Propuesta de acciones: sustituir lámparas convencionales por modelos de bajo consumo

– Lo primero es contar el número de lámparas que tenemos en casa, y evaluar sus potencias respectivas, que suelen ir de 40 a 120 vatios.

– A continuación, veamos cuáles están encendidas más tiempo (una media de más de dos o tres horas al día).

– Probablemente hallaremos que tenemos dos o tres lámparas en este caso. Éstas son las que debemos sustituir, en principio, por modelos de bajo consumo.

– Ya en la tienda donde solemos comprar las bombillas, conviene investigar sobre los modelos de bajo consumo disponibles. El cuadro de equivalencias habitual es el siguiente:

Las economizadoras de 9 vatios sustituyen a las de 40, las de 13 a las de 60, las de 18 a las de 75 y las de 25 a las de 100. Algunas marcas ofrecen equivalencias todavía más ahorradoras, por ejemplo 5/25; 7/40; 11/60; 15/75; 20/100 y 23/120. Por lo que respecta a la vida media, la duración de las lámparas convencionales suele ser de 1.000 horas, y 10.000 para las ahorradoras. Estas equivalencias suelen figurar en el envase de cartón de las lámparas.

La eficiencia energética de este tipo de lámparas debe superar los 40 lumen/watio, y su vida útil ser mayor de 8.000 horas.

El envase de las lámparas también porta una etiqueta energética similar a la que se usa para los electrodomésticos. Las de bajo consumo son invariablemente de clase A, mientras que las incandescentes no pasan de la clase F o G.

– Otros productos para la iluminación economizadores de energía son los transformadores electrónicos para fluorescentes, que permiten un encendido instantáneo, ahorran hasta un 30% de energía, eliminan el efecto estroboscópico (el molesto parpadeo) y alargan la vida del tubo.

Existen muchos más modelos economizadores, basados en diversas tecnologías, sobre los que podemos obtener información en las casas fabricantes.

– Otros productos van en la línea de una iluminación inteligente, adaptada a los cambios del entorno. Podemos adquirir reguladores de Intensidad luminosa (no se pueden usar con lámparas fluorescentes) o incluso detectores de presencia, que apagan la luz automáticamente cuando la última persona sale de la habitación.

Busca más información sobre el sector, marcas y fabricantes de iluminación en el Mapa de la energía.

Te recomendamos la Guía FVS de compra responsable de iluminación.