• Entrada de agua
    El agua necesaria para limpiar y acondicionar los alimentos es una cantidad bastante pequeña, que depende mucho de las costumbres alimentarias: es máxima entre los aficionados a las verduras frescas, y mínima entre los adictos a los alimentos envasados. También podemos incluir aquí el único uso del agua verdaderamente imprescindible: la que necesitamos para beber.
  • Salida de agua residual
    Ver el fregadero.
  • Entrada de energía
    La cocina supone menos del 11% del total de la energía consumida en los hogares. El consumo se reparte entre los gases licuados del petróleo, especialmente el butano, el gas natural y la electricidad.
  • Entrada de materiales
    Las entradas de alimentos pueden suponer varios kilos diarios. Otros materiales son consumibles como el papel de cocina, el aluminio o film plástico para envolver, filtros de cafetera, etc.
  • Salida de residuos
    Principalmente en forma de restos de comida, lo que se llama Materia Orgánica (MO) en la clasificación de los residuos urbanos. La cantidad oscila en torno a 1/2 kilo por persona y día. Para los restos de envases, ver los apartados correspondientes: papel y cartónvidrio y envases de plástico, latas y bricks. Un tipo especial de residuos de las cocinas son los aceites usados, consulta cómo deshacerte de ellos en conducta.