Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Otros temas de inters

Gestin del territorio

Espaa

Nueva Ley de Costas (enero - 2013)
Espaa
Nueva Ley de Costas (enero - 2013)

El pasado 13 de diciembre de 2012, el Proyecto de reforma de la Ley de Costas fue aprobada en el Congreso de los Diputados. PSOE, Izquierda Plural, UpyD, Comproms y ERC presentaron cinco enmiendas que fueron tumbadas por el voto mayoritario del PP.

La Ley de Costas tiene en teora estas finalidades:

Realizar el deslinde entre propiedad privada y el dominio pblico martimo-terrestre.
Garantizar el uso pblico del mar, de su ribera y del resto del dominio pblico martimo-terrestre.
Conseguir y mantener un adecuado nivel de calidad de las aguas y de la ribera del mar.

En teora, porque la nueva reforma modifica el deslinde histrico del litoral y favorece la privatizacin del dominio pblico martimo-terrestre. A causa de sto se reduce el uso del dominio pblico y se aumenta la probabilidad de contaminacin del mar y de las playas.

La Ley de Costas de 1988 siempre ha tenido que lidiar con la situacin de las construcciones previas a esa fecha y con la imparable presin urbanstica del sector inmobiliario. Estos factores la han convertido en una ley dbil y maleable. Adems, desde hace aos, las administraciones han utilizado criterios dispares para calificar las propiedades y marcar los deslindes. Jos Ortega, portavoz de la plataforma nacional de afectados por la Ley de Costas, denuncia la aplicacin arbitraria de la norma que el Gobierno utiliza e su propio beneficio y aplicndola con carcter retroactivo, a pesar de estar prohibido por la Constitucin.

Sirva de ejemplo el rea residencial Los Arenales del Sol (Elche), 19 torres de apartamentos que se hicieron encima de una duna y que ahora se quieren derribar. Caso contrario es el Parador Luis Vives, edificio oficial levantado sobre una duna sobre el que Gobierno no dice nada. Tampoco se ha metido nadie con las torres de Marina DOr, pantallas arquitectnicas prohibidas en la Ley de Costas.

El Gobierno podra haber aprovechado la crisis inmobiliaria y la consecuente reduccin de la presin urbanstica sobre el litoral para aplicar la ley en todo su contenido o de forma ms igualitaria, pero da la impresin de que lo que ha hecho es aprovechar esta ocasin para debilitarla y favorecer intereses particulares. Al menos esa es la opinin general de los medios de comunicacin.

La nueva reforma de la Ley de Costas introduce cambios significativos en en dos factores clave: en el aumento de prrroga de las concesiones y en la limitacin de la definicin de dominio pblico martimo-terrestre. En primer lugar, la mayora de concesiones vigentes para establecimientos, comercios o propiedades en dominio pblico martimo-terrestre caducaban en 2018. Mediante la nueva ley todas estas propiedades pueden optar a una prrroga de 75 aos.

Es decir, los antiguos propietarios acceden a estas largusimas concesiones sin previo paso por un concurso, lo que equivale a decir que el Gobierno, en vez de analizar cada caso y demoler los que infrinjan la Ley de Costas, lo que hace es lavarse las manos. No est claro cul es el criterio para establecer 75 aos, perodo excede de sobra cualquier previsin de amortizacin financiera y tecnolgica.

En segundo lugar, la reforma limita la definicin de dominio pblico martimo-terrestre y urge a su revisin si no se han cumplido unos criterios bastante difciles de comprobar. Para determinar el deslinde en la Ley originaria se utiliz como referencia el nivel del mar durante los mayores temporales conocidos. A partir de ese lmite en la mayora de los casos se trazaron 100 metros de dominio pblico. A partir de ahora se insta a revisar esos lmites en los lugares donde el temporal no haya alcanzado esa marca 5 veces en los ltimos 10 aos. No obstante, no existe un registro fiable del nivel que alcanz el mar en todos los temporales en los ltimos 10 aos.

La nueva Ley adems modifica la inclusin de las dunas en el dominio pblico. Anteriormente se incluan todas las dunas excepto las ya fijadas por la vegetacin que no tenan influencia en la contencin de la playa. Ahora la definicin es ms laxa y excluye adems dunas artificiales y muertas. De este modo, toda duna que no contribuya a la estabilidad y defensa de la playa podr ser urbanizable. Este criterio es ms subjetivo.

La nueva Ley tambin exime del dominio pblico a los terrenos que puedan ser inundados artificial y controladamente para cultivos marinos y salinas. Esto terrenos normalmente se inundan naturalmente a causa de las mareas y siempre se han explotado en rgimen de concesin. Segn la opinin general, la ley en este aspecto no es ms que un favor a ciertas personas bien relacionadas con los crculos del poder. Para los que quieran investigar ms, Greenpeace a realizado un interesante informe sobre las conexiones entre polticos y grandes empresarios a los que favorecen las reformas de la Ley de Costas.

En Formentera, uno de los litorales mejor conservados de Espaa, se aplicar un criterio diferente de dominio pblico, ms laxo, "con carcter excepcional y debido a la especial configuracin de la isla". El deslinde no llegar all hasta donde alcanzan los mayores temporales conocidos sino los ordinarios. Medio Ambiente considera que es un caso nico y que si aplicara la ley vigente la mayora de los habitantes de la isla pasaran a ser concesionarios. Adems, en las ras se podr aplicar una servidumbre de proteccin menor, de 20 metros en lugar de los 100 establecidos para aquellos suelos que no eran urbanos en 2011. As salva ncleos rurales gallegos como los de Marin.

Sin embargo, lo que ms ha sorprendido de la nueva Ley es la exclusin del dominio pblico de diez ncleos de poblacin que suman 10.000 viviendas y entre los que se encuentran El Palo (Mlaga), las viviendas de Oliva en Valencia o la marina de Empuriabrava. Si bien es consecuente que el Gobierno regularice la situacin de estos enclaves, lo que no puede hacer es utilizar criterios cuestionables para ello. Desde 1988 han sido numerosas las demoliciones de ncleos poblacionales que infringan la normativa. Adems en la actualidad existen otros muchos que se asemejan en condiciones a los "indultados". No est claro porqu el Gobierno ha elegido esos y no otros.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, opin que la reforma de la ley da "seguridad jurdica" y no desprotege el litoral, que es "un activo a conservar": "No se va a poner un ladrillo ms, pero s se va a poder reparar y mejorar lo que ya existe". Sobre los diez enclaves elegidos, los califica como "ncleos tradicionales a los que no se le haba dado respuesta" adecuada. Cabe la pregunta de qu tipo de seguridad jurdica se consigue con esta reforma si se debilita la definicin de dominio pblico martimo-terrestre y se permite la construccin sobre unos criterios ms subjetivos. Tambin nos preguntamos si la reforma protege ms el litoral si favorece la privatizacin y reduce los deslindes. Finalmente, existe la duda sobre si de verdad no se va a poner un ladrillo ms sobre el dominio pblico martimo-terrestre.

 

Conceptos relacionados
[Gestin del territorio]  [Poltica del agua

Fuentes:
El Pas, 28 de marzo de 2008
El Pas, 27 de agosto de 2009
ElPais.com 14/07/2012
ElPais.com 05/10/2012
ElPais.com 16/11/2012
levante-emv.com 13/12/2012
periodistas-es.org 19/12/2012
greenpeace.org 19/12/2012
20minutos.es 20/12/2012
diariodeibiza.es 28/12/2012
ecoticias.com 31/12/2012

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal