Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Agua > Riesgos > Sequías e inundaciones > Manipulación del clima

Agua

Manipulación del clima

Diciembre 2009

Aunque ha sido una actuación poco debatida hasta la fecha de hoy, cierto es que la manipulación de los fenómenos atmosféricos, o el intento de ello, no es una práctica novedosa para el ser humano. Ya en el año 1947 se descubrió que el yoduro de plata podía romper los equilibrios internos de las nubes y por lo tanto modificar las precipitaciones; y en los años 50 el Ejército chino empezó a estudiar métodos para la modificación del tiempo. También EEUU intentó beneficiarse de esta técnica para algo que atañe al país, los huracanes, aunque sin resultado, pues sólo resulta eficaz para incrementar o detener la lluvia, provocar nevadas y minimizar los daños que provoca el granizo. Este tipo de prácticas se engloban dentro de la “geoingeniería” (modificación del clima), y aunque el término fue originariamente creado para designar aquellas causas que tienen como objetivo paliar los efectos negativos del calentamiento global, se le ha concedido también la anteriormente citada acepción. 



El tema se ha vuelto a poner sobre la mesa a raíz de que el pasado 30 de septiembre, un total de 18 aviones del Ejército Popular de Liberación volaron sobre la ciudad de Pekín disparando yoduro de plata contra las nubes para forzar que las precipitaciones que amenazaban con aguar un gigantesco desfile militar se produjesen un día antes de éste. El desfile gozó de un sol espléndido y todos tan contentos; y lo mismo ocurrió en los Juegos Olímpicos de Pekín. Además, el pasado 1 de noviembre volvieron a recurrir al yoduro de plata para así contribuir a la primera nevada artificial llevada a cabo en la capital china. 



Componente ético 



Aunque no se ha demostrado que sea una práctica fácil (aparte del gran desconocimiento de lo que ocurre en el interior de una nube deben darse ciertas condiciones, como la mera existencia de éstas en la atmósfera) ni que este tipo de prácticas resulten demasiado dañinas para el medio ambiente, existe un componente ético en torno a su manipulación. Aparte de los derechos existentes sobre el vapor de agua de un país a otro (podría asemejarse al caso de los ríos), algunos expertos afirman que existen muchas dudas respecto a este tipo de prácticas: podrían ser utilizadas por algún Gobierno como medida de coacción contra otros países. Por suerte, ante posibles conflictos existen convenios internacionales que prohíben el uso de este tipo de técnicas si se dieran enfrentamientos bélicos. 

De todas formas la modificación del tiempo aún es una realidad poco discutida ya que es complicado controlar los experimentos, nunca se podrá demostrar que la lluvia ha sido provocada y es imposible comparar entre dos nubes iguales.

España 



En España el caso más sonado se dio en Lérida, donde durante casi 20 años se utilizaron calentadores para sembrar las nubes mediante un compuesto de yoduro de plata y acetona. Con ello se quería conseguir frenar la energía cinética de las piedras de granizo para así minimizar sus efectos negativos sobre las cosechas. Se dice que los daños se redujeron entre el 30% y 40%. Aún así, en el año 2005 la campaña fue anulada a raíz de movimientos ciudadanos, que atribuían la prolongada sequía vivida a este tipo de iniciativas. 



EEUU 



En el viejo continente se ha jugado con ello en varias ocasiones. Durante la guerra de Vietnam, la “Operación Popeye” tenía previsto prolongar la época de los monzones para así inundar las zonas del Vietcong, aunque la operación fracasó. También se ha intentado incentivar nevadas en algunos estados como California, Nevada, Wisconsin o Utah. 



Israel 



Junto con China, es el país con más tecnología referente a este tema. Se ha utilizado para provocar lluvia en algunas zonas desérticas o con escasas precipitaciones del país. 



China 



Como ya se ha citado a lo largo del texto, China, el caso más destacado en este tipo de prácticas, ha llegado a provocar lluvias (para evitar que se produjeran a posteriori) y nevadas.

Fuentes: 


El País, 10 diciembre 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn