Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Riesgos > Contaminación atmosférica afecta a la salud

Sociedad y Medio Ambiente

Contaminación atmosférica afecta a la salud

Febrero 2012

La contaminación atmosférica constituye un grave problema de salud en Europa y causa la muerte prematura de ciudadanos cada año. Las partículas en suspensión y el ozono a baja altura constituyen las mayores preocupaciones de los expertos. Se calcula que más del 80% de los españoles respira un aire peor que los índices recomendados por la OMS. Como consecuencia, 16.000 muertes prematuras al año en España; siendo la contaminación por pequeñas partículas en suspensión la principal causa.

El número de muertos y heridos provocados en accidentes de circulación se percibe a menudo como el mayor problema asociado al tráfico. Sin embargo, un informe del Observatorio del Riesgo, de la fundación privada Instituto de Estudios de la Seguridad (IDES), asegura que la circulación tiene otro efecto todavía más mortífero: la contaminación de los coches, que causa cinco veces más muertes de personas que los propios accidentes.

El cálculo sobre los efectos mortales de la contaminación del tráfico se ha efectuado con los datos de la Unión Europea, que indican que cada año fallecen de enfermedades relacionadas con la polución 225.000 personas en Europa, y de la estadística del Ministerio de Medio Ambiente, según la cual 15.000 de esas personas son españolas, casi cinco veces más de las que fallecieron en nuestro país en 2005 en accidentes de circulación (3.329).

Estos datos del Observatorio del Riesgo del Instituto de Estudios de la Seguridad (IDES), facilitados por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), revelan que el 90% de estas muertes se concentran en las ciudades con mayor población, tráfico rodado y actividad industrial.

Estudios realizados:

APHESIS

Un estudio elaborado por el Sistema Europeo de Información sobre contaminación Atmosférica y Salud (APHEIS) a partir de datos recogidos de 13 ciudades españolas entre las que se incluye Madrid, ha cruzado los datos de niveles de contaminación atmosférica durante dos días consecutivos y el número de defunciones producidas en la segunda jornada. El informe ha constatado que incrementos de 10 microgramos por metro cúbico de aire de monóxido de carbono, (CO2), dióxido de azufre (SO2) y de dióxido de nitrógeno (NO2), están asociados a un aumento entre el 9,5 y el 0,6% del total de defunciones.

El APHEIS asegura que, aunque este tipo de contaminantes son perjudiciales para cualquier dolencia, inciden de una manera más espectacular en la mortalidad de quienes padecen enfermedades circulatorias y en los niños. Trasladadas sus conclusiones a la ciudad de Madrid, las superaciones del valor límite diario de partículas en suspensión provocarían 83 muertes anuales, mientras que, si dicha concentración se redujera sólo en cinco microgramos por metro cúbico, podrían prevenirse 52 muertes anuales.

Se ha constatado que, entre otros cambios fisiológicos, estos contaminantes favorecen la coagulación sanguínea, aumentan la presión arterial y la frecuencia cardiaca, producen disnea e hipoxia, así como inflamaciones en los alvéolos pulmonares.

Ferrán Ballester

Otro estudio de epidemiología, publicado en septiembre de 2006 por Ferrán Ballester de l´Escola Valenciana d´Estudis per a la Salut de la Generalitat Valenciana, con datos recogidos en 14 ciudades españolas demuestra la asociación entre la presencia de determinados niveles de sustancias tóxicas en el ambiente (CO2 y NO2) con problemas coronarios o vasculares a corto plazo, hasta el punto de incrementar un 1% los ingresos hospitalarios en los días con un incremento moderado de contaminación.

Observatorio de la Sostenibilidad de España

El aumento de los valores de contaminantes en la atmósfera se han disparado en los últimos años a la par que el incremento del tráfico privado. España ha pasado en pocos años de tener un vehículo por casa cinco habitantes, a uno por cada dos. En 2005, rodaban en España 27,7 millones de vehículos, de los que 20,3 son turismos. El único contaminante que ha descendido es el dióxido de azufre, proveniente de la combustión de carbón en centrales térmicas. Sin embargo, el ozono se ha disparado por el incremento de vehículos unido a mayores índices de exposición solar, según señala el informe Calidad del aire: clave de sostenibilidad urbana, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad de España, presentado en octubre de 2007.

Estudio europeo

Según otro estudio realizado en 2009 en cinco ciudades europeas, entre ellas Barcelona, un total de 16.000 muertes anuales podrían evitarse si se redujera la contaminación atmosférica a los niveles que recomiendan las autoridades internacionales.

La contaminación del aire puede reducir la esperanza de vida de los europeos hasta en tres años, afirma la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Congreso Europeo Cardiología

El informe, presentado el 20 de agosto de 2009 en el Congreso Europeo de Cardiología, demuestra que las partículas ultrafinas de polución (procedentes de los vehículos de motor, centrales eléctricas, fábricas y quema de madera) pueden pasar directamente de los pulmones al torrente sanguíneo y causar daños severos en la pared de las arterias. Muchas investigaciones ya han asociado la exposición a estos contaminantes con un mayor número de visitas al hospital por accidentes cardiovasculares, como ataques al corazón.

Según este informe, si Barcelona o Madrid mantuvieran el nivel de contaminación recomendado se reducirían en 1.800 los ingresos hospitalarios anuales por enfermedad cardiovascular y respiratoria, y se reducirían en 3.500 las muertes.

OMS

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños menores de cinco años son sólo el 10% de la población mundial, pero sufren el 40% de las enfermedades debidas a problemas medioambientales. En Europa la situación es sólo ligeramente mejor. Sólo la contaminación del aire dentro de las casas debido al uso de combustibles sólidos (chimeneas, fuego para cocinar) causa más de 50.000 muertes de menores de cuatro años al año en el mundo, según un estudio publicado en The Lancet. Si se le suman los fallecimientos por la contaminación del aire de las ciudades e industria, la cifra se duplica.

Estudio Universidades Complutense y Autónoma de Madrid

En Madrid, un estudio de las Universidades Complutense y Autónoma, ha puesto de manifiesto que las partículas en suspensión son el contaminante atmosférico con mayor incidencia en la mortalidad infantil en Madrid, que según este estudio aumenta un 6% por cada incremento de 25 microgramos por metro cúbico en su concentración. Los niños menores de diez años son el grupo de edad que presenta una mayor sensibilidad y vulnerabilidad a la contaminación atmosférica.

Los alarmantes niveles de contaminación por ozono que se registran en la capital tienen el límite en 180 microgramos, cifra denominada “umbral de información”. Si se llega a superar, aunque sólo sea durante una hora, las autoridades están obligadas a informar de ello a los ciudadanos.

El ozono troposférico, también llamado “ozono malo”, es una gas contaminante y nocivo que se genera en días muy soleados y sin viento. Se forma a partir de otros contaminantes (óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles) que provienen de la actividad humana, principalmente de los tubos de escape de los vehículos y, en menor medida, de las industrias.

El real decreto que regula en España la normativa europea sobre el ozono define el umbral de información como la “concentración a partir de la cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana de los grupos de población especialmente en riesgo.

El último aviso se produjo en Madrid a 25 de junio de 2008, cuando las estaciones de Casa de Campo y Marqués de Vadillo superaron el umbral, junto a Majadahonda, Collado Villalba, Alcobendas y Móstoles.

Estudio en México y Taiwán

En agosto de 2007 la revista American Jorunal of Respiratory and Critical Care Medicine muestra dos estudios sobre el papel de la contaminación urbana para incrementar el riesgo cardiaco e impedir el correcto desarrollo pulmonar en los niños. Los estudios se basan en mediciones realizadas en dos de las urbes con mayores niveles de contaminación: la Ciudad de México y Taiwán.

Los estudios demuestran que la inhalación de ozono, micropartículas y dióxido de nitrógeno está asociada a problemas en el incremento de la capacidad pulmonar y cardiovascular en niños de edad escolar. Se sospecha que el efecto probablemente se debe a los gases producidos por los vehículos.

El efecto del aire contaminado en el desarrollo cerebral infantil

El aire contaminado puede perjudicar el desarrollo del cerebro durante el embarazo y la niñez. Los pequeños que crecen en zonas con aire más sucio pueden sufrir alteraciones estructurales que pueden traducirse en retrasos en funciones cognitivas. Es lo que indican estudios realizados en Nueva York, Boston y México DF.

Ahora, científicos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) se disponen a comprobarlo en España, en un estudio de 750 niños de la ciudad de Sabadell que ahora tienen 4 años de edad.

La inhalación de partículas en suspensión causa inflamación en los pulmones, que desencadena estrés oxidativo, y acaba inflamando el cerebro.

El niño es el más vulnerable ya que el cerebro es una ventana abierta a la influencia del medio ambiente durante muchos años. La exposición a estos contaminantes puede interferir en la producción de neurotransmisores, en la mielinización de las neuronas y en cómo establecen sus conexiones.

Estudio sobre la relación entre la contaminación y la diabetes

La incidencia de la diabetes de tipo 2 está aumentando en todo el mundo. En España la padecen el 10% de la población. Está asociada a factores como el envejecimiento, predisposición genética, sedentarismo, obesidad y la mayor ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas.

Los científicos, tras varios estudios que lo relacionan, creen que los compuestos orgánicos persistentes (COP) están muy relacionados con la diabetes.

El último estudio publicado a principios del 2011 en PLos One, concluye que la exposición simultánea a varios COP puede contribuir al desarrollo de la obesidad, dislipidemia y la resistencia a la insulina, los precursores más comunes de la diabetes.

La investigación se realizó en 90 personas tomando muestras durante 20 años, desde 1985 hasta 2006 analizándose hasta 31 tipos de COP. Constataron que independientemente del peso, las personas con bajos niveles de COP en sangre no padecen diabetes, sin embargo, personas tanto delgadas como con sobrepeso que presentaban más de 6 de esos compuestos desarrollaron diabetes.

Contaminación por PM 2,5, un gran riesgo para nuestra salud a corto y largo plazo

Un informe emitido por el Centro Médico Beth Israel Deaconess (EE.UU.) analiza la relación entre el riesgo de ictus o accidente cerebrovascular y la exposición a la contaminación atmosférica, sobre más 1.700 personas que acudieron al hospital habiendo sufrido un accidente cerebrovascular.

Los resultados de este estudio son muy reveladores y precisos. Han sido capaces de calcular que los primeros síntomas del accidente cardiovascular aparecen 12-14 horas después del pico máximo de exposición a la contaminación. Dato que resultará de gran utilidad para conocer los mecanismos por los que las partículas PM 2,5 causan un ictus. Además han determinado que las partículas microscópicas carbonosas y el dióxido de nitrógeno, dos contaminantes asociados con el tráfico, están estrechamente vinculados con el riesgo de accidente cerebrovascular, lo que sugiere que la contaminación de los coches y los camiones pueden ser un grave problema de salud.

Otro estudio europeo financiado por la Comisión Europea en el que participaron 12 países se concluyó que la esperanza de vida de las ciudades europeas se incrementaría hasta 22 meses y se ahorrarían 31.500 millones de euros en gasto sanitario si la UE endureciera el control sobre la contaminación por PM2,5, proveniente principalmente del uso de los coches diésel, ajustándose a lo que recomienda la OMS.

Deterioro cognitivo

Un equipo del Centro Médico de la Universidad de Rush (EE.UU.) investigó cómo la exposición crónica a partículas de aire contaminadas, tanto gruesas como finas, puede acelerar el declive cognitivo en los adultos mayores. Evaluaron los cambios en la capacidad cognitiva de 19.409 mujeres mayores, de entre 70 y 81 años, expuestas a contaminación por materia particulada durante un periodo de 14 años. En su publicación confirman que las mujeres que estuvieron expuestas a niveles más altos de partículas ambientales, experimentaron una disminución de su funcionamiento cognitivo.

A diferencia de otros factores que pueden estar implicados en la demencia, como la dieta y la actividad física, la contaminación del aire es algo que podemos cambiar como sociedad. Esto es un ejemplo diferente de cómo nos afecta la contaminación atmosférica, ya no sólo hablamos de efectos sobre nuestro sistema respiratorio o cardiovascular, sino de riesgos sobre nuestra salud mental. Si en posteriores estudios se siguen confirmando este tipo de hipótesis, quizá terminemos por darnos cuenta de que es mucho lo que ponemos en juego al seguir expuestos a tan alarmantes niveles de contaminación en el aire que respiramos.

Fuentes:

El País, 21 junio 2004
El Mundo, 10 enero 2005
El País, 21 febrero 2005
El País, 10 noviembre 2006
ABC, 10 noviembre 2006
El País, 10 abril 2007
ABC, 16 agosto 2007
El Mundo, 3 octubre 2007
El País, 26 junio 2008
ABC, 31 agosto 2009
El País, 9 marzo 2011
El País, 15 marzo 2011
ABC, 14 febrero 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn