Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Residuos > Tipos de residuos > Aceites > Gestión de aceite usado

Residuos

Gestión de aceite usado

Octubre 2012

Lérida (2012)

En la provincia de Lérida, se ha puesto en marcha un proyecto relacionado con el reciclaje de aceite de origen vegetal. Concretamente en la población de Alcarrás, la iniciativa impulsada por la Asociación Humanitaria de Discapacitados de Cataluña (ASCAT) trata de dar trabajo a 40 personas en una planta de reciclaje de aceite de cocina.
Esta, además dispondrá de 5000 puestos de trabajo distribuidos por toda Cataluña y dedicados a la recogida de estos aceites, impulsando el reciclaje de aceite vegetal y la creación de empleos para personas con discapacidad.

Se espera que la planta, de 1.800 metros cuadrados, esté construida entre marzo y julio de 2013. En ella, el aceite de cocina usado será transformado principalmente en biodiesel –100% puro y mucho menos contaminante que el diesel derivado del petróleo-, pero también en abonos agrícolas, productos cosméticos o pienso para piscifactorías. Los responsables de ASCAT y el Ayuntamiento de Alcarràs ya dieron los primeros pasos para iniciar los contactos con los futuros trabajadores que captarán a través de la bolsa de trabajo municipal.

Si tenemos en cuenta que, de media, cada persona desecha al año unos 4 litros de aceite, resulta vital recopilarlo y llevarlo a un Punto Limpio u otros puntos específicos de recogida, en lugar de tirarlo por las cañerías –que además pueden obstruirse con el aceite-. Así el aceite podrá ser reciclado y reconvertido en nuevos productos como biodiesel, jabones, detergentes, barnices, cosméticos, aceites industriales, pinturas, ceras, velas, abonos orgánicos o fármacos.

Madrid (2012)

La Comunidad de Madrid recicla cada año más de 8.200 toneladas de aceites y grasas comestibles procedentes de empresas hosteleras o domicilios particulares. De esta forma previene el daño al medio ambiente que significaría su vertido a través de los desagües y convierte en fuente de energía lo que de otra forma no sería sino un residuo, puesto que lo transforma en biodiesel.

El aumento de puntos limpios donde colocar el aceite usado ha provocado un ascenso en los últimos 4 años del 9,4% de las cifras de recogida.

Cada día se generan residuos en muchos establecimientos y hogares que requieren un especial tratamiento para evitar la contaminación de las aguas.
En el caso de aceites y grasas comestibles, estos residuos son vertidos por los desagües que además de contaminar las aguas, dificultan el funcionamiento de las plantas depuradoras, por lo que es precisa su recogida selectiva.

Además, los residuos de aceites y grasas comestibles pueden ser reciclados y trasformados en combustible -biodiésel-, contribuyendo así a evitar los efectos negativos que sobre el medio ambiente provoca su vertido incontrolado, al mismo tiempo que permite la reducción del consumo de combustibles fósiles en la medida en que son recuperados.

El sistema de gestión de residuos empieza con la entrega a instalaciones de gestión de residuos autorizadas o a puntos limpios que, más tarde, lo llevarán igualmente a las instalaciones de gestión de residuos autorizadas.
La cantidad de aceite recogida asciende anualmente a un total de 412 toneladas, correspondiendo al Ayuntamiento de Madrid 231 y 181 al resto de municipios.
La principal salida para este residuo obtenido del proceso es la producción de biodiesel.

Murcia (2009)

Murcia ubicará contenedores para aceite usado en supermercados, centros comerciales, ayuntamientos, colegios, asociaciones de vecinos y edificios públicos, donde los ciudadanos podrán depositar el aceite en botellas de plástico de refresco debidamente cerradas.

Los embudos de plástico que se utilizarán en la campaña para facilitar la separación selectiva del aceite vegetal usado serán distribuidos por los 40 Ayuntamientos que se han adherido a la campaña, así como en los comercios participantes.

Las botellas de refresco que se desechan después de su uso se depositan en los contenedores correspondientes, y los trabajadores de la Asociación de Empresas de Tratamiento y Reciclaje de Aceites y Grasas (AERTA) las recogerán de forma periódica, para posteriormente entregarlas a un gestor final que lo tratará para la obtención de productos de cosmética y/o para elaborar biocombustibles.

Este gestor introducirá las botellas en una máquina que las romperá, extrayendo el aceite totalmente, y en el tramo final triturará la botella rota para convertirla en granza de plástico regenerado.

Enlaces de interés:

www.aerta.org

Fuentes:

Revista Recupera, nº 58, febrero 2009
www.amarilloverdeyazul.com, 15 octubre 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn