Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Agua

Planificacin hidrolgica en Espaa

La poltica del agua

Valencia y Castilla-La Mancha pugnan ante el Ejecutivo por controlar el Jcar (Abril-2010)
Espaa
Valencia y Castilla-La Mancha pugnan ante el Ejecutivo por controlar el Jcar (Abril-2010)

La guerra del agua que la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha libran por el agua del Tajo se ha extendido al Jcar. De forma soterrada -y a veces un tanto delirante-, los dos Ejecutivos autonmicos llevan meses enviando informes al Ministerio de Medio Ambiente para intentar controlar la cuenca ante el nuevo real decreto que debe establecer los lmites de la demarcacin. El enredo es tal que el Gobierno no encuentra salida y ha aplazado sin fecha el nuevo reparto de la cuenca.

El Ejecutivo del socialista Jos Mara Barreda pidi primero que, en cumplimiento de una sentencia del Supremo de 2004, el Gobierno excluya de esta cuenca todos los ros que discurren ntegramente por la Comunidad Valenciana. La sentencia dio la razn a la Fundacin Progreso de Albacete, que consider que el plan de cuenca daba demasiado poder a Valencia. El Supremo fall que los ros que nacen y mueren en una comunidad deben ser gestionados por sta y que eso se debe aplicar al Jcar. El resultado, segn propone Castilla-La Mancha, sera que la actual cuenca, que va de Tarragona a Alicante, quedara dividida en una decena de pequeas cuencas. Del Jcar, del Turia, del Vinalop...

Con una dificultad aadida: muchas de ellas estn interconectadas, ya que el Jcar es el ro ms caudaloso y de l beben Valencia y Sagunto, y dependen miles de hectreas de regados. Su agua llega hasta Alicante a veces por canales centenarios. Con esta propuesta, cada vez que el agua del Jcar saliera hacia otra de las cuencas -por ejemplo, el Turia para abastecimiento- sera considerado un trasvase y en ocasiones habra que indemnizar a los regantes de Albacete. "Slo pedimos que se cumpla la ley y una sentencia del Supremo", explican stos, que defienden las bondades del sistema de control por satlite que aplica la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental para evitar el despilfarro, y cuya eficacia discuten los valencianos.

Al Gobierno valenciano, favorable a una gestin integral, no le interesa encargarse de cauces costeros que slo destacan por las inundaciones tras las gotas fras del otoo. Pero sobre todo es consciente de que puede perder control sobre el Jcar si se reduce su peso territorial en la demarcacin. El Ejecutivo del popular Francisco Camps se ha resistido al cambio de lmites a pesar de que su estatuto de autonoma, como el de Castilla-La Mancha, prev que asuma sus ros.

Ante los informes de Castilla-La Mancha, que incluso intentan desvincular del Jcar la Albufera, el Ejecutivo de Camps ha contraatacado con otros que piden que se asigne a Castilla-La Mancha las cuencas endorreicas (sin salida al mar) de Pozohondo y Los Llanos, entre otras, lo que afectara a la ciudad de Albacete. El resultado sera que en el mapa de los escolares aparecera una nueva cuenca hidrogrfica en la provincia de Albacete sin salida al mar. Un crculo en la meseta.

La guerra se libra ms en los papeles que con declaraciones. "El agua no puede servir para enfrentar comunidades. No queremos abrir una guerra con Castilla-La Mancha aunque estemos en contra de lo que propone", afirman en el Gobierno valenciano. Castilla-La Mancha sostiene que slo quiere que se cumpla la ley y una sentencia que le da la razn.

El Gobierno ve con una mezcla de preocupacin e irona la situacin y el cruce enloquecido de informes, pero no encuentra forma jurdica para arreglarlo. Intent crear la figura de la cuenca compartida, para mantener la unidad de gestin, pero tena un encaje ms que dudoso en la Constitucin. De momento planea mantener al menos relacionadas las cuencas del Turia y del Jcar.

En abril de 2010 la aprobacin en el Congreso de un informe sobre el nuevo Estatuto de Castilla- La Mancha en el que se prev incorporar a su prembulo una reserva hdrica de 4.000 hectmetros cbicos para esta comunidad volvi a reabrir las heridas existentes entre los dirigentes polticos de Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Murcia.

Esta frmula de la reserva hdrica fue presentada en la negociacin existente entre los dos partidos mayoritarios a cambio de suprimir la caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015 incluida en el texto inicial. Esta propuesta, sali adelante con la abstencin de los conservadores que emitieron crticas del tipo no resuelve (esta reserva) ninguno de los problemas que tiene el agua y es una provocacin y choque hacia otras comunidades. Tras la aprobacin del informe y las subsiguientes crticas que le han secundado el vicepresidente de la Generalitat, Juan Cotino, reclam una reunin urgente entre los presidentes de las tres comunidades implicadas para hablar con claridad del agua.

 

Conceptos relacionados
[Demanda de agua]  [Gestin del agua]  [Planificacin Hidrolgica Nacional]  [Poltica del agua

Fuentes:
El Pas, 12 de junio de 2009
Pblico, 9 de abril de 2010

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal