Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Iniciativas para el ahorro y la eficiencia energtica

Planes de ahorro de energa

Gestin de la demanda de energa: propuestas de Ecologistas en Accin (Verano-2005)
Espaa

Un tpico con un indudable arraigo popular es la identificacin del ahorro de energa con la penuria o la escasez. Si empleamos una bombilla incandescente ordinaria consumiremos cuatro veces ms energa que si empleamos una lmpara fluorescente. En todos los casos el servicio es el mismo pero el consumo de energa no.

El inters de una sociedad racional debera ser consumir el mnimo de energa posible para conseguir la satisfaccin del mximo de los servicios. Estos servicios son los que proporcionan, dentro de ciertos mrgenes, el bienestar material, mientras que la produccin de energa supone un importante coste econmico y fuertes impactos ambientales.

Ahorrar energa es, por lo general, mucho ms barato que producirla, por lo que a las ventajas ambientales del ahorro hay que sumar las ventajas econmicas. La pregunta que se suscita entonces es porqu no se ahorra energa en lugar de incrementar su produccin. Las causas de esta aparente paradoja son varias. Una de ellas es que las empresas energticas slo obtienen beneficios vendiendo energa, y obviamente no tienen ningn inters en vender menos.

Por su parte, para la administracin pblica todava sigue en vigor la mxima de que a mayor consumo mayor crecimiento econmico. Con este criterio no es de extraar que desde 1995 el Gobierno no haya dudado en bajar el precio de la electricidad algunos aos (en el resto lo ha subido muy por debajo del IPC) con el fin de incrementar la competitividad de las empresas, a la vez que controlar la inflacin.

Por otro lado, los precios pagados por la energa no incorporan las externalidades, especialmente los impactos ambientales que provoca la generacin de energa, y son por tanto demasiado bajos, con lo que no estimulan al ahorro. Adems, muchos consumidores ignoran las posibilidades que existen de ahorro de energa y toman muy frecuentemente decisiones inadecuadas.

Es decir, el precio que la sociedad est pagando (incluyendo, el precio ambiental) para satisfacer el nivel actual de servicios energticos es muy superior al precio ptimo que se obtendra de combinar la oferta de energa y de ahorro de modo razonable.

En los ltimos aos, el consumo de electricidad en Espaa ha sufrido un crecimiento que puede calificarse de espectacular: desde 1998 hasta 2005 se ha incrementado un 38,5%. Entre las causas ms importantes cabe destacar el crecimiento econmico que experimenta en los ltimos aos; el aumento de nivel de vida, lo que se traduce en un mayor acceso a nuevos electrodomsticos; y el reducido precio de la electricidad.

El precio final de la electricidad en Espaa es muy inferior al de otros pases de la UE. Resulta significativo, por ejemplo, que en Portugal, un pas con menos potencial econmico y menor renta per cpita que Espaa, la electricidad sea un 29% ms cara para los consumidores industriales y un 38% ms cara para los hogares.

Medidas para reducir el consumo

Segn la Comisin Nacional de la Energa, en la distribucin se pierde alrededor del 10% de la electricidad producida. Por ello, es necesaria la remodelacin progresiva de la actual red de transporte y distribucin, sustituyendo los conductores de las redes ms antiguas por otros con menores prdidas.

La industria es el sector que ms electricidad consume, y este consumo ha aumentado mucho en los ltimos aos. As ocurre con los grandes consumidores industriales acogidos a la tarifa G-4 (grandes fbricas de aluminio y zinc y aceras integrales), para los que el precio de la electricidad en 2003 era de tan slo 0,0231 euros por kWh. Estos precios, por debajo del coste de produccin, se compensan a las compaas elctricas mediante la aplicacin de tarifas mayores a usuarios como los domsticos. De manera que todos los ciudadanos estamos subvencionando parcialmente a muchas grandes empresas.

Consumo Industrial

Las propuestas para reducir el consumo elctrico industrial pasaran por el establecimiento del consumo de electricidad que se considera necesario emplear por cada unidad de producto estndar obtenido (por ejemplo, por kilogramo de aluminio producido) si se emplean tcnicas de produccin eficientes, dato que podemos denominar valor de consumo eficiente.

Los precios deben subir en el plazo de tres aos para todas las tarifas hasta alcanzar, al menos, los niveles de Portugal. Al mismo tiempo se debe establecer una poltica de bloques, con precios ms elevados cuanto ms nos alejemos del valor de consumo eficiente en funcin de las unidades producidas. Estas medidas se complementarn con una poltica de subvenciones y ayudas para la reconversin hacia sistemas ms eficientes e implantacin de sistemas de cogeneracin.


Consumo domstico

La capacidad de influencia del precio en la reduccin del consumo domstico va a ser bastante inferior a la que tienen en el sector industrial, por lo que son necesarias otras medidas, intentando incidir en los diferentes elementos y equipos existentes en los hogares, responsables del consumo elctrico:

Los electrodomsticos son responsables del 60% del consumo elctrico domiciliario. La propuesta sera retirar en plazo de tres aos todos los electrodomsticos que no sean de clase A o B. Resulta importante fomentar el abandono del uso del piloto automtico en modo espera, consume sin estar en uso hasta un 15% de la electricidad que emplean en condiciones normales de funcionamiento. Favorecer el uso de bombillas de bajo consumo. Es necesario la retirada de cocinas elctricas ms ineficientes, as como subvencionar sus sustitucin por cocinas de gas.

Retirar del mercado aquellos sistemas de calefaccin menos eficientes; a la vez, subvencionar la llagada de gas natural a las viviendas; as como una parte del coste de instalacin de la calefaccin, cuando sustituya a la calefaccin elctrica.

Establecimiento del Certificado Energtico para las viviendas, que se aadir a la memoria de calidades de la misma. Establecimiento de ayudas econmicas para la adquisicin de viviendas energticamente eficientes.

Modificacin de la normativa para fomentar el uso de la energa solar.

Precio de la electricidad. El consumo elctrico medio por hogar en Espaa es de 3.300 kWh/ao. Al igual que en el sector industrial, el precio es un factor que puede ayudar a racionalizar el consumo elctrico. Es necesario un sistema de bloques en los precios, que incentive el ahorro, sin perjudicar a los consumidores ms modestos, y penalice el derroche.

Aplicar medidas relacionadas con la edificacin que permitan un mayor aprovechamiento de la luz y de la energa solar.

Con la adopcin de todas medidas propuesta y otras no mencionadas, se podra conseguir una reduccin en el consumo elctrico total de al menos un 35% cantidad superior ala electricidad que producen todas las centrales nucleares (23,9% del total) o las centrales trmicas de carbn (30,2%).

 

Conceptos relacionados
[Ahorro de energa]  [Demanda energtica

Enlaces de interés
www.ecologistasenaccion.org

Fuentes:
Revista Ecologista, N 44, verano de 2005

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal