Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Residuos > Eliminación de residuos > Life in plastic: Pensando en grande, actuando en pequeño

#SinPlástico

Life in plastic: Pensando en grande, actuando en pequeño

Jon A. Juàrez y Elena Gydenkerne comparten con nosotros un nuevo reportaje sobre pequeñas iniciativas y acciones encaminadas hacia la sostenibilidad, esta vez en la costa de Málaga.

Málaga es uno de los destinos turísticos más populares de Europa. Su sol, sus ciudadanos amigables y su increíble comida tradicional atraen a millones de personas cada año.

¡Y no es de extrañar! Es un lugar para disfrutar, con una increíble mezcla de novela y tradición, apto para todas las edades, y sus hermosas playas se extienden a lo largo de la costa, ofreciendo impresionantes vistas sobre el mar Mediterráneo.

Pero no todo es hermoso y brillante. Málaga se encuentra en el sur de España, relativamente cerca del área de invernaderos de Granada y Almería que abastecen a Europa con más de la mitad de sus frutas y verduras, conocida por los lugareños como el «mar de plástico» de España.

SeaPlatic

El mar de plástico.

En la provincia de Málaga, estas áreas, por suerte, no son tan vastas, con «solo» un total de 775 hectáreas en comparación con las 35.000 de Almería. Pero aún así, se pueden ver desde el coche cuando se conduce por la autopista y no es una vista hermosa.

Aunque muchas playas maravillosas se ven limpias cuando comienza la temporada de verano, el plástico se puede encontrar en todas partes. En cada camino, entre las rocas, cerca de bares y restaurantes de playa… puedes encontrar todo tipo de basura, desde pilas pequeñas hasta latas, bolsas, contenedores, embalajes e incluso algunas piezas grandes de automóviles.

ResiduosCamino

Vista desde la carretera.

Al mismo tiempo, la ciudad está despierta y hay muchas acciones y actividades de limpieza. Las ONG y las iniciativas individuales lideran la lucha contra el plástico organizando actividades para recoger basura, con la esperanza de crear conciencia.

El mar de plástico es una de las primeras cosas hechas por las personas que se pueden ver desde satélite.

Anda Limpia, por ejemplo, está dirigida por un grupo de voluntarios que organizan una o dos acciones de limpieza al mes. Convocan a través de Facebook y a veces se unen a organizaciones más grandes como Greenpeace o Ecologistas en Acción.

Pero las acciones e iniciativas individuales también motivan a las personas.

Mientras estábamos en Málaga, conocimos a Ullrich Müller y Melanie Trocoli, una pareja de alemanes que dirigen Veganized, la primera tienda de moda sostenible de la ciudad. En ella puedes ver deportivas, camisetas de algodón, sandalias y bikinis.

Lo que descubres cuando lees las etiquetas es que la suela de las deportivas no está hecha de plástico, las camisetas y los pantalones están hechos de algodón orgánico o cáñamo, los bikinis y las sandalias están hechas de redes de pesca y, ¡las bolsas del material de una manguera de incendios reciclada!

El año pasado, la pareja dio un paso más en su lucha hacia la sostenibilidad. Crearon un evento en Facebook llamado «El plástico no es fantástico», pidiendo a las personas que recogieran cuatro piezas de plástico cada vez que fueran a la playa.

Veganized abrió hace cinco años y tiene alrededor de 4.000 seguidores en Facebook, pero con esa publicación llegaron a 56.000 personas, que la compartieron y la señalaron con un “Me gusta”. Pero querían ir más allá del «Me gusta» y motivar a más personas, por lo que crearon un evento con el mismo nombre y una lotería entre los participantes que otorgaba al ganador un producto de la tienda todos los meses durante el verano. Participaron más de un millón de personas.

Los participantes comenzaron a compartir fotos en el feed de Facebook «El plástico no es fantástico» mostrando sus hallazgos en diferentes playas. Muchos fueron más allá de las cuatro piezas que Ullrich y Melanie pidieron, llenando cubos, bolsas y contenedores con todo el plástico que encontraban en las playas. Algunos contagiaron a otros con su entusiasmo, algunos animaron a participar a toda la familia y lo compartieron online.

Este año planean repetir, con la esperanza de tener éxito nuevamente y contribuir a limpiar las playas de la ciudad.

EstrellaTomasa

Cerca de nuestra estrella de mar Tomasa.

Cuando salíamos de la tienda, vimos un cartel que decía «Málaga sin pajitas de plástico«. Regresamos y les preguntamos al respecto. Nos contaron sobre Esther y Martina, dos chicas de 18 años de Málaga que están vinculadas al movimiento “Friday’s For Future” y que, por separado, realizan una campaña efectiva en la ciudad para hacer que los restaurantes y bares intercambien sus pajitas de plástico por pajitas de bambú, aluminio o papel.

Llenas de vida y optimismo, estas dos chicas son completamente inspiradoras. En junio pasado, Esther hizo que su hermano diseñara su logotipo anti-pajita, lo que les permitió iniciar una pequeña comunidad en redes sociales y la campaña en la ciudad.

Hicieron pegatinas y pancartas, y ahora caminan por la ciudad pidiendo a restaurantes y bares que todavía utilizan pajitas de plástico que cambien a un estilo más eficiente y sostenible.

EsterMartina

Esther y Martina en acción.

Esther y Martina han visitado al menos 50 restaurantes y bares en Málaga, pero solo 14 han sido galardonados con su etiqueta azul.

Los políticos deberían hacer todo lo posible para luchar por nuestro planeta, pero mientras tanto nosotros mismos podemos hacer mucho a un nivel más pequeño uniéndonos a este tipo de acciones y proponiendo otras nuevas.

España lamentablemente lidera el ranking europeo de consumidores de pajitas de plástico. Las cifras muestran que se usan 13 millones de pajitas de plástico todos los días –solo durante unos minutos–, y que pueden tardar hasta 300 años en desaparecer.

La etiqueta azul de Esther y Martina, un vidrio cruzado con pajitas de plástico, se sitúa en cada barra premiada junto a otras etiquetas de calidad.

Están inquietos, y cada vez que un restaurante sustituye el plástico por cualquier otra opción, toman una foto, la suben a Facebook e Instagram y etiquetan el restaurante o bar, incluyéndolos en la «comunidad anti-pajita» de Málaga.

«Málaga sin pajitas de plástico» ahora está creciendo. Esther y Martina han trasladado su acción a la capital de España, Madrid, y Uruguay, Montevideo. También han creado un grupo más amplio de WhatsApp llamado «Mundo sin popotes de plástico» que esperan llegue a muchos otros países y que ayudará a deshacerse de los popotes de plástico para siempre.

EstrellaTomasaCala

Nuestra estrella de mar Tomasa en una pequeña playa rocosa.

Hay muchas otras pequeñas acciones que tienen lugar a nuestro alrededor, solo tenemos que encontrarlas y participar. Los políticos deberían hacer todo lo posible para luchar por nuestro planeta, pero mientras tanto nosotros mismos podemos hacer mucho a una escala más pequeña uniéndonos a este tipo de acciones y proponiendo otras nuevas. ¡Hagámoslo!

 

Jon A. Juàrez y Elena Gydenkerne

Puedes leer la versión original de este artículo (inglés) aquí: Thinking big, acting small

Otros artículos relacionados: Life in plastic

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn