Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Energía > Renovables > Mareomotriz y undimotriz > Energía a partir de olas

Energía

Energía a partir de olas

Enero 2013

La empresa española “Pipo Systems” ha comenzado a desarrollar en Gran Canaria, con la colaboración de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), una boya gigante capaz de transformar el movimiento de las olas del mar en energía eléctrica. 



Este sistema elevaría la capacidad de producción energética en un 137% respecto a los modelos existentes, suministrando energía eléctrica a unos 750 hogares. 



Así se anunció durante la presentación del sistema APC-Pisys, en el que se recalcó que es un sistema único en el mundo, desarrollado y patentado en España con un 85% de financiación pública. Se estima que en una boya con una potencia de 800 kilowatios se pueden generar 3.25 gigawatios/año de electricidad. Disponiendo de un parque de cinco boyas marinas con 1 megawatio se podrían desalar alrededor de 200 metros cúbicos de agua por día (mediante osmosis inversa) y abastecer a un núcleo de población de unas 3.000 personas sin coste energético ni emisiones de dióxido de carbono, y ahorrando significativamente sobre las tarifas actuales. 


APC-Pisys es un sistema innovador de captación de energía undimotriz, basado en el aprovechamiento simultáneo de la energía potencial, cinética y de presión que se dan en el paso de la ola. Está compuesto por una boya de superficie, una boya sumergida de volumen variable y una boya de posicionamiento donde se alojan los elementos de control, generación y medición de la potencia; y que permite mantener una profundidad constante mediante un sistema de amarres al fondo marino. El movimiento de las olas se transforma en energía eléctrica para su transporte a tierra y suministro. 


Para optimizar al máximo el sistema, sobre la boya de superficie se colocan torres de medición oceanográfica, abastecidas por el sistema, que miden la dirección y fuerza de los vientos o la emisión de hidrocarburos. Ya instalado el sistema en el mar, Pipo Systems realizará estudios medioambientales para demostrar que el sistema no afecta al medio marino. 



La futura explotación de esta energía se realizará a través de la creación de parques marinos de energía undimotriz off-shore, con imperceptibles impactos en el paisaje, medio ambiente y con escasas afectaciones ecológicas. 



La boya, que actualmente se encuentra en la costa este de Gran Canaria, a 42 metros de profundidad y a tres millas náuticas de la sede de Plocan en Taliarte, ha contado con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad a través del programa Innpacto Wave Energy y de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder) de la Comunidad Europea, habiéndose realizado hasta ahora una inversión de 14 millones de euros. 



Este sistema, se pretende explotar a gran escala, aunque la empresa también tiene como objetivo el desarrollo de boyas de menor tamaño con energía autosuficiente y dotadas de todos los elementos de medición oceanográficos, que podrían instalarse en cualquier parte del mundo, cubriendo una necesidad mundial en aquellos lugares donde haya costa y sobre todo en islas. Países como Brasil, Colombia, Chile y otros se han mostrado interesados al tratarse de una energía limpia que supone un abaratamiento del coste. 



Los estudios realizados colocan a España como uno de los países del mundo con mayor potencial en la producción de energía undimotriz, con una capacidad de generación del 6% a nivel europeo, unos niveles de aprovechamiento de 290 gigawatios en la costa Este y 30 gigawatios en la costa mediterránea. Galicia, el mar Cantábrico, el norte de Canarias y el Golfo de Cádiz son las áreas de la geografía nacional con mayor potencial de explotación y generación de energía undimotriz. 



Portugal (2005) 


Observada desde lejos, parece un vagón de tren semisumergido en el agua que se mueve de manera sinuosa, como si fuese una serpiente oceánica. Por esta similitud, ha recibido el nombre de la “cobra marítima Pelamos”, pero es en realidad la última tecnología desarrollada para aprovechar las olas del mar y transformarla en energía. 



Las olas viajan por el interior de los tubos, produciendo que éstos asciendan y desciendan, y un sistema hidráulico aprovecha este movimiento para generar energía. Estas boyas serán remolcadas a un punto a cinco kilómetros de la costa del norte de Portugal en Aguacadoura, desde donde la electricidad producida será bombeada a la red nacional. 



Estas serpientes ya han sido probadas en Escocia y el Electric Power Institute Research (EPRI) de Estados Unidos ha certificado que el Pelamis es el único dispositivo que resiste la fuerza del oleaje. 



La empresa lusa Enersis acaba de poner en marcha un proyecto para comercializar 750 kilovatios de electricidad producidos mediante este sistema, en la costa de Póvoa de Varzim. 



Portugal depende del petróleo en exceso, por eso está investigando distintas formas para cumplir con la normativa que estipula que en 2010, un 39% de la electricidad tiene que provenir de fuentes renovables. 



Los parques eólicos se van extendiendo por todo el territorio nacional, hay numerosos proyectos para construir centrales fotovoltaicas y ahora esta empresa del grupo Semapa instalará tres Pelamis para crear la primera central eléctrica oceánica con fines comerciales que, en una segunda fase, contará con otros 30 dispositivos. 


Las serpientes oceánicas son estructuras flotantes que llevan incorporados motores hidráulicos. Cada una tiene 150 metros de longitud y 3,5 de diámetro. Los movimientos provocados por las olas aumentan la presión del aceite de los motores y producen en cada aparato 750 kilovatios de electricidad, que se transportan por un cable subterráneo hasta la central de distribución en tierra firme. 



Aunque las olas no son tan rentables como otras energías renovables, sí aportan una serie de ventajas que derivan de sus propias características. Su densidad, estabilidad, capacidad de previsión y cercanía a los lugares de consumo la convierten en un sistema atractivo de inversión. Además, en el caso concreto de Portugal, es una alternativa a la energía eólica, que ya se está quedando sin terrenos adecuados para construir. 



Los países más avanzados que comenzaron a explotar esta energía alternativa son Reino Unido, Irlanda o Dinamarca. Aunque las olas no son un elemento clave en la estrategia energética portuguesa, las previsiones apuntan que, dentro de 10 años, el 20% de la energía podrá obtenerse a partir de este sistema marino. Las condiciones naturales son favorables ya que tiene 700 kilómetros de costa, 250 útiles, y las olas del océano Atlántico recorren miles de kilómetros sin perder su potencial energético.

Fuentes:

El Mundo, 27  junio 2005
 www.tecnologiambiental.es, 18 octubre 2012

El Mundo, 16 noviembre 2012

Fundación Vida Sostenible, enero 2013

Un comentario sobre
Energía a partir de olas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn