Estás en: Fundación Vida Sostenible > Señales de Sostenibilidad > Elecciones 26-J: ¿a quién apoyará el partido del chuletón y el tubo de escape?

Estilos de vida insostenibles

Elecciones 26-J: ¿a quién apoyará el partido del chuletón y el tubo de escape?

ciudadanosReloadeamos un artículo sobre este tema escrito hace unos meses, antes de la elecciones del 20 de diciembre de 2015 que condujeron directamente a las elecciones del 26 de junio, esperemos que no tengamos unas terceras elecciones el 28 de diciembre de 2016.

El asunto ambiental y de la sostenibilidad ocupa poco las mentes y los corazones de nuestros políticos, que alardean de preocuparse de lo que de verdad preocupa a los españoles. Es evidente que el cambio climático y el modelo energético están muy atrás en la colección de cosas que quitan el sueño a los españoles y españolas.
La izquierda incide un poco más en el tema que la derecha, pero sin asustar a nadie. La derecha apoya con entusiasmo las energías renovables y el coche eléctrico, pero no para ahora mismo, sino hacia 2060, que no hay ninguna prisa. Ninguno de los grandes partidos y coaliciones habla de nuestro insostenible estilo de vida, basado en el uso inmoderado de la energía y en el derroche de comida, principalmente de productos de origen animal. Ambos abusos están sostenidos por el consumo de combustibles fósiles, especialmente de petróleo, el puntal de nuestra civilización. Es el llamado fósil-carnivorismo.

Caricaturizando un poco, el llamado partido del chuletón y el tubo de escape está formado por millones de personas que no usan el transporte público ni la bici, alardean de meter el coche donde les da gana, son lo contrario de veganas y ponen el aire acondicionado a tope porque para eso lo han instalado. Es evidente que ningún partido o coalición va a decirles que su estilo de vida es insostenible y que debería ser cambiado. Como mucho, los políticos candidatos plantean  transiciones energéticas más o menos ambiciosas, y planes de fomento del coche eléctrico más o menos bien dotados de fondos.

Pero plantear impuestos a la carne o restricciones al libre uso del coche es harina de otro costal, algo que puede hacer que los votantes huyan despavoridos. Por lo que se ha visto en los grandes ayuntamientos que pasaron a manos de gobiernos de ideología más o menos izquierdista-alternativa en las pasadas elecciones municipales, las medidas más tímidas contra el partido del chuletón y el tubo de escape levantan oleadas de furor. Reducir la velocidad en una calle de 70 a 50 km/h, por ejemplo, se califica de abuso dictatorial. Lo mismo ocurre con cualquier sugerencia de reducir el consumo de carne y lácteos, o de gravar con impuestos el fósil-carnivorismo de alguna forma. La contaminación atmosférica produce millares de muertes ahora y el cambio climático ya empieza a producir serios problemas. Pero los partidos prefieren ignorar estos asuntos y dedicarse a otros más enjundiosos, como la eliminación o reforma de las diputaciones provinciales.


Jesús Alonso Millán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn