Productos tóxicos

Nuestros proyectos

¿QUÉ SON LOS PRODUCTOS Y COMPUESTOS TÓXICOS? 

residuos tóxicos
¿Por qué son tan venenosos?

Se considera tóxica toda sustancia nociva para el organismo. La cantidad de daño que pueda generar dependerá del tipo de sustancia (su toxicidad), su cantidad, la manera en que se pone en contacto con el organismo, las características de la persona afectada, y por supuesto de la rapidez y adecuación del tratamiento.

Los tóxicos ejercen su acción de formas muy diversas. Por ejemplo, la lejía ejerce una acción directa y rápida quemando los tejidos que entran en contacto con ella, mientras que el plomo contenido en la atmósfera se acumula lentamente en los tejidos y puede causar daños neuronales a largo plazo en los niños expuestos.

Algunos de los numerosos compuestos tóxicos a los que podemos estar expuestos en nuestra vida cotidiana se encuentran en productos de limpieza de uso doméstico, cosméticos, medicamentos, plaguicidas, productos industriales en general y la contaminación ambiental (nitratos en el agua u ozono en las capas bajas de la atmósfera, por ejemplo).

Otros tipos se pueden encontrar en alimentos, tanto en buen estado (las setas venenosas son un buen ejemplo) como estropeados o contaminados (como la carne conteniendo toxina botulínica), e incluso algunos tipos de plantas de jardín (como la adelfa) o animales (como avispas y escorpiones). Estas sustancias tóxicas no sólamente se encuentran en los alimentos de forma natural, también pueden aparecer debido a una exposición de estos a agentes externos, como por ejemplo, la presencia de metales pesados en diversas especies de peces debido a la contaminación de las aguas.

En Europa se comercializan más de 150.000 sustancias químicas, aunque sólo se conocen los efectos de una pequeña parte. Algunas tienen graves consecuencias para nuestra salud y pueden provocar cáncer, daños en el sistema reproductivo y alteraciones en el hormonal. Además, la mayoría son sustancias persistentes y bioacumulativas, que pertenecen en nuestro organismo durante años y se transmiten de madres a hijos.

Los productos tóxicos

Es necesario reducir el flujo de sustancias tóxicas a través del ecosistema doméstico, hasta conseguir su eliminación completa. En algunos casos, podremos pasar perfectamente sin ellos (como es el caso de muchos insecticidas) mientras que en otros es fácil sustituirlos por sustancias o procedimientos menos tóxicos (por ejemplo, empleando un desatascador de goma en lugar de un producto químico agresivo).

El uso de sustancias tóxicas en el hogar es especialmente peligroso para los niños, pero también para los adultos y para las plantas y animales. Pero no sólo eso, también pueden generar alteraciones en los distintos ciclos biogeoquímicos, específicamente el del agua. Las mujeres son más proclives a sufrir sus consecuencias, debido a que su organismo tiene más tejido graso, lugar donde estas sustancias se acumulan. Una de estas sustancias es el bisfenol A, que se encuentra en los plásticos, biberones,cosméticos o envases alimentarios. Este compuesto, que aporta dureza, es muy útil en los cascos de moto, pero no en los biberones, ya que al calentarlo se mezcla con la leche.

Hay que tener en cuenta que los productos tóxicos se eliminan, habitualmente, con agua, ésta pasa por las cañerías y llega hasta los centros de depuración donde eliminar estas cargas indeseadas es complicado. Además, corremos el riesgo de que no sean eliminadas por completo, y que luego esa agua vuelva a nuestros hogares.

Recibe información periódica sobre nuestros proyectos

APÚNTATE A NUESTROS BOLETINES