Cómo secar la ropa gratis

El porcentaje de hogares equipados con secadoras eléctricas o de gas oscila entre un 10 y un 15%, según diversas estimaciones. Este electrodoméstico resulta útil en casas sin tendedero de ropa y en climas extremadamente húmedos y nublados. También resulta útil cuando se necesita ropa limpia y seca sin demora. Algunas marcas ofrecen “lavasecadoras”, con ambas funciones en un mismo aparato.

La evolución de las ventas sugiere que se ha convertido en un electrodoméstico de prestigio, pues muchas secadoras se venden en provincias muy soleadas y secas, y en casas grandes con espacio de sobra para tender la ropa.

Si no compró todavía su secadora, evalúe si la necesita de verdad. Y si ya la ha comprado, utilícela sólo cuando sea realmente necesario. En su lugar, seque la ropa al sol y al aire.

El modus operandi es el siguiente:

1) Una vez extraída la ropa de la lavadora, se sacude enérgicamente y se cuelga mediante unas pinzas en una cuerda. Puede colgar las camisas ya colocadas en su percha para ahorrar tiempo.

2) El sol hace el resto del trabajo. Incluso en un patio interior a la sombra, una camisa queda seca en pocos minutos en verano. En invierno tarda algo más, pero el consumo de energía -y el coste del recibo de la luz- sigue siendo cero.

3) En el invierno se puede optar por el tendero interior. Los hay en todos los supermercados, existen de varios tamaños, son livianos y plegables para facilitar su guardado. La ropa tendida un medio día en el interior de una habitación quedará seca.