Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Energa fsil

Gas natural

Gas natural en Espaa: crece la dependencia del gas argelino (Febrero-2011)
Espaa
 Gas natural en Espaa: crece la dependencia del gas argelino (Febrero-2011)

Han sido necesarios diez aos para que Medgaz, una de las obras de ingeniera ms ambiciosas y caras dirigidas al suministro de gas natural en Espaa, cobrase forma. Todo est listo para que comience a inyectar combustible en el gasoducto, que nace en la rica regin argelina de Beni Saf, se zambulle en el mar Mediterrneo hasta una profundidad de ms de 2.000 metros, recorre 210 kilmetros bajo el agua y regresa a la superficie en la costa almeriense.

Dentro de unas semanas el consorcio propietario de las instalaciones, abanderado por la empresa estatal Sonatrach, a la que acompaan Iberdrola, Cepsa, Endesa y GDF Suez, pondrn en marcha las instalaciones. An no hay fechas y las empresas no hablan de contratos de suministro debido a la inquietud que crea la frgil situacin del rgimen argelino, sumido en el oleaje de revueltas que ha arrollado a los gobiernos de Tnez y Egipto.

Para Espaa, a diferencia de los pases anteriores, Argelia es un socio comercial de primer orden, sobre todo por su papel como exportador de energa. Del total del abastecimiento de gas natural que Espaa consumi en 2010, el 30% procedi del pas presidido por Abdelaziz Buteflika. Una relacin de dependencia que la puesta en marcha de Medgaz podra elevar hasta el 45%, segn las previsiones de la Comisin Nacional de la Energa (CNE).

Los propietarios del gasoducto son ms optimistas. En un informe fechado en 2009, se estima que durante este ao el gas argelino se aduear de un porcentaje mayor al 48% del aprovisionamiento espaol. Todo ello bajo la tutela del emporio estatal Sonatrach, propietario absoluto del suministro.

Argel ha planificado el movimiento de manera cuidadosa, de modo que esa situacin de predominio en el marcado espaol no choque con las trabas legales para impedir la excesiva dependencia comercial y energtica, que en la actualidad establece un lmite del 50% de importaciones procedentes de un mismo pas.

El pas magreb ha sido, histricamente, un socio privilegiado. De hecho, en 1998 representaba un 64% de los abastecimientos totales de gas, un porcentaje que paulatinamente fue descendiendo hasta reducirse a la mitad. Pero Medgaz ha roto esa tendencia. A corto y medio plazo, el gasoducto supone un estmulo que, segn la CNE, har que el combustible argelino se dispare gradualmente hasta 2014.

Durante todos esos aos, la relacin no ha estado exenta de momentos agridulces, especialmente en el plano empresarial. Gas Natural Fenosa mantiene abierto un encarnizado litigio con Sonatrach por los precios del gas de 2007 a 2009. Las compaas espaolas confan en la capacidad con que Argel ha sido capaz de desligar la violencia y la inestabilidad con su comercializacin de los recursos naturales y de la energa, una especie de prioridad intocable, firme, a la que se preserva de toda perturbacin poltica, como se ha puesto de relieve con la guerra civil latente que las autoridades libran con los grupos islamistas, segn fuentes empresariales. Una crisis que, hasta ahora, nunca ha amargado con poner en peligro las inversiones o provocar cancelaciones de suministros.

Por su importancia estratgica en Espaa, convendra reflexionar sobre las aspiraciones de la sociedad argelina, sin pensar solamente en el gas, combustible que no dej de influir ni siquiera en los peores momentos de la guerra civil. Precisamente porque Argelia atraves ya el infierno integrista en su primer intento fallido de apertura democrtica, es ms necesario que nunca que Espaa contribuyera a que prevalezcan las fuerzas democrticas de esa Argelia joven que espera un futuro mejor para su pas, lejos del fanatismo religioso y del inmovilismo totalitario.

Datos a agosto de 2010

El consumo de gas natural se ha duplicado en los ltimos seis aos en Espaa y ya supone el 17,8% del consumo de energa primaria.

