Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Otros temas de inters

La respuesta de la sociedad

La ciudadana

La preocupacin por el medio ambiente en Espaa (Invierno-2007)
Espaa
La preocupacin por el medio ambiente en Espaa (Invierno-2007)

Un estudio sociolgico presentado por la Obra Social de Caja Madrid en 2004, realizado por un equipo de socilogos dirigido por Juan Dez Nicols, titulado El dilema de la supervivencia, defenda que aunque los espaoles afirmaban en general sentirse muy concienciados con el medio ambiente, cuando se les preguntaba ms concretamente, no saban bien qu responder, demostraban actitudes muy poco comprometidas o no estaban suficientemente informados. Entre otros datos, slo un 10% de los espaoles mantena un comportamiento adecuado para la conservacin del medio ambiente, segn una encuesta realizada entre 1.200 personas.

La mayora de los encuestados reconoca que es preciso actuar para mejorar nuestro entorno, pero no estban dispuestos a renunciar a alcanzar mayores niveles de consumo. En concreto, un 51% no aceptara pagar ms impuestos y slo una tercera parte aceptara alguna reduccin en su nivel de vida. Por ejemplo, un 49% de los encuestados admita que nunca dejara de utilizar el coche por razones ambientales. Tambin, un 44% reconoca que nunca ha comprado productos de la agricultura ecolgica.

Los espaoles estn cada vez ms preocupados por el medio ambiente, sin embargo, existe una significativa distancia entre lo que piensan y lo que estn dispuestos a hacer para proteger el medio ambiente.

Otra encuesta, sta de la Fundacin BBVA de noviembre de 2009, revelaba que el 82% prefera que los gobiernos aprobaran leyes que obligasen a la ciudadana a proteger nuestro entorno antes que dejar en manos de cada uno las decisiones de cmo protegerlo. Pese a que el grueso competencial est en manos de las Comunidades Autnomas, un 59% adjudicaba la responsabilidad de resolver los problemas ambientales del pas al Gobierno central.

En el caso del agua, un 80% deca de ahorrar y cuidar su consumo, pero otras medidas, como externalizar los costes reales del agua en la factura, no reciba muchos apoyos. La mayora apruebeba sin embargo la construccin de nuevos pantanos (70%).
La distancia entre conciencia y conducta tambin afloraba en la gran preocupacin por la contaminacin del aire, mientras que un 60% no dejara de usar su coche, slo un 7% revisaba el nivel de emisin de gases de su automvil y nicamente un 16% viajaba siempre en transporte pblico. Lo mismo ocurra con los residuos domsticos, cuando slo un 14% compraba productos en un envase que pueda ser reciclado.

Se vio que las prcticas estaban ms extendidas entre las personas con estudios de tercer grado, lo que sugiere que en la educacin medioambiental puede estar la clave para revertir algunas de estas situaciones.

La Unin de Asociaciones Familiares (UMAF), subvencionada por el Ministerio de Medio Ambiente, presentaba una sencilla ecoauditora pensada para las familias en el marco de la Campaa de Consumo Responsable: Prevencin de Residuos y Ahorro Energtico 2006, bajo el lema "Piensa y acta en la Escuela y el Hogar".

El Ecotest permita conocer qu tipo de consumo se practicaba, con qu grado de responsabilidad o como puedan mejorar o reducir su impacto sobre el entorno. Para ello se analizaban los hbitos de consumo y el nivel de reflexin y conocimiento en cuanto a las modas, el uso del transporte y la energa, la generacin de residuos y el agua.

Hasta donde es responsable el consumidor

En 1995, CECU llev a cabo una campaa sobre residuos pidiendo envases retornables; se realiz un video en el que se mostraban verduras y se mencionaba lo ridculo que sera envolver cada uno de esos tomates y berenjenas y venderlos individualmente. Pues bien, por muy descabellada que entonces nos pareciera la idea ha ocurrido. Cmo hemos llegado a la homogeneidad que representa el brik? Cmo hemos llegado a la situacin actual?

No ha sido una decisin de los consumidores; los consumidores, por poner ejemplos, no ha decidido introducir un articulo de plstico en el ya difcil de reciclar- brik para facilitar su apertura, ni han pedido que se introduzcan los Organismos Modificados Genticamente en la cadena alimentaria, ni son responsables de las horribles campaas publicitarias que deben soportar (estoicamente, sin dejarse manipular!), ni de que se importen e introduzcan en el mercado del pas animales o maderas que por su naturaleza deberan estar protegidos o lo que es peor- lo estn.

Los costes de las decisiones unilaterales, la mala gestin, el control insuficiente, etc. que nos afectan a todos no deben de trasladarse a aquellos que sufren las consecuencias sino a quienes las provocan. Est bien que los consumidores nos responsabilicemos de nuestros actos, pero creo que no estara de ms que la sociedad civil en bloque exigiera a aquellos que gestionan o deciden por nosotros sin pedirnos opinin o sin respetar nuestras opciones -que se responsabilicen personalmente asumiendo los costes.

Por otra parte, debemos felicitarnos porque hemos conseguido que muchos consumidores asuman que la proteccin del medio implica costes, tanto econmicos como personales, y que stos no son ms que una inversin en nuestro propio futuro.

 

Conceptos relacionados
[Huella ecolgica]  [Sostenibilidad

Fuentes:
ABC, 27 de julio de 2006
Revista Ambienta. N 60 Noviembre de 2006
El Mundo, 4 de junio de 2004
Revista Ecologista, N50 invierno 2006/2007

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal