Oportunidades para el ecobricolaje

La cocina necesita un mantenimiento constante para que funcione correctamente, lo que supone muchas oportunidades para el ecobricolaje:

  • Sustituyendo productos de limpieza abrasivos por otros más suaves, alargaremos la vida útil de las instalaciones.
  • Si disponemos de extractor de humos, la limpieza periódica de los filtros mejorará el funcionamiento del aparato.
  • Muchas actividades de ecobricolaje en la cocina tienen que ver con la disposición de los residuos: con un poco de maña, podemos construir un sistema de «depósitos» (cubos, bolsas y cajas) para separar las fracciones de envases ligeros, vidrio y materia orgánica con comodidad y sin merma del espacio disponible.
  • También podemos practicar el reciclaje cocinero directo: reutilizando para sopas el agua de cocción de las verduras, o aprovechando para caldos la morralla de pescados y mariscos (cabezas, raspas, cáscaras de moluscos y crustáceos, etc.).