Este ritmo de crecimiento es muy superior al de los restantes miembros de la UE. En el 2005, la demanda espaola creci un 17,6% y la media de los 25 pases de la Unin se qued en el 1,9%. El crecimiento del consumo en Espaa de estos aos se ha debido a la entrada en funcionamiento de 31 centrales de ciclo combinado que ha disparado el consumo. No obstante, el consumo espaol an est lejos de la media europea y, dadas las ventajas estratgicas y medioambientales del gas, es necesario seguir impulsando este sector. Las razones para seguir apostando por el gas natural son numerosas:

- Los rendimientos energticos de las centrales de ciclo combinado con gas natural son del orden del 60%, frente al 30% o 35% de las convencionales. Esto contribuye a mejorar la eficiencia energtica global del pas.

- El gas natural facilita el logro de los objetivos de Kioto, emite menos CO2 por calora que el resto de los combustibles.

- Mientras las reservas probadas de crudo estn bajando, las de gas continan creciendo: en el 2000 eran de 159,5 billones de m3 y en 2004 de 201,2 billones.

- Las reservas de crudo estn concentradas, sobre todo en Oriente Medio, mientras que las de gas estn distribuidas en todo el planeta y los pases productores no han formado por ahora "carteles" para eludir la libre competencia.

Instalaciones actuales

Los nicos yacimientos de cierta importancia, Serrablo y Gaviota, ya se han agotado y se utilizan ahora como depsitos estratgicos. Pero tanto las infraestructuras de recepcin de gas licuado (GNL), como las de transporte dentro de la Pennsula, estn experimentando tal impulso que la situacin cambia notablemente de ao en ao.

Dado que la produccin nacional se limita a los pequeos yacimientos de Poseidn, Marismas y Palancares, los puntos de entrada son, por un lado, las plantas de regastificacin de GNL y, por otro, los gasoductos internacionales.

Al estar la Pennsula muy alejada de los pases productores, ms de la mitad (65,3% en 2005) del gas llega en forma lquida, a -160C, transportado en grandes buques metaneros. El contenido de estos buques se descarga y vaporiza en las plantas de regasificacin. Espaa es el lder europeo en este tipo de plantas, hay 7 en la Pennsula de un total de 13 en toda Europa.

El gas en forma gaseosa que llega en gasoducto proviene de Noruega a travs de la conexin Lacq-Calahorra el 6,3% y de Argelia a travs del estrecho de Gibraltar el 28,3%. El resto del gas se importa en forma lquida (GNL) de Argelia el 15,5%, de Pases del golfo el 19,4%, de Nigeria el 14,8% y de Egipto el 10,5%.

A finales de 2006, la red espaola operada por ENEGAS, estaba integrada por 7.533 km de gasoductos de alta presin (entre 72 y 80 bar). De dicha cantidad, 6.706 km corresponden a los gasoductos principales y 827 km a ramales en alta presin.

Desarrollo de proyectos a 2010

Espaa ha puesto en marcha la construccin de su gran reserva estratgica de gas para evitar apagones en caso de que haya problema en el gasoducto de Argelia o en los buques que traen el combustible. La empresa ACS lidera el consorcio que va a perforar el lecho marino a 21 kilmetros del delta del Ebro con una inversin de 1.300 millones de euros.

Las perforaciones submarinas convertirn el yacimiento petrolfero de Amposta, abandonado a mediados de los ochenta, en el flamante depsito de gas Castor. Los trabajos aprovecharn la formacin geolgica que contuvo el crudo para reconvertir esa cavidad en un tanque de gas natural con capacidad para 1.300 millones de metros cbicos -lo que Espaa tarda cerca de 12 das en consumir-, ubicado unos 1.750 metros bajo el lecho marino.

El acondicionamiento bajo el mar convierte esta infraestructura en la ms cara de los depsitos construidos hasta el momento -unos 1.300 millones de euros- y tan compleja que el promotor del proyecto, Escal UGS -participada por el grupo espaol ACS (66%) y la sociedad canadiense CPL (33%)-, ha contratado la segunda gra flotante ms grande del mundo para ensamblar la plataforma de perforacin. Un gigante de casi cien metros de altura que a las seis de la maana de ayer qued acoplado al suelo marino, a 92 metros de profundidad, y dispuesto sobre el antiguo yacimiento. Todo listo para horadar.

La localizacin del depsito viene condicionada por la formacin geolgica del antiguo yacimiento, del que ya se extrajeron unos 56 millones de barriles de crudo y que supone un recinto ideal y seguro -pese a los recelos de los ecologistas- para acumular gas, segn los expertos. "Como hubo petrleo all se conoce muy bien la geologa del terreno y no debe haber fugas", seala Jos Luis Larrea, vicepresidente del Colegio de Gelogos.

El presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, insiste en que no hay peligro en el almacn: "Hemos cumplido todos los trmites ambientales que ha reclamado la Administracin". "El otro depsito submarino de Espaa (frente a las costas de Vizcaya) se encuentra en una zona designada reserva de la biosfera. Y no ha habido problemas", pone como ejemplo.

La plataforma emplear 18 meses para perforar ocho pozos que ejercern de nudo umbilical con que el depsito recibir y bombear gas. Tambin abrir otros cuatro pozos destinados a tareas de control. Estos quedarn unidos a tierra a travs de un gasoducto de 30 kilmetros de longitud, ocho de ellos subterrneos hasta alcanzar el almacn ubicado en Vinars (Castelln). Desde all se inyectar o captar suministro procedente de cualquiera de los gasoductos del pas. La previsin es que entre en funcionamiento en primavera de 2012.

Los depsitos de gas son una prioridad en toda Europa. El Castor fue declarado de urgencia por el Consejo de Ministros en 2006. Espaa importa prcticamente el 100% del gas que consume y con ese gas se genera un tercio de la electricidad. Aunque Espaa tiene diversificado su abastecimiento -el 21% viene por el gasoducto de Argelia y el resto en barcos desde Noruega, Nigeria o Libia- toda Europa intenta aumentar su seguridad de suministro para evitar apagones.

En diciembre de 2004, una avera en el gasoducto desde Argelia, unida a un temporal que impeda llegar a los buques metaneros, puso a Espaa al borde del apagn y Enagas tuvo que cortar el suministro a las grandes empresas para que no se cayera la red. La ley obliga a contar con reservas para 35 das, pero Industria quiere elevar ese umbral.

Adems del yacimiento Castor y la ampliacin de La Gaviota, est en proyecto un almacn en Yela (Guadalajara). En este caso el gas se almacenar en un acufero, lo que requiere ms complejidad. La ventaja es que est cerca de Madrid.
El gas ha sido, junto con las renovables, la gran apuesta elctrica de Espaa. Desde 2002 se han instalado 22.370 megavatios de centrales de gas, la potencia de 22 reactores nucleares. Pero con la cada de la demanda elctrica, las centrales funcionan mucho menos de lo calculado (3.500 horas en 2009 frente a una previsin de 5.000. Y el tiempo va en descenso por el auge de las renovables).
Por eso el diputado de ICV, Joan Herrera, critica. "Es un error. Habra que reconsiderar este tipo de instalaciones porque la previsin de consumo de gas est por encima de la realidad. No considera factores como el descenso de consumo por la crisis", razona. "Instalarla tan cerca del delta, una zona protegida, tampoco parece razonable. Los estudios ambientales se han hecho demasiado deprisa", aade Herrera.

Bajo el casco de Berln

El almacn de gas Castor ha generado protestas en los municipios vecinos. Josep Manel Mart, concejal de Urbanismo de Alcanar (Tarragona, 11.000 habitantes) critica: "El almacn queda a tiro de piedra de la escuela del pueblo y Vinars estar a ms de ocho kilmetros de donde se emitirn gases". Sin embargo, la tcnica de los almacenes de gas es muy conocida. Segn Enagas, "existen 6.267 almacenamientos subterrneos en el mundo; 81 de los cuales son en acuferos salados profundos, incluido uno bajo el casco urbano de Berln".

Datos a 2007


La Secretara General de la Energa public, con fecha de marzo de 2006, la revisin de planificacin energtica para el periodo 2005-2011. En ella se prevn nuevos proyectos de infraestructuras gasistas, basndose en un incremento medio anual acumulado del 5,16%. Entre los proyectos, el ms notable es el gasoducto Medgaz, que unir directamente la Pennsula con los campos argelinos de gas, cruzando el mediterrneo por zonas de ms de 2.000 metros de profundidad. Para integrar este nuevo gasoducto se construir un gasoducto Almera-Lorca de aproximadamente 120 km de longitud y 42 pulgadas de dimetros, y otro de Lorca-Chinchilla de aproximadamente 170 km de longitud y 42 pulgadas de dimetro.

Enegas ya ha iniciado el proyecto de tendido de un gasoducto submarino para alimentar las islas de Mallorca e Ibiza desde Denia. Tambin se establecