Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Otros temas de inters

Alimentacin

Transgnicos - OMG

Situacin de los cultivos transgnicos en Espaa (Octubre-2012)

Espaa
Situacin de los cultivos transgnicos en Espaa (Octubre-2012)


Espaa es un claro ejemplo de los impactos que puede tener la introduccin de transgnicos. Adems de ser el nico pas de la UE que los cultiva a gran escala y acoge el 42% de los experimentos que se realizan con estos.

Hasta ahora la localizacin de los campos experimentales con transgnicos era confidencial. Pero una reciente sentencia del Tribunal Europeo de Justicia ha amparado el derecho a que esta informacin est a disposicin pblica. Hace poco Wikileaks revel la alianza entre EE UU y el Gobierno para defender los organismos genticamente modificados. La embajada medi a favor de Monsanto en contra de las posiciones de la Comisin Europea.

Los cultivos de maz transgnico Bt


La superficie de cultivo de maz transgnico en Espaa se incremento un 19 % durante el 2012 segn el Ministerio de Agricultura, Alimentacin y Medio Ambiente (MAGRAMA). Segn este, la superficie de cultivo de maz transgnico en Espaa para este ao, que sera de 116.306 hectreas, lo que supondra un incremento del 19 % con respecto a 2011.

Sin embargo, segn la informacin que Greenpeace ha solicitado a las comunidades autnomas esta cifra puede variar hasta casi un 80 % en algunos casos con respecto a los datos ofrecidos por el Ministerio.

Catalua, siendo la segunda comunidad con mayor superficie de transgnicos despus de Aragn, asegura que en 2012 se han cultivado 24.001 hectreas en su territorio, por las 33.531 que estima el MAGRAMA (un 40 % de diferencia). En las Islas Baleares la diferencia es an ms abrumadora, pues existe un desajuste de un 79 % entre los datos del MAGRAMA, 154,12 hectreas, por 85,91 que declara el Govern.
Por lo tanto, los datos ofrecidos por MAGRAMA no son del todo fiables, ya que se tratan de estimaciones realizadas gracias a la informacin ofrecida por las empresas proveedoras de semillas, y no son medidas de la superficie cultivada.

El maz transgnico Bt, cultivado en Espaa, est prohibido en 10 pases de la UE y a provocado grandes impactos en nuestro pas.
Agricultores, ecologistas y consumidores han pedido un cambio radical en la poltica del Gobierno, apostando por la aplicacin del principio de precaucin.

El Ministerio de Medio Ambiente admite al respecto que todava no est en vigor la requerida normativa sobre la coexistencia de cultivos transgnicos y convencionales.

Segn datos de la Agencia Espaola de Seguridad Alimentaria y Nutricin, el 15% de los alimentos a la venta que contienen soja o maz estn ya contaminados por transgnicos. Productos que incluyen desde papillas y leches infantiles hasta galletas, yogures o productos crnicos. Y esta informacin no figura en la etiqueta, bien por ser la contaminacin inferior al umbral de etiquetado, o bien porque las empresas directamente incumplen la legislacin.

Marco legal

El marco legal vigente permite que las multinacionales acten con total impunidad. La legislacin no ampara a los agricultores, ya que no existe un registro pblico de cultivos transgnicos como obliga la Directiva Europea, impidiendo conocer el origen de las contaminaciones. La Ley de Responsabilidad Ambiental excluy deliberadamente la contaminacin gentica, con lo que principios como quien contamina, paga no se aplican a los transgnicos. Tampoco existen ningn tipo de medidas obligatorias que deban cumplir aquellos que los cultivan, ni se realiza ningn tipo de control ni seguimiento.

Tampoco la legislacin ampara a las personas consumidoras en su derecho a una alimentacin libre de transgnicos. No hay obligacin de etiquetar los productos como carne, leche o huevos procedentes de animales alimentados con transgnicos, por lo que la mayora de stos se destinan a alimentacin animal. Y tampoco hay obligacin de etiquetar los productos contaminados con transgnicos hasta un 0,9%.

Cada transgnico dispone de un cdigo asociado que se transmite a lo largo de la cadena alimentaria (produccin, transformacin y distribucin) y permite su seguimiento. Adems, el nuevo reglamento obliga a que todos los eslabones de la cadena productiva informen de la utilizacin de organismos modificados genticamente (OMG), que es lo que se ha llamado "trazabilidad"" an cuando no se detecte en el producto final.

Se est valorando, por otro lado, la posibilidad de desarrollar una norma sobre coexistencia en Espaa que contendra una parte general, con normas sobre coexistencia que puedan aplicarse a cualquier cultivo modificado genticamente autorizado.

Para que pueda autorizarse un nuevo producto modificado genticamente en la Unin Europea, tanto para cultivo, como para importacin y procesado, se tiene en cuenta toda la bibliografa cientfica disponible, adems de otros estudios realizados por la propia empresa duea del evento.

Adems, se seala que todo ello es analizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que finalmente emite un informe de evaluacin de riesgos para las personas, animales y el medio ambiente. Desde Espaa, la Comisin Nacional de Bioseguridad es el rgano encargado de colaborar con la EFSA en el anlisis de la informacin cientfica.

Espaa, el mayor productor de la UE


No obstante, organizaciones ecologistas, como Greenpeace, defienden que los daos para la salud de este maz transgnico no han sido suficientemente evaluados.

Igualmente, indican que Espaa, adems de ser el pas de la UE donde ms plantas transgnicas se cultivan a escala comercial es tambin el pas de la UE con mayor nmero de cultivos experimentales al aire libre.

El pasado mes de junio, el Gobierno ya defendi el consumo de maz transgnico en otra respuesta parlamentaria a la diputada de ICV, Laia Ortiz, donde afirm que el maz modificado genticamente es "una opcin ms respetuosa con el medio ambiente que el maz convencional". En esa respuesta tambin aadi que durante 15 aos cultivando estas variedades" no se han producido incidentes de ningn tipo".

Defensa del consumo de transgnicos

El Gobierno defiende el consumo y cultivo de maz transgnico en Espaa porque dice que no se derivan daos ni para la salud de las personas ni para el medio ambiente.
El Departamento de Medio Ambiente realiza un programa de seguimiento del cultivo, en colaboracin con cientficos del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas (CSIC), desde hace 12 aos de el maz transgnico que se cultiva y consume principalmente en Espaa,

Eso s, el Gobierno puntualiza al mismo tiempo que no realiza ninguna accin especfica dirigida a fomentar el cultivo de productos modificados genticamente, sino que cumple "estrictamente" lo que establece la normativa comunitaria, al permitir tanto su consumo como cultivo.

 

Conceptos relacionados
[Agricultura]  [Alimentos]  [Transgnicos

Enlaces de interés
www.elpais.com/articulo/espana/EE/UU/Espana/nos/pide/presionemos/Bruselas/favor/transgenicos/elpepuesp/20101218elpepunac_12/Tes

Fuentes:
ABC, 12 de febrero de 2009
El Pas, The New York Times, 9 de septiembre de 2010

Revista, Ecolgista, N 66 otoo 2010

Revista, Ecolgista, N 67 invierno 2010
Pblico, 18 de abril de 2011
Ecoticias.com, 2 de octubre de 2012
Ambientum.com, 22 de octubre de 2012

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal