Recomendaciones

1) En frío, la opción más sencilla: mueve el indicador de temperatura a la posición “agua fría” y déjalo así… a no ser que se trate de ropa realmente pringosa. El 90% del consumo eléctrico de la lavadora se utiliza para calentar el agua, no para hacer girar el tambor.

2) Bien llena: se trata de espaciar los lavados llenando completamente el depósito de ropa. Una ventaja del sistema es que trabajarás menos para tener tu ropa limpia.

3) Programa corto: si tienes costumbre de utilizar programas largos, procura que tu próximo lavado sea con un programa dos o tres posiciones más corto. Verás cómo la ropa sale exactamente igual de limpia.

4) Menos detergente: Prueba a reducir a la mitad la cantidad de detergente que empleas y examina los resultados. Lo más probable es que no notes la diferencia.

5) Si tienes secadora, o tu lavadora lleva incorporado un programa de secado, no la utilices sistemáticamente. Tiende tu ropa al sol y al aire siempre que sea posible.

Encuentra en el siguiente enlace más información sobre consejos para ahorrar agua, energía, CO2 y dinero en el lavado de ropa Cleanright. Este sitio es el resultado de una campaña de fabricantes de detergentes.

Consultar la revista online de Electromarket para obtener información sobre electrodomésticos.