• Entrada de energía
    El consumo de energía para la iluminación doméstica supone aproximadamente la quinta parte del consumo eléctrico de la casa. Es un 18% del total del consumo de energía de los hogares (sin contar transporte).
  • Flujos tóxicos
    En forma de residuos de mercurio procedentes de tubos fluorescentes y lámparas de mercurio. El contenido medio de mercurio es de 35 mg por tubo.
  • Salida de contaminantes a la atmósfera
    Aproximadamente la mitad de la energía eléctrica destinada a la iluminación se produce en centrales térmicas que queman combustibles fósiles y emiten diversos tipos de contaminantes a la atmósfera, así como gases de efecto invernadero.