Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Desarrollo sostenible

Construccin

Construccin sostenible en Espaa

Opinin: Vivienda y demografa (Julio-2005)
Espaa

Por: Julio Vinuesa Angulo, profesor de la Universidad Autnoma de Madrid

Al planificar las ciudades, los urbanistas solicitan a los demgrafos que calculen el aumento de la poblacin para poder determinar con exactitud las viviendas necesarias en el futuro. El razonamiento parece lgico y ha sido respaldado por la normativa urbanstica, pero no por ello deja de ser equivocado. Entre los muchos cambios demogrficos de los ltimos aos, nos centraremos en el aumento de la movilidad, que es sin duda uno de los ms relevantes. Hasta hace unos pocos decenios, la mayor parte de los espaoles mora sin haber viajado fuera de su entorno ms inmediato. Han aumentado mucho las posibilidades de desplazarse y de comunicarse; por ello, se le resta importancia a la proximidad entre vivienda y trabajo, y los desplazamientos ajenos al trabajo, como los de fin de semana, adquieren un carcter rutinario.

Esta situacin ha permitido la aparicin de nuevas estrategias en los desarrollos residenciales. En el ltimo decenio, en consonancia con el boom inmobiliario, se estn produciendo fuertes expansiones espaciales, incluso en ciudades de reducido tamao y escaso dinamismo. Lo que era un fenmeno exclusivo de las grandes reas metropolitanas se ha generalizado.

En pequeos municipios del entorno de cualquier ciudad, con un suelo ms barato, un planeamiento menos estricto y una gestin urbanstica ms gil, la promocin inmobiliaria encuentra ms facilidades para atraer nuevos hogares. En esos municipios rurales el nmero de viviendas crece mucho ms deprisa que sus minsculas poblaciones. Es en esas coronas donde se encuentra una mayor proporcin de viviendas nuevas, pero, con frecuencia, quienes las ocupan se resisten a dejar su empadronamiento en el municipio central de esos nuevos espacios "metropolitanos", donde mantienen su trabajo y la posibilidad de disponer de mejores servicios.

Estamos, pues, ante un modelo de urbanizacin difusa que desplaza a los jvenes hacia nuevos desarrollos perifricos, caracterizados por un consumo excesivo de territorio y una creciente fragmentacin social por niveles de renta y grupos de edades, y que impone modos de vida que incluyen un uso cotidiano e intensivo del automvil. Estos residentes de las periferias difusas ocupan una parte importante de su tiempo en los desplazamientos al trabajo, a los colegios, a los centros comerciales., incrementando la intensidad del trfico en nuestras ciudades, cuyos planos iniciales, muchas veces medievales, estuvieron inspirados en la conveniencia de la inaccesibilidad. Estamos, pues, ante elementos que perfilan un panorama residencial de muy altos costes ambientales y territoriales de dudosa sostenibilidad.

Pero esta progresiva disociacin de vivienda y lugar de trabajo no es el nico aspecto relevante de las nuevas y ms complejas interrelaciones entre demografa y vivienda. En Espaa hay ms de cinco millones de ocupados que trabajan fuera de su municipio, pero tambin son ms de cinco millones los espaoles que estn vinculados a otro municipio distinto al de su residencia habitual, por tener una segunda vivienda de uso temporal. Son varias las provincias en las que las viviendas de uso permanente no llegan al 50% y no slo ocurre en las zonas tursticas. Los altos porcentajes de viviendas secundarias responden tambin a otras causas. Son muchos los espaoles que tras las migraciones desde el campo a la ciudad en los 70, siguen manteniendo una vivienda en su municipio de procedencia.

La proporcin de viviendas vacas responde igualmente a causas no demogrficas. Su cada vez ms ostensible carcter de activo financiero, por encima de su utilidad como alojamiento, y las inseguridades de los arrendatarios, hacen que las viviendas desocupadas sean un rasgo caracterstico e indeseable de nuestro paisaje urbano.

Las nuevas oportunidades de movilidad, que se ampliarn en los prximos aos con las nuevas lneas del AVE, han contribuido a que la redistribucin espacial de la poblacin sea, sobre todo, consecuencia de la localizacin de la oferta de vivienda, resultante, a su vez, de las estrategias de las promotoras inmobiliarias y de los propios ayuntamientos, que en un contexto de competitividad, tratan de llevar a sus municipios la mayor proporcin del desarrollo inmobiliario, con el que, por otra parte, ms que resolver problemas de vivienda para su poblacin, buscan recursos financieros.

 

Conceptos relacionados
[Construccin]  [Calidad ambiental]  [Sostenibilidad

Fuentes:
El Mundo, 22 de julio de 2005

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal