Actividades

¿Qué hago con mis residuos?

Una vez que el alumnado conoce los residuos que habitualmente generamos averiguaremos qué hacemos y qué debemos hacer con esos residuos. Con ello se trata que los alumnos y alumnas conozcan el proceso que debe seguir la “basura” una vez que nos desprendemos de ella y adquirir hábitos para separar en origen los residuos que generamos, dándola el mejor destino posible.

Objetivos

  • Aprender a separar los residuos en origen para darles el tratamiento más adecuado.
  • Reducir los residuos del centro escolar: regla de las 3 erres (reducir, reutilizar y reciclar).
  • Conocer los diferentes tratamientos de los residuos: reciclado, valorización energética, eliminación en vertedero, almacenamiento, etc

Organización y desarrollo

Para llevar a cabo la actividad se propone primero realizar una actividad en la que se clasificarán los residuos en función de los contenedores o lugares en los que tenemos que depositarlos, realizar una pequeña investigación sobre cuáles pueden ser sus tratamientos posteriores y, por último, se realizará un debate en torno a una situación simulada en relación al destino de algunos residuos.

Empezaremos organizando a la clase en parejas y a cada una de ellas se reparten fotografías, dibujos o imágenes de distintos tipos de residuos. Previamente se habrán elaborado (pueden haberlo hecho los propios alumnos y alumnas) unos contenedores con cajas de cartón, pintados del color correspondiente a cada tipo de residuo, incluidas las pilas y un apartado especial para un Punto Limpio. A continuación comenzaremos a jugar, cada pareja depositará, por orden, las fotografías de sus residuos en el contenedor o contenedores donde habitualmente los depositan. Una vez que todas las parejas hayan depositado los residuos en los contenedores, el profesor o profesora vaciará su contenido y, entre toda la clase, se comentará si todos los residuos se han depositado correctamente o no y, en su caso, se depositarán en el contenedor correspondiente.

A continuación analizaremos si es lo que hacemos habitualmente o bien los clasificamos de otras formas, por qué lo hacemos y cómo podemos evitarlo, así como si es un hábito que tenemos en cualquier situación (viajes, compras, tiempo libre, etc.) o lugar (en el centro escolar, en casa o en la calle). Por último, podemos identificar aquellos residuos que podemos reutilizar y sacarlos de los contenedores, será el primer paso para comenzar a reducir los residuos que generamos.

Ahora es el momento de averiguar cuál o cuáles pueden ser los tratamientos y el futuro de nuestros residuos en función del contenedor dónde los depositamos habitualmente o hemos decido que es el más adecuado. Para ello nos organizaremos en grupos de trabajo, tantos grupos como contenedores tengamos (contenedor de papel, envases, restos o rechazo, vidrio, materia orgánica, pilas, Punto Limpio, etc.) y les plantearemos que descubran cuál será el proceso que seguirán ahora los residuos de ese contenedor. Es decir, cómo se llevará a cabo su recogida, dónde se trasladan, qué tratamiento tendrán y en qué se convertirán, así como los ventajas e inconvenientes de cada tratamiento. Es importante, tener en cuenta a la hora de orientar la búsqueda de información el facilitar documentación, teléfonos o webs que se correspondan con la realidad del municipio en el que se ubica el centro o residencia, así como aquella relacionada con otras realidades próximas.

Una vez que los grupos han buscado y elaborado la información se realizará una exposición o puesta en común, a partir de la cuál determinarán cuál es el mejor destino para sus residuos.

Por último, realizaremos un juego de simulación para reflexionar sobre qué sucede con algunos de nuestros residuos. Para ello propondremos la siguiente situación a los alumnos y alumnas:

“Nos vamos de viaje unos meses a un país en el que la gestión de los residuos es muy diferente a la del nuestro y está realmente penado por la ley tirar bolsas de basura, ¿qué podemos hacer con lo que nos sobra y tenemos que tirar?, ¿cómo me deshago de mi basura?”

Al principio dudarán, pero hay que animarles a que digan lo primero que se les ocurra, así que empezarán a surgir ideas como tirar la basura por la ventana cuando no nos vea nadie, pasársela al vecino, guardarla en una habitación o armario donde pasemos poco tiempo, etc.

Probablemente se rían de algunas de las ideas que surjan, pero cuando hayan hablado de todas las posibilidades, les diremos que por muy extraño que parezca, nosotros hacemos lo mismo con nuestros residuos:

  • Tirarlos por la ventana: como nuestra basura espacial.
  • Pasárselos al vecino: compra–venta de residuos a otros países que los gestionen.
  • Acumularlos: en vertederos.
  • Quemarlos: en incineradoras.

De esta manera, además de ver los pros y los contras de cada tratamiento, veremos como hay residuos que no tienen tratamiento y otros que no queremos tener cerca. Llegaremos a la conclusión de que lo mejor es generar la menor cantidad de residuos posible, o utilizar los residuos que generamos para algo. Es importante abordar que lo principal, lo primero que tenemos que hacer para reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente es generar menos residuos, lo que influirá positivamente en el uso que hacemos de los recursos naturales; por ejemplo, si utilizamos menos embalajes, esto hará que necesitemos menos petróleo, agua y energía para fabricar los plásticos que forman los embalajes de ciertos productos. Si no podemos impedir que se generen ciertos residuos, debemos intentar volver a utilizar estos residuos, igual que se reutilizan las bolsas de los supermercados como bolsas de basura. Por último, debemos reciclar todos los residuos que sea posible, como el papel, del que podemos obtener papel nuevo, o el vidrio, que puede servir para hacer nuevas botellas.

Duración: Tres sesiones de una o dos horas.

Materiales:

  • 6 cajas de cartón pintadas con los colores de los diferentes contenedores: contenedor de papel (azul), contenedor de envases (amarillo), contenedor de resto (pintada del color que corresponda al municipio en el que se realice, bien sea gris, verde oscuro…), contenedor de vidrio (verde claro), contenedor de pilas (pintada de rojo, aunque se indique por fuera el nombre, ya que se pueden depositar en diferentes modalidades de mobiliario urbano, etc.) y Punto Limpio.
  • Fotografías, dibujos o imágenes de diferentes tipos de residuos: envases, periódicos, revistas, sobres, cuadernos, botellas de cristal, restos de comida (corazón de una manzana, huesos, raspas de pescado, peladura de una naranja…), pilas de botón, pilas normales, un móvil, un ordenador, una bicicleta, un colchón, etc.

3 comentarios sobre
¿Qué hago con mis residuos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn