Conducta

Conducta

REGULAR LA TEMPERATURA

Termostato en radiadorYa tengas una única estufa o un pequeño acondicionador de aire, o bien un sistema completo de calefacción central, lo fundamental es regular adecuadamente la temperatura cumpliendo algunas pautas.

Calefacción

No subas la calefacción a más de 21ºC. Es la recomendación para obtener las condiciones de confort adecuadas según el Código Técnico de la Edificación. Además, por cada grado que subas, se usa un 5% más de energía.

Apaga la calefacción por la noche. Durante las horas de sueño estás arropado y caliente. Si no es el caso y la vas a dejar encendida, reduce la temperatura.

Evitar encenderla y apagarla constantemente. El mayor uso de energía se produce cuando se enciende la caldera. Si la vas a apagar para encender al poco rato es mejor que bajes la temperatura y la dejes encendida.

No mantener las puertas y ventanas abiertas con la calefacción encendida. Si vas a ventilar mejor hazlo antes de encender la calefacción y no más de 10 minutos.

Aísla bien los marcos de ventanas y puertas.

Si tienes termostato, controla bien la temperatura y programa las horas. Intenta mantener la temperatura estable.

Tanto si estás diseñando una instalación de radiadores fijos para tu casa, como si tienes estufas u otros elementos de calefacción portátiles, sitúalos debajo de las ventanas. Distribuirán mejor el calor con menos energía.

No cubras los radiadores.

Recuerda, un buen mantenimiento de los equipos (caldera, radiadores, estufas,etc) aumenta su rendimiento y vida útil.

Extrae el aire de los radiadores una vez al año.

Bajar las persianas durante la noche. Esto evitará que se escape el calor de la casa.

Refrigeración

No bajes la temperatura más allá de los 25ºC. Son las recomendaciones institucionales y piensa que, por cada grado que disminuyas estarás aumentando en aproximadamente un 5% el gasto en energía.

Evita las corrientes de aire a diferentes temperaturas que hagan disiparse el frío. Lo mejor es ventilar por la noche o de madrugada cuando las temperaturas son más bajas.

Igual que con la calefacción, no hay que ventilar con la refrigeración encendida.

Baja las persianas durante las horas de mayor temperatura. Esto evitará que entre el calor y facilitará la climatización.

Si tienes otros elementos de sombra como toldos o cortinas, usalos. En verano los rayos del sol entran por la ventana y se genera un efecto invernadero que eleva mucho la temperatura interior.

Las plantas son excelentes climatizadores, especialmente en verano. El agua que evaporan contribuye a refrescar el ambiente.

Recibe información periódica sobre nuestros proyectos

APÚNTATE A NUESTROS BOLETINES