Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Iniciativas para el ahorro y la eficiencia energtica

Evaluacin de la eficiencia energtica

En bsqueda de la eficiencia energtica (Septiembre-2005)
Espaa

Por: Javier Garca Breva, director general del Instituto para la Diversificacin y Ahorro de Energa (IDEA)

Hace dos aos todo el mundo auguraba un escenario estable de los precios del petrleo entre 20 y 30 dlares el barril. En agosto de 2004 el petrleo se estabiliz en los 40 dlares y un ao despus ha superado los 60 dlares y sigue subiendo. La Agencia Internacional de la Energa en sus informes de 2005 ha alertado de que los niveles de produccin y consumo de petrleo en el mundo estn llegando a un punto de equilibrio y que es urgente aplicar medidas de ahorro de energa, especialmente en el sector transporte. La OPEP ha avisado que en 2020 no producir lo necesario para cubrir la demanda mundial. El incremento de consumo de energa experimentado en todo el mundo durante 2004 ha llevado a la conclusin de que estamos por primera vez ante un problema de demanda energtica que de no moderarse puede ser el preludio de una crisis energtica de gran calado a medio plazo.

Puede la economa espaola soportar este nuevo escenario? Est preparada la economa espaola para afrontar este enorme cambio estructural? Evidentemente, no. Espaa se encuentra en una posicin vulnerable. La factura del petrleo supone el 2,6% de nuestro PIB frente al 1,8% de la UE-15 y en los ltimos 20 aos el incremento de consumo de productos petrolferos ha sido en Espaa del 51% frente a un 8% en la UE. Cualquier variacin de los mercados energticos internacionales tiene para Espaa un efecto en la renta nacional (dficit exterior) y en la renta disponible (inflacin) mucho mayor que para la media de los pases de la OCDE.

Mientras la demanda elctrica en Espaa crece al 7%, en la UE lo hace al 1% y si bien nuestro mayor crecimiento econmico justifica parte de las diferencias, lo cierto es que nuestra mayor dependencia energtica, cercana al 80%, nos est diciendo que nuestro esfuerzo en eficiencia energtica es insignificante y que es necesario racionalizar y moderar el uso de la energa.

En efecto, en nuestro pas se da una asimetra entre el crecimiento del PIB y el crecimiento de la demanda energtica. El crecimiento del consumo de energa duplica el crecimiento econmico. Es un ejemplo de ineficiencia. Por el contrario, si queremos anticiparnos a problemas energticos ms graves, una economa moderna exige corregir esa asimetra a travs de tres polticas concretas: desarrollar la diversificacin de nuestras fuentes de energa, impulsar el ahorro y la eficiencia energtica y apoyar la investigacin, desarrollo e innovacin en nuevas tecnologas energticas.

El Gobierno aprob el pasado mes de julio el Plan de Accin de Eficiencia Energtica 2005-2007 y el pasado 26 de agosto el nuevo Plan de Energas Renovables 2005-2010. Ambas decisiones suponen un paso adelante en esa direccin y el esfuerzo ms ambicioso que se ha realizado hasta ahora para modificar la tendencia creciente de la intensidad energtica en Espaa.

El Plan de Accin de Eficiencia Energtica propone reducir en los prximos tres aos un 8,5% el consumo de energa primaria, que equivale a ahorrar 12 millones de toneladas equivalentes de petrleo, y a dejar de emitir 32,5 millones de toneladas de CO2 a la atmsfera. Estos ahorros se mantendrn ms all del 2007 y garantizan la viabilidad financiera del plan: el clculo efectuado es que los beneficios del plan permitirn recuperar, en 2012, dos euros por cada euro invertido en los tres prximos aos. Los mayores ahorros se han identificado en el sector transporte, sector residencial y servicios y sector de transformacin de la energa y se establece que la mayor parte de las ayudas pblicas al plan se obtendrn a travs de la tarifa elctrica.

El nuevo Plan de Energas Renovables contempla elevar un 22% los objetivos de las energas renovables establecidos en el anterior plan de 1999, cuyo grado de cumplimiento apenas alcanz el 28%, y hacer de esta manera posible que en 2010 el 12% del consumo de energa primaria sea de origen renovable as como el 30% de la generacin de electricidad. Los incrementos ms significativos se establecen para la energa elica, la solar y los biocarburantes, a la vez que se fijan las bases que permitan mejorar las condiciones de desarrollo de la biomasa, tanto las econmicas como las de logstica. El nuevo Plan de Energas Renovables supone un ahorro de petrleo equivalente al 20% de nuestras importaciones y una reduccin de emisiones de 77 millones de toneladas de CO2. El liderazgo mundial de Espaa en casi todas las tecnologas renovables, que se sustenta en unas crecientes inversiones y en un sector empresarial claramente innovador, dan una mayor coherencia y realismo a estos nuevos objetivos indicativos. Adems, la ratificacin del sistema de primas garantiza la seguridad y rentabilidad de las inversiones.

La cultura consumista de energa que ha impregnado la poltica econmica de los ltimos aos hace que el potencial de ahorro energtico en Espaa sea elevadsimo en todas las actividades, por lo que la eficiencia energtica no va en detrimento del crecimiento econmico sino, por el contrario, va a ser un factor que mejore la competitividad de nuestra produccin de bienes y servicios, como as figura en los indicadores de la estrategia de Lisboa.

 

Conceptos relacionados
[Eficiencia energtica]  [Poltica energtica

Fuentes:
El Pas, 17 de septiembre de 2005

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal