¿Hay materiales mejores o peores?

Existe una prolija legislación que establece normas de seguridad para los materiales de envases de alimentos (los alimentos líquidos sólo deben ser envasados, si es con plástico, con material PET, por ejemplo), de manera que, en principio, todos los disponibles en el mercado cumplen las reglamentaciones sanitarias. Tampoco es fácil colocar a los materiales de envase en una escala de mejor a peor desde el punto de vista de su impacto sobre el medio ambiente. En el estado actual de nuestros conocimientos, no se puede decir tajantemente que un material de envase sea mejor o peor que otro: lo importante es que todos cuenten con un buen sistema de recuperación y reciclaje.

Lo que sí podemos hacer es elegir el mejor envase siguiendo estos sencillos criterios:

Grandes mejor que pequeños

Los envases pequeños, como los minibricks, botellines o microtarrinas, tienen una gran cantidad de material de envase y una pequeña cantidad de producto. (Naturalmente, si solo necesitamos una pequeña cantidad del producto, comprar un modelo grande significa estropear gran cantidad de comida).

Simples mejor que complejos

Podemos seguir una regla sencilla: contar el número de capas de envoltorio que lleva el producto. Una botella de leche o una lata serigrafiada sólo tienen una, pero existen en el mercado algunos productos con dos, tres o incluso cuatro capas de envoltorios variados.

Y, por supuesto, asegúrate de que lleva su «etiqueta de reciclaje»
Las «etiquetas de reciclaje» son marchamos que garantizan que el envase que los ostenta ya ha pagado el coste de su recogida selectiva y posterior reciclaje a una Sistema Integrado de Gestión de Envases. Actualmente existen de dos tipos:

  • Los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), en envases, Ecoembes y Ecovidrio. Los envases acogidos al sistema de Ecoembes (Ecoembalaje España) portan un Punto Verde. Están destinados a ser depositados en el contenedor amarillo para envases (latas, plásticos y briks) y al contenedor azul (papel y cartón). La inmensa mayoría de los envases en circulación están acogidos a este sistema. Los envases de vidrio acogidos al sistema Ecovidrio, portan también un punto verde distintivo de reciclaje. Están destinados a ser depositados en el contenedor verde para la recuperación exclusiva del vidrio de distintos colores.
  • El Sistema de Depósito Devolución y Retorno(consigna, o «devolver el casco»), casi en absoluto desuso en España y aplica principalmente a envases, consiste en que el consumidor paga un suplemento por el envase del producto y cuando este sea entregado en el establecimiento donde lo adquirimos, se nos devolverá el suplemento que previamente hemos pagado por cada envase entregado. Si puedes utilizar este sistema, estás de suerte, porque es mejor para el medio ambiente: simplemente, apenas se producen residuos. Aún así, hay que tener en cuenta que es un sistema complementario al SCRAP, no puede funcionar por sí solo ya que sólamente aplica a algunos envases de un solo uso.

Más información sobre el plástico y/o asociaciones sectoriales encuéntrala en el Mapa de los Materiales y Residuos.