Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Energa nuclear

Residuos radiactivos

Algo se mueve al fin en Palomares (Febrero-2011)
Andaluca
Algo se mueve al fin en Palomares (Febrero-2011)

La limpieza del plutonio de Palomares se mueve. De forma lenta, al ritmo diplomtico, pero se mueve. Se dio otro paso con la llegada a Almera de una delegacin tcnica de EE UU -al menos ha habido cuatro visitas anteriores en los ltimos 10 aos- para revisar el plan de limpieza. Y, sobre todo, con las palabras de la ministra de Exteriores, Trinidad Jimnez, en el Senado, de que Espaa "ha solicitado a EE UU el traslado de los residuos fuera de Espaa, ya que no hay en nuestro pas una instalacin que pueda almacenarlo".
La limpieza es la nica opcin que contempla el Ejecutivo, como recalc Jimnez: "El Gobierno est decidido a proceder a la limpieza definitiva para que el terreno quede sin limitacin de uso". Espaa no acepta dejar el plutonio all vallado, como, segn cuentan fuentes espaolas, han sugerido en algn momento los representantes estadounidenses.
Aunque no cierre la negociacin, la visita muestra que los contactos discretos han pasado a otro plano.

El alcalde de Cuevas del Almanzora (municipio al que pertenece Palomares), Jess Caicedo, reclama que lo prioritario es la limpieza, pero que posteriormente el pueblo merece "una compensacin". Su intencin es crear all un museo de la bomba, bautizado como Parque de las Civilizaciones Mediterrneas y sus Tecnologas, que muestre la evolucin del Mediterrneo con la tecnologa -concluyendo en la nuclear-. El investigador Eudald Carbonell present ayer el proyecto, que intenta compensar el malestar de los habitantes de Palomares.

La zona de Palomares est en pleno corazn de la cultura de El Argar, la civilizacin urbana ms avanzada sobre territorio europeo hace 4.000 aos. El recorrido histrico del parque arrancara all y acabara con la energa nuclear. Sus responsables quieren que haya un viejo B-52 y, al menos, rplicas de las bombas de plutonio cadas. Pero antes de construir el parque hay que descontaminar el rea.

Ecologistas en Accin pide al Gobierno que descontamine Palomares

El 17 de enero de 1966,un avin nodriza y un bombardero B-52 procedente de la base area de Morn (Sevilla) chocaron durante una maniobra de repostaje en vuelo. El bombardero norteamericano cargado con armamento nuclear sufri un accidente en el que se liberaron cuatro bombas desactivadas que cayeron en el pueblo de Palomares. A dos de ellas se les abri el paracadas y se fren su impacto, pero las otras dos reventaron contra el suelo liberando plutonio radiactivo sobre un rea agrcola muy empobrecida. La nica bomba que cay en el mar llevaba paracadas y no se abri, por lo que el agua no se contamin. Palomares pudo convertirse en Hiroshima. Los paracadas de dos de las bombas fallaron y su explosivo convencional revent al chocar contra el suelo. Por muy poco no hubo un hongo nuclear en Almera. Sin embargo, el plutonio acab espolvoreado por ms de 200 hectreas.

El Centro de Investigaciones Energticas, Medioambientales y Tecnolgicas (Ciemat) ha realizado un informe tcnico en el que se detallan las 60 hectreas afectadas y la intensidad de la radiacin en cada punto. Los terrenos afectados han sido expropiados o arrendados por la Administracin y se encuentran en la actualidad vallados en su totalidad. Para proceder con las tareas de limpieza habra que instalar grandes carpas de baja presin que permitan extraer el plutonio adherido al silicio del suelo. Una vez hecho existe el problema de que en Espaa no hay ningn cementerio nuclear habilitado para almacenar estos residuos.

Casi 45 aos despus de la colisin de los aviones militares estadounidenses, el organismo responsable de su descontaminacin, el Ciemat, est ultimando el plan de limpieza definitiva del enclave.

Espaa no sabe qu hacer con 6.000 metros cbicos de tierra con plutonio. Ni tiene dnde guardarlos ni, de momento, hay voluntarios fuera de nuestras fronteras para hacerse cargo de esta basura radiactiva

Ahora, el plan de rehabilitacin de Palomares, a cuyos detalles ha tenido acceso pblico, pretende dejar la pedana tal y como estaba en 1965. La limpieza durara tres aos, requerira un equipo de apenas 20 personas y costara entre 20 y 30 millones de euros. El dinero no es problema. De hecho, el Ministerio de Ciencia e Innovacin, dentro del tijeretazo a los presupuestos de 2010, recort esa misma cantidad al Ciemat para este ao. Respecto a 2009, el organismo, la antigua Junta de Energa Nuclear franquista, ha pasado de 116 a 86 millones de euros.

El problema es qu hacer con los 6.000 metros cbicos de tierra contaminada a los que, segn el borrador del plan de limpieza, quedar reducido el caso Palomares. En las semanas siguientes al accidente, ms de medio millar de soldados del Ejrcito de EEUU y un centenar de agentes de la Guardia Civil retiraron ms de mil metros cbicos de tierra de la zona cero y los enviaron al almacn de residuos radiactivos de Savannah River, en Carolina del Sur, perteneciente al Departamento de Energa (DOE) estadounidense. Ahora, la cantidad se multiplica por seis y el Gobierno de Barack Obama, de momento , se lava las manos.

En el mes de julio de 2010 una delegacin espaola de 7 personas de nivel institucional medio, se entrevist en Washington con una delegacin americana conformada por 14 personas de alto nivel poltico y ejecutivo. En esa reunin la parte espaola expuso, sin xito, las razones por las cuales los EE UU debera ayudar a limpiar los elementos radioactivos que an permanecen en el territorio espaol en zonas habitadas de la pedana de Palomares y hacerse cargo de los residuos. Los espaoles pusieron sobre la mesa los 6.000 metros cbicos de tierra contaminada y los estadounidenses, conscientes de que las parcelas contaminadas estn bajo control y no representan peligro para la salud humana, miraron para otro lado.

"Fue una discusin muy larga y complicada. Consideramos que lo que toca ahora es un plan de limpieza definitivo. Nuestro objetivo es que el terreno quede disponible para cualquier uso, para construir una casa o para plantar lechugas. Y ellos nos dijeron que no estaban preparados para darnos una respuesta", explicaba el director general del Ciemat, Cayetano Lpez.

Ecologistas en Accin remiti una carta al embajador de EEUU en Espaa para instar al pas norteamericano a que "no eluda su responsabilidad" en las labores de limpieza de las "70 hectreas" de terreno en la pedana de Palomares, en Cuevas del Almanzora (Almera) donde el Centro de Investigaciones Energticas, Medioambientales y Tecnolgicas (Ciemat) detect la presencia de contaminacin radioactiva y, por tanto, "se haga cargo" de la retirada del material.

En el paso previo a la limpieza, la elaboracin en 2008 de un mapa de la radiacin del terreno, EEUU s colabor, "pero cost mucho ms de lo que ellos pusieron", segn Lpez. Cost 10 millones de euros, pero EEUU slo aport 1,6.

Estrategia que se pensaba llevar a cabo con el apoyo americano


El Ciemat envi en primavera el primer borrador del plan al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el organismo que debe dar su visto bueno. En un pleno celebrado el 5 de mayo, el CSN acord aprobar la estrategia de rehabilitacin de Palomares estimando "aceptables" sus propuestas, segn consta en el acta de la reunin. Sin embargo, el proyecto de rehabilitacin definitivo deber completarse" en aspectos como la gestin de los residuos radiactivos y la vigilancia de la radiacin que recibiran los trabajadores y la poblacin al remover las tierras contaminadas. El Ciemat espera tener listas las modificaciones a finales de este ao.

Si el CSN lo aprueba y se desbloquean los alrededor de 25 millones de euros necesarios, la limpieza podra comenzar. Segn el plan, el primer ao estara dedicado a construir carreteras y otras infraestructuras necesarias para llegar a algunos puntos de la sierra en los que se ha acumulado el plutonio. El segundo ao se consagrara a la extraccin de decenas de miles de metros cbicos de tierra, una labor en la que trabajaran unos 20 profesionales seleccionados por la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

Las partculas de plutonio se adhieren a granos de tierra con un determinado tamao. Con las llamadas tcnicas de granulometra, los expertos pueden calcular ese tamao y filtrar el material bruto, compactando el volumen hasta los 6.000 metros cbicos. Durante el tercer ao, y tras la instalacin de sensores, se vigilara la radiactividad del terreno para constatar que no supera los niveles autorizados por el CSN.

Hasta ah llega el plan de limpieza. La tierra con plutonio de Palomares se guardara en bidones en un depsito temporal o en un puerto, a la espera de su traslado en barco o en avin a EEUU. Lpez confa en que suceda as, por las buenas o en los tribunales: "La doctrina genrica que ha ido segregando la Justicia internacional en los ltimos aos es quien contamina, paga".

EEUU colaborar con Espaa

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jimnez, asegur el 25 de enero, que la secretario de Estado de Estado norteamericano, Hillary Clinton, le traslad el firme compromiso de la Casa Blanca de trabajar y colaborar con el Gobierno espaol para encontrar una solucin al problema del suelo contaminado con plutonio en Palomares. Estn a la espera de unos informes tcnicos para enviar despus una delegacin a Espaa para ver sobre el terreno la situacin y de qu manera pueden ayudar, afirm Jimnez.

Espaa quiere que EEUU acceda a llevarse de Palomares la tierra contaminada, ya que Espaa carece de medios para enterrar este tipo de residuos.

Respuesta negativa de EE.UU

La respuesta oficial americana, que afecta a la poblacin civil espaola, lleg hacia mediados del mes de noviembre a Madrid. Se trata de una respuesta muy negativa para los intereses espaoles, pues no se apoyar la retirada del plutonio y el americio que contaminan Palomares a cementerios nucleares americanos. De esta manera, segn la organizacin ecologista, la crisis de Palomares est servida, pues en Espaa no hay ninguna instalacin capaz de recibir las dosis radioactivas detectadas por los recientes estudios del CIEMAT y que demuestran que la zona ha estado permanentemente contaminada desde la explosin de los aviones de combates en la vertical de Palomares el ao 1966.

Ecologistas en Accin denuncia igualmente que en dos ocasiones los representantes de su organizacin han enviado sendas cartas al seor Embajador norteamericano en Espaa sin recibir por parte de l ninguna respuesta. En esos textos se puede verificar que desde hace aos esta organizacin mantiene una presencia y un constante seguimiento activo del problema de descontaminacin. Y aseguran que "como organizacin hemos hecho un serio esfuerzo para no mezclar la imperiosa necesidad de limpiar de una vez las zonas contaminadas, con otras actuaciones propias de la poltica americana en el prximo oriente, o con otros temas de Defensa que afectan a la ciudadana espaola y europea".

Ahora slo queda esperar a las decisiones del gobierno de Espaa para establecer una adecuada poltica de limpieza. Una vez conocidas esas polticas concretas plantearemos al movimiento ecologista europeo considerar el caso de Palomares como un caso muy grave y urgente en el que debe imperar la transparencia y la celeridad en aplicar las soluciones adecuadas, para extraer de suelo espaol y europeo la contaminacin causada por los militares norteamericanos hace ya casi 45 aos atrs.

 

Conceptos relacionados
[Contaminacin de aguas/costas]  [Energa nuclear]  [Impacto]  [Residuos radiactivos

Fuentes:
El Mundo, 17 de febrero de 2010
20 minutos, 10 de septiembre de 2010
El Pas, 10 de septiembre de 2010
Ambientum, 13 de diciembre de 2010
Pblico, 26 de enero de 2011
El Pas, 23 de febrero de 2011
Pblico, 23 de febrero de 2011

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal