Aislamiento y regulación

Comprar aislamiento

Lo ideal es elegir una casa bien aislada, si vamos a comprar o alquilar una vivienda.

Resulta extraño que este factor sea tan poco valorado por los compradores de vivienda, puesto que puede suponer la diferencia entre un verdadero derroche o un consumo muy ajustado de calefacción y aire acondicionado.

¿Cómo podemos identificar estas viviendas?

– En principio, a través de la Certificación de Eficiencia Energética para todos los edificios de nueva construcción y los que se rehabiliten o reformen.

– La memoria de calidades nos dará pistas sobre la calidad del aislamiento de la vivienda. La empresa constructora o la promotora deben darnos toda la información necesaria a este respecto. La Certificación de Eficiencia Energética asigna a cada edificio una clase energética de acuerdo con un escala de siete letras que van desde el edificio más eficiente (clase A) al menos eficiente (clase G); la escala de valoración se realiza en función del CO2 emitido por el consumo de energía de los sistemas energéticos implantados en el edificio.

– La madera como material aislante térmico resulta ideal, superado sólo por el corcho, es un gran regulador de temperatura. Las casas levantadas con madera ahorran costes de calefacción y aire acondicionado. También son interesantes las propiedades acústicas de esta materia prima que, gracias a su porosidad y elasticidad, absorbe una parte importante de la energía de las ondas que recibe, lo que crea una confortable sensación de aislamiento.

Subvenciones y ayudas

Existen diversos programas de las administraciones públicas que nos facilitarán la tarea de mejorar las condiciones térmicas de nuestra vivienda:

– Auditorías energéticas. Por lo general, de carácter gratuito. Detectan todos los puntos de fugas de temperatura y proponen medidas correctoras.

– Subvenciones a la mejora de aislamientos. Por ejemplo, tanto el Ayuntamiento de Barcelona como el de Madrid anunciaron en su día la intención de subvencionar la mejora del aislamiento en viviendas.

– Infórmate en tu ayuntamiento o en el departamento de medio ambiente de tu Comunidad Autónoma sobre la disponibilidad de ayudas.

Si queremos mejorar las condiciones térmicas de una vivienda ya construida

Para ello disponemos de varias opciones interesantes, con un gasto fácilmente amortizable en pocos años:

– Instalar ventanas con doble acristalamiento. Según las empresas del sector, el doble cristal reduce hasta en un 45% la fuga de calor que se produce a través de la ventana, además de servir como aislamiento acústico, disminuir las corrientes de aire, la condensación de agua y la formación de escarcha.

Mientras que el cristal clásico tiene 6 mm de espesor, un doble acristalamiento típico consta de dos hojas de vidrio de 4 mm y una cámara de 6 mm, y tiene un precio de entre 30 y 60 euros el metro cuadrado.

– Otra opción es el doble acristalamiento de aislamiento térmico reforzado (ATR).

Este doble acristalamiento novedoso posee una capa especial de baja emisividad en la cara interna de uno de los cristales, proporcionando así una mayor capacidad de aislamiento térmico.

¿Por qué compensa cambiar los cristales?

  • Con el doble acristalamiento ATR, se ahorra de un 20 a un 40% más de energía que con un doble acristalamiento normal.
  • Porque al ahorrar energía, permite recuperar rápidamente el dinero invertido en la instalación (el gasto de cambiar las ventanas se recuperaría en unos 5 años).
  • Porque reducimos así las emisiones de CO2 mediante dicho ahorro energético.

Más información en la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid.

3) Instalar aislamientos en los cerramientos (muros y paredes). Puede ir desde colocar unas láminas de corcho o fibra de vidrio a un sistema completo de cámara aislante que incluye la construcción de tabiques extra. En este caso, es conveniente solicitar presupuestos a empresas instaladoras y hacer números, evaluando los ahorros previstos en la factura energética.

Incorporando entre cinco y seis centímetros de aislamiento, puede conseguirse que los muros aumenten su capacidad aislante en un 70% y disminuyan las necesidades de calefacción en un 35%. De esta forma, cada vivienda puede llegar a ahorrar unos 300 euros al año. Esto se calcula partiendo de que el coste de aislamiento por metro cuadrado es de 15 euros.

4) El caso ideal, suponiendo que tengamos el tiempo, dinero y espacio suficiente, es que nos planteamos construir nuestra propia casa. En este caso podemos crear un edificio bioclimático, orientado de la manera más conveniente y empleando los materiales adecuados. Existen muchas empresas que nos pueden asesorar a este respecto.

No dejes de consultar la Guía de Rehabilitación Energética de Edificios de Vivienda, editada por Fenercom.

Te recomendamos también la Guía FVS de la compra responsable de Aislamiento térmico, acústico e ignífugo.

Busca información sobre marcas y fabricantes de puertas y ventanas aislantes térmicos y acústicos en el Mapa de la energía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn