Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Residuos > Tipos de residuos > RAEE > Ley francesa de Transición Energética: contra la obsolescencia programada

Residuos

Ley francesa de Transición Energética: contra la obsolescencia programada

Noviembre 2014

Miles de aparatos electrónicos acaban en la basura prematuramente debido a un fallo de una pieza, la complejidad de su reparación, o el alto coste que supone arreglarlo. Todo son obstáculos para aquellos que quieren alargar la vida útil de sus aparatos por todo este tipo de dificultades que se presentan a los técnicos. Es una forma reconocida de obsolescencia programada, una manera de acortar la vida de un producto antes de que se desgaste.

Un caso sonado fue la demanda colectiva a la que tuvo que enfrentarse Apple en 2003 por no ofrecer baterías de recambio para sus reproductores MP3. Los demandantes, tras probar que las baterías se estropeaban antes que el aparato, ganaron el juicio y obligaron a la empresa a fabricar repuestos.

Muy pocos casos han llegado a los tribunales. La obsolescencia programada está asumida como un mal necesario para estimular el consumo, pero la crisis está cambiando las conciencias, con el fin de alargar la vida útil de los productos. Esta práctica genera cientos de miles de residuos que podrían evitarse, ya que el 4 por ciento de la basura generada en Europa tiene carácter electrónico, generándose anualmente en España del orden de 800.000 toneladas.

Un país ha dado un paso al frente para combatir esta lacra, la Asamblea francesa acaba de aprobar, dentro de la Ley de Transición Energética, multas de hasta 300.000 euros y penas de cárcel de hasta dos años para los fabricantes que programen la muerte de sus productos. Esta norma es la primera legislación que reconoce la existencia de la obsolescencia programada, explicando que en ella se incluye técnicas que introduzcan defectos, debilidades, paradas programadas, obstáculos para su reparación y limitaciones técnicas.

La norma francesa recoge todas las variantes de obsolescencia programada, pero su aplicación no va a ser fácil. ¿Cómo demostrar que se ha introducido un defecto “deliberadamente”? La industria, de hecho, siempre ha negado esta práctica, pese a que es evidente que los electrodomésticos han acortado su vida útil. Por ejemplo, los antiguos televisores de tubos podían durar hasta 15 años, mientras que los actuales no pasan de 10. Los fabricantes insisten en que el acortamiento no es deliberado, sino que se debe a la exigencia de que los productos sean más eficientes y más baratos.

Europa está empezando a abordar el problema, se aprobó hace un año un dictamen que exige la prohibición total de la obsolescencia programada, dejando como explicación que si desecháramos menos componentes electrónicos y reparáramos más, se crearían miles de empleos, algo necesario en nuestra actual economía. El dictamen también propone que las empresas faciliten la reparación, campañas de sensibilización sobre la obsolescencia estética que se encuentra atada a las modas, y por último la implantación de un sistema de etiquetado que informe al consumidor si prefiere un producto barato u otro más caro pero más duradero. Esta última medida, seria similar a la ya implementada sobre eficiencia energética, pero es una dura tarea debido a que es imposible prever la duración de un producto porque no se puede controlar el uso que se va a hacer de este.

Enlaces de interés:

http://www.sogama.es/es/noticia/los-raees-estan-creciendo-tres-veces-mas-rapido-que-los-residuos-urbanos

Fuente:
El País, 31 noviembre 2014

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn