Las ventas de coches eléctricos se disparan. Pero parten de un nivel tan bajo que todavía falta mucho, a no ser que se produzca una disrupción, para que sean una parte significativa del parque de automóviles.En 2016, apenas alcanzaron el 0,25% del total de coches matriculados.