Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Alimentación > Abejas que pican, abejas que polinizan, abejas que desaparecen

Amenazas a la biodiversidad

Abejas que pican, abejas que polinizan, abejas que desaparecen

Como ya debemos saber, las abejas además de ser insectos (llamadas bichos erróneamente como muchos otros hemípteros), ya que todos los bichos son insectos pero no todos los insectos son bichos, ¡están desapareciendo!

Estos animales pertenecen al grupo de los Antófilos, familia Apoidea, orden Hymenoptera y clase Insecta. Su vida en colonia está basada en tres grupos de manera simplificada, las abejas obreras o pecoreadoras (que recolectan polen y néctar) que son las que fabrican la miel y alimentan a la abeja macho. La abeja macho, llamada zángano, que se ocupa únicamente de la fecundación de la abeja reina y de la que existen alrededor de 100 por panal. Y la abeja reina que es la que reproduce la colonia.

La cadena en la que se manifiesta su importancia es la siguiente, polinizan las plantas, las plantas crecen y se perpetúan y fabrican alimento y son alimento de animales herbívoros que su vez son alimento de otros hasta llegar al ser humano.

Algunas especies son capaces de volar hasta 13 km en busca del polen de alrededor de 10 millones de flores para que el panal consiga fabricar 1 kg de miel. Una sola abeja debe volar 800 km en toda su vida adulta (21 días), realizar una media de 10 viajes diarios visitando de 1000 a 1500 flores para llenar su buche de néctar para producir una cucharada de miel.

Fue el doctor George McGavin quien con sus argumentos consiguió que se decidiera que la abeja es “la especie más valiosa”, ganando al plancton propuesto por David Thomas en un debate en la Royal Geographic Society de Londres (Londres, 2008) . Son los polinizadores entomófilos (polinización producida por animales) más importantes de la naturaleza porque además de polinizar plantas silvestres, representan el 85% de la fauna que poliniza el 70% de las 100 especies de cultivos que abastecen el 90% de los alimentos en el mundo. En la península ibérica visitan 300 de las 900 plantas que existen para extraer néctar, polen y propóleos (resinas y gomas que desprenden las plantas y de las yemas de los árboles con propiedades antibióticas) El 60% de la salud del mundo depende de medicamentos de origen natural.

En términos crematísticos, Greenpeace en su informe “Alimentos bajo amenaza”, cuenta que la polinización de las abejas representa 2400 millones de euros para España. Ya en los años ochenta el valor económicos de la polinización era 20 veces mayor que el que daba la producción de las colmenas.

La adaptación y desaparición de especies como parte de la evolución es normal, como normal el cambio climático a escalas de tiempo geológicas, pero a nuestra escala y las razones que están ocasionando problemas son otras.

En 2006 y 2007 en Estados Unidos y algunos países de Europa se produjo una drástica desaparición de colmenas, el fenómeno tomo el nombre de “Colapso de las Colonias” en inglés Colony Collapse Disorder (CCD), atribuidos a diferentes razones. La aplicación de monocultivos que empobrecen la diversidad, que fuerza el uso de plaguicidas sistémicos o fertilizantes que las desorienta, altera o mata. O que estos cambios en su entorno y su paisaje estresan su vida y su estado nutricional reduciendo su tiempo de vida.

La acción natural de depredadores como la Vespa velutina, (Avispa asiática) patógenos como el Verroa destructor, (ácaro) que les provoca enfermedades que aunque actúen de manera natural pueden provocar mayor mortalidad por su vulnerable estado.

Últimos estudios cuentan que cada vez salen más jóvenes del panal a buscar alimento debido a la escasez de alimento que se produce por la muerte prematura de las más adultas, al salir más jóvenes rinden menos y se eleva el riesgo de que mueran antes por su no retorno, lo que explica que el equilibrio y orden social de la colonia podría colapsar.

La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), evaluó los factores de estrés para las abejas melíferas con elevadas tasas de mortalidad en Europa, que tituló “Evaluaciones de los riesgos potenciales para las abejas de los plaguicidas”. En 2013 se prohibió por dos años el uso de estos plaguicidas: Tiametoxam, Imidacloprid, Clotianidina.

Se están llevando a cabo prácticas experimentales con flores que contienen de manera natural sustancias psicoactivas como la nicotina, amigdalina o cafeína presentes en las hojas y en bajas concentraciones en el néctar de las flores. El sabor amargo de éstos alcaloides repele a los insectos herbívoros pero provocan un hábito de retorno de la abeja a la planta para polinizarla, estimulando su memoria.

Por cierto! No existen registros de que A. Einstein dijera que si las abejas desaparecen, la humanidad le seguiría a los 4 años. Es que este vaticinio es más creíble desde un personaje histórico.

Vannia Quevedo Corcuy

Fuentes:

La milenaria abeja melipona, en peligro de extinción
Avispa asiática, amenaza para la biodiversidad española
Las abejas y el medio ambiente
¿Abejas adictas a la cafeína?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn