Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Energa nuclear

Centrales nucleares

Condiciones de seguridad en las centrales nucleares espaolas (Junio-2011)
Espaa
Condiciones de seguridad en las centrales nucleares espaolas (Junio-2011)

La falta de inversiones de los propietarios de las centrales nucleares ha sido clave para entender el mal estado de conservacin en el que se encuentran. Para moverse mejor en el entorno competitivo de generacin de electricidad actual, los gestores de las centrales prefieren ahorrarse dinero a satisfacer unas mnimas condiciones de seguridad. As lo ha reconocido el propio Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Las nucleares invirtieron en mantenimiento durante 2003 un 59%, menos de lo que lo hicieron en 1996. La reduccin de inversiones comenz en 1997, tras el cambio legal que oblig a los explotadores de las centrales a pagar todas sus inversiones, en lugar de que lo hiciera el consumidor a travs de la tarifa de la electricidad.

Paralizacin de tres centrares nucleares en Espaa en 2005

En 2005 se paralizaron tres centrales nucleares espaolas: Garoa (Burgos), Vandells II y Asc I, ambas de Tarragona. En 2010 Asc II, volvera a tener problemas.

Central nuclear de Garoa

La central nuclear de Santa Mara de Garoa (la cual es propiedad de Endesa e Iberdrola) sufri en 2005 un incidente que se calific como nivel 1 dentro de la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), debido a la tardanza de la deteccin de la anomala en la medicin de la temperatura del interior del edificio de contencin. Esta anomala vena de un defecto que se haba producido en el montaje de los medidores de la temperatura del cableado, el cual fue instalado siete meses antes.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) inform que esta incidencia no supuso ningn riesgo para la poblacin, los trabajadores ni para el medio ambiente, adems tampoco afect al funcionamiento de la planta, por lo que sigui operando en condiciones adecuadas de seguridad.

Central nuclear Asc I

La central nuclear de Asc est gestionada por la Asociacin Nuclear Asc-Vandells (ANAV), en la que participan Endesa e Iberdrola.

En Asc I se dio el fallo de un transformador, lo que provoc que se vertieran partculas radioactivas al exterior. Realmente no se conoce la cantidad exacta de estas partculas, est en el rango de 0,00001 curios (estimado por el Consejo de Seguridad Nuclear) y 5 curios (estimado por Greenpeace).

La principal hiptesis de este hecho es que el sistema de extraccin y filtracin del aire result contaminado en las operaciones de limpieza en noviembre de 2004. Con respecto a la informacin que se recibi despus del hecho, por un lado el CSN inform que en el escenario ms desfavorable se podra dar lugar dosis muy por debajo de los lmites legales establecidos.

Sin embargo, Greenpeace denunci la fuga y acusan a los titulares de Asc y al CSN de ocultar informacin, adems reclaman explicaciones y un cierre ordenado de las centrales. Por otro lado, Ecologistas en Accin y el Grupo de Estudios y Proteccin de los Ecosistemas del Camp se han unido a las crticas de Greenpeace, poniendo en duda si esta contaminacin ha llegado o no a la agricultura, y con ello a la cadena alimentaria.

Central nuclear Asc II

La direccin de la central nuclear Asc II de Tarragona no inform debidamente al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de las causas que produjeron una avera en el sistema de refrigeracin de la planta propiedad de Endesa e Iberdrola en el ao 2010. De esta forma el CSN elev el incidente del nivel cero al uno en la escala INES, la cual mide la gravedad de los sucesos que se dan en las instalaciones nucleares. An as el fallo que se produjo no dio lugar a riesgos para la poblacin ni para el medio ambiente.

Las averas fueron reparadas, y Endesa lo notific al CSN, pero realmente no se precis a que se deba el problema, el cual vena de un cable mal conectado, adems tampoco inform de que la avera vena siendo arrastrada desde recargas anteriores, lo cual fue observado despus por el CSN.

En el primer trimestre de 2011, tcnicos del CSN detectaron diversas irregularidades en el funcionamiento diario de la central, entre ellas, el hallazgo de material inflamable colillas y un paquete de tabaco- en el edificio de combustible de la central.

Y es que la central de Asc, acumulan un tercio de los incidentes notificables. Entre los sucesos acaecidos, dos de ellos se encuentran en el nivel uno en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (Ines).

En los trabajos de recarga de combustible de la central, se registraron siete incidentes, y an as, la red elctrica se reconect a principios de Junio de 2011.

En Octubre de 2011 se revisar el permiso de renovacin de su licencia de explotacin, prorrogable diez aos ms. Colectivos ecologistas se oponen a la renovacin de la licencia por los evidentes riesgos que conllevan el funcionamiento de la central.

Central nuclear Vandells II

Greenpeace y Ecologistas en Accin de Catalua denunciaron la actuacin negligente e irresponsable del CSN y del titular de la central nuclear Vandells II por el grave suceso de degradacin que se dio en el sistema de refrigeracin de agua, el cual es fundamental para asegurar la refrigeracin de la central nuclear en el caso de que se produzca un accidente.

El CSN conoca que este sistema estaba afectado por un grave problema de corrosin generalizada que lo convierte en inservible en caso de accidente. El CSN reconoce que se llev a cabo una inspeccin de sistemas en la que se concluy que los clculos efectuados sobre la seguridad de la central eran errneos y no fiables, por lo que el sistema de agua de servicios esenciales no se encontraba en condiciones de garantizar la seguridad de la central nuclear.
Pese a esto, el CSN permiti que Vandells II operara varios meses, desde finales de septiembre de 2004 hasta marzo de 2005 en muy malas condiciones de seguridad. Tras las denuncias de Greenpeace y las iniciativas parlamentarias, el CSN reconoci la gravedad del problema, catalogndolo como un incidente muy importante, por lo que se podra considerar segn Greenpeace de Nivel 3 en la escala INES.

Otras consecuencias en los alrededores de las centrales nucleares

En las aguas del embalse prximo a la central nuclear de Almaraz (Cceres), se descubri miles de peces muertos. El agua del embalse sirve para la refrigeracin de los dos reactores de la central. Hubo un problema interno a la planta el 18 de julio 2008, reconocido, tras esto hechos, por el CSN. Las temperaturas del agua han ascendido notablemente desde entonces. Adems, hay espumas porque hay menos oxgeno.

Los responsables de la central negaron cualquier relacin entre los peces muertos y la planta. La delegacin del Gobierno que analiza las aguas argumentan que se trata de algo natural. Las analticas consideran las aguas como no aptas para la vida de los peces. El calor generado por la refrigeracin de los dos reactores podra estar contribuyendo a la eutrofizacin, a lo que se suma el calor del verano.

Deficiencias del CSN

Tras la coincidencia de las paradas de las tres centrales, el CSN emiti el informe titulado Informe sobre la Degradacin del Sistema de Servicios Esenciales de Vandells II, carga las tintas sobre la ocultacin y retraso en la informacin y fallos de gestin de la empresa y habla muy duramente de la falta de cultura de seguridad de ANAV, que antepone la produccin. Se sealan deficiencias en la organizacin de la operacin de la central y en la forma en que se actu frente al problema de corrosin.
ANAV no dud en cambiar de empresa de mantenimiento en el ao 2000 por una que era ms barata pero menos concienzuda. Adems, hubo falta de comunicacin oficial a la CSN de la evolucin en el circuito que recoge agua de mar.

Pero el CSN, responsable ltimo de la seguridad de las centrales nucleares, no se ha librado de crticas y ha sido acusado de publicar informes parciales y de no controlar con la precisin necesaria su funcionamiento. Se detectan graves fallos en cmo este organismo de control ha gestionado los problemas.

Supervisin y control de las centrales nucleares

En junio de 2007, la CSN lanz un sistema en la web para supervisar las centrales nucleares. El nuevo sistema de supervisin de centrales nucleares permite analizar el comportamiento de los ocho reactores nucleares espaoles.

El sistema, similar al de Estados Unidos, pas con el mayor parque nuclear del mundo con 104 reactores, analiza el estado de las centrales a partir de una serie de indicadores ya determinados y de los hallazgos que puedan encontrarse en las inspecciones. La situacin se refleja en colores: el verde es impacto nulo a la seguridad; blanco es impacto bajo; amarillo, sustancial, y rojo, impacto alto. Ante cada impacto en la seguridad se activan unas respuestas que van desde la inspeccin adicional hasta la parada de la central.

Los datos se actualizan trimestralmente y cuando se produce un hallazgo fruto de una inspeccin la marca permanece al menos durante cuatro trimestres, de modo que se tiene ms informacin de su funcionamiento anterior y se garantiza que el titular adopte las medidas correctoras oportunas. En el primer trimestre de 2007 se cuantificaron 22 hallazgos de inspeccin con muy baja importancia para la seguridad y un indicador blanco por un fallo en un generador de disel de Almaraz I (Cceres). Adems, se recoge otro suceso del mismo color del ao pasado en Asc II (Tarragona), donde un operario recibi una dosis de radiactividad superior a la prevista, aunque inferior al lmite legal.

Un incendio en la central nuclear de Vandells oblig a parar la planta (24 de agosto de 2008), y el cierre seguir durante semanas, segn el Consejo de Seguridad Nuclear. Se une este accidente a la ocultacin de una fuga radiactiva en Asc I durante tres meses, que ha supuesto para la empresa explotadora la mayor multa de la historia nuclear espaola. Todo ello en un momento en que la industria electroatmica reclama insistentemente un debate sobre la opcin de construir ms centrales en un futuro prximo.

Un nuevo informe del CSN en Julio de 2009, sobre Asc I, revela que las irregularidades encontradas en la central supera las previsiones del propio consejo. En la central encontraron entre otras deficiencias, compuertas de la sala de control montadas del revs, brigadas de bomberos formadas por auxiliares sin formacin, alarmas de incendios que alertan en la sala de control de zonas equivocas, deteccin de partculas radiactivas en lugares anmalos, como en la manga del brazo de una empleado, y la coincidencia de los puestos coordinacin de emergencias, incndidos y de las salas de control en la misma persona, algo totalmente incompatible segn el CSN.

Aun as el CSN no consideran que estas deficiencias supongan una falta de seguridad para la central, aunque considera imprescindible la resolucin de las mismas, haciendo especial hincapi en la formacin de las brigadas de bomberos.

El CSN ha analizado los informes preliminares que presentaron el 15 de agosto los titulares de las centrales nucleares espaolas en relacin con las pruebas de estrs, y ha remitido un informe preliminar a la Comisin Europea en donde considera que los resultados de las pruebas de estrs son satisfactorios y que stas cumplen las especificaciones europeas, as como las Instrucciones Complementarias emitidas por el Consejo. Se ha comprobado que los sistemas de las centrales estn conformes con las bases de diseo y que los mrgenes de seguridad incorporados son adecuados para afrontar escenarios que sobrepasen dichas bases.

Tambin se han identificado posibles mejoras para aumentar esos mrgenes de seguridad para el caso de situaciones extremas.


Multas y sanciones para las centrales nucleares


En mayo de 2009, la central nuclear de Asc I (Tarragona) ha recibido una sancin histrica de 15,4 millones de euros por cuatro fugas radiactivas continuadas: se trata de la sancin ms elevada impuesta nunca a una central nuclear en Espaa. El Ministerio de Industria, que ha tramitado la sancin, considera que la empresa Endesa, gestora de las instalaciones, ha ocultado las fugas ocurridas desde el 14 de marzo al 4 de abril de 2008, segn el informe redactado por la Direccin General de Poltica Energtica y Minas.

El expediente de Industria se inici el pasado 12 de septiembre a propuesta del Consejo de Seguridad Nuclear, que detect actuaciones poco seguras en la gestin de las instalaciones de Tarragona. El proceso, que concluye ahora, acaba con una sancin total de 15.390.000 euros, la ms alta impuesta hasta la fecha a una central nuclear.

Otro de los reproches que motivan la histrica sancin es el ocultamiento de las emisiones radiactivas que se estaban produciendo, an cuando el Consejo de Seguridad cree que hay pruebas suficientes que revelan que los hechos eran de sobra conocidos por la empresa responsable de la gestin de la central. La empresa, sin embargo, no proporcion a la Inspeccin Residente informacin pronta y veraz sobre la contaminacin, seala el expediente, que recoge que tampoco el Manual de Proteccin Radiolgica, que debe registrar los incidentes, contaba con anotaciones de los accidentes.

 

Conceptos relacionados
[Central nuclear]  [Residuos radiactivos

Enlaces de interés
www.greenpeace.es
www.csn.es
www.anav.es
www.ecologistasenaccion.org

Fuentes:
El Pas, 14 de abril de 2005
ABC, 29 de diciembre de 2005 y 3 agosto de 2006
El Mundo, 21 de octubre de 2005 y 3 agosto de 2006
Revista El Ecologista, N 44 verano de 2005
ABC, 29 de junio de 2007
El Pas, 15, 16 y 17 de abril de 2008
ABC, 16 y 17 de abril de 2008
El Mundo, 15 y 17 de abril de 2008
E. Pas, 25 de agosto de 2008
El Pas, 4 de septiembre de 2008
El Mundo, 3 de octubre de 2008
El Pas, 27 de noviembre de 2008
Ambientum.com, 13 de mayo de 2009
El Pas, 13 de julio de 2009
Pblico, 22 de julio de 2009
El Pas, 16 de septiembre de 2009
El Mundo, 24 de septiembre de 2009
El Pas, 7 de junio de 2011
El Mundo, 14 de Junio de 2011
Revista mensual n 535 Foro de la Industria Nuclear Espaola, octubre de 2011.

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal