Conducta

Conducta

PRACTICA LA COCINA SOSTENIBLE

Cocinando Rico naturaEn España la dieta predominante es la dieta mediterránea. Basada en la cocina casera, rica en frutas, verduras y legumbres con el aceite de oliva como fuente de grasa principal y presencia de alimentos poco procesados como los quesos o las conservas, es sinónimo de alimentación saludable y sostenible. La manera de cocinar, aspectos culturales, el uso de alimentos frescos, locales y de temporada, así como la puesta en valor de los alimentos y el entorno dónde se producen son aspectos clave que hacen de los platos típicos de la dieta mediterránea sinónimo de sostenibilidad.

Seguro que en tu día a día ya tomas muchos de estos platos: gazpacho, cocido, paella, sopas de ajo y de cebolla, potajes de legumbres y escudellas de todo tipo, marmitako, platos de verduras asadas y hasta dulces a base de miel y almendras.

Aunque a continuación te daremos algunas sugerencias, aquí tienes la Guía FVS La Alimentación donde paso a paso puedes ir descubriendo qué es la alimentación sostenible y cómo empezar a llevar una dieta más sana y sostenible para ti y para el planeta.

Qué comer

A la hora de elegir qué alimentos ponemos en nuestro plato una parte importante son las proporciones, porque aunque la sostenibilidad es nuestro principal objetivo nunca podemos ni debemos dejar a un lado la salud.

Es importante que tu plato esté lleno de colores, que primen las hortalizas y verduras frescas y de temporada –así como las legumbres–, sobre los alimentos de origen animal, sobre todo las carnes rojas.

Piensa en el origen de los alimentos

Tenemos más poder del que imaginamos: cuando elegimos comprar alimentos más sostenibles apostamos por alimentos saludables de calidad, el medio ambiente y la economía local. Te damos algunas ideas para que las tengas en cuenta en tu día a día:

  • Alimentos locales y de temporada, mejor frescos y poco elaborados (artesanales): al consumir alimentos frescos y locales es muy probable que sean de temporada, ya que solo estarán disponibles durante la época del año donde las condiciones climáticas, es decir, la cantidad de agua disponible, las horas de luz o la temperatura, sean las que necesitan para poder desarrollarse.
  • Los alimentos frescos son principalmente más saludables, pero además como para su producción no son necesarios grandes procesos industriales son mejores para el medio ambiente ya que sus emisiones, es decir su huella de carbono, es menor. Si además son de origen local se reduce la distancia entre el productor y el consumidor, y se disminuyen las emisiones que se producen durante el transporte y el desperdicio alimentario.
  • Ganadería extensiva, trashumancia, pastoreo, ecológica…: uno de los pasos que más impacto positivo va a tener sobre la sostenibilidad de nuestra alimentación es comer una mayor cantidad de productos vegetales que animales. Pero existe un tipo de ganadería sostenible, que tiene en cuenta no solo el bienestar y la salud de los animales, sino también la del paisaje en la que se desarrolla: la ganadería extensiva, vinculada a la trashumancia y el pastoreo. Esta manera de producir juega un papel importante en el mantenimiento de áreas naturales.
  • Pescado: la pesca es la única fuente de alimentos a gran escala que procede de la captura de animales salvajes. Pero no es lo mismo la pesca con anzuelo que la pesca con redes de arrastre que no discriminan entre especies y arrasan con los ecosistemas marinos. Es importante fijarse en el etiquetado obligatorio del pescado. Este nos da información muy importante para saber si es o no sostenible: el método de producción (capturado, capturado de agua dulce o de cría), el arte o método de pesca (redes de tiro, redes de arrastre, anzuelos, trampas, etc) y la zona de captura o producción.
  • Prácticas agroecológicas: este modelo de producción de alimentos aplica los conceptos y principios de la ecología al diseño y manejo de los sistemas alimentarios para hacerlos más sostenibles. La agricultura y ganadería agroecológica es una de las medidas que proponen los expertos, como por ejemplo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) como solución para hacer frente al cambio climático.
Ten en cuenta sus sellos y certificaciones

Una buena manera de saber si los alimentos que estamos comprando cumplen con nuestros objetivos de sostenibilidad es a través del etiquetado. Estos nos proporcionan información sobre la calidad, procedencia y métodos de producción de los alimentos. Algunas que debes conocer son:

  • Certificación ecológica: podemos encontrarnos dos tipos de certificación ecológica, Certificación Ecológica de la UE o Eurohoja y  la Certificación Ecológica de las Comunidades Autónomas. Garantizan que un producto cumple unos principios fundamentales como no usar organismos genéticamente modificados o transgénicos, limitar la utilización de fertilizantes artificiales, herbicidas y plaguicidas, no usar hormonas para alterar el crecimiento y no utilizar antibióticos de manera generalizada, solo cuando sea necesario para la salud del animal.
  • DO, IGP…: estas certificaciones otorgadas por la UE son marcas de calidad que protegen el nombre de los productos que proceden de una región determinada y se elaboran según un proceso específico de producción tradicional.
  • Marcas locales: buscan fortalecer a productores locales, el consumo local, las actividades económicas tradicionales, la economía social, la conservación de la biodiversidad, etc. Muchas son promovidas por los ayuntamientos.
  • Comercio Justo: productos que solo crecen en determinados climas como el café, el cacao o el té, pueden suponer un reto a la hora de consumirlos de manera sostenible. Este sello de calidad garantiza que los pequeños productores y trabajadores del país productor han sido tratados de manera justa y se ha respetado el entorno.
  • Razas autóctonas: debido a la intensificación de la ganadería muchas especies ganaderas están en peligro de desaparecer. El sello 100% Raza Autóctona nos permite reconocer el origen de los productos ganaderos de razas propias a nivel nacional.

Recibe información periódica sobre nuestros proyectos

APÚNTATE A NUESTROS BOLETINES