en la que opera y se distingue de su competencia, contrarresta publicidad negativa, aumento de ventas, posibilidad de modificar hábitos de consumo, etc.

Llegar a ser un directivo responsable lleva implícito el acto de realizar un esfuerzo por conseguir ese fin. Lo fácil es garantizar beneficios económicos a tenor de un plan de negocios bien elaborado, lo difícil es conseguir que este plan sea competitivo en el mercado y rentable para los accionistas sin perjudicar, al mismo tiempo, el medio que te permite conseguirlo, es decir, sin perjudicar el medio ambiente y la sociedad.

Enlaces de interés:

www.aeca es
www.fundacionentorno.org
www.expoknews.com

Fuentes:

Revista Tecno Ambiente, Nº 149 Año XV, 2005
Fundación Entorno, 2003
Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas, 2004
ExpoKnews.com, 17 abril 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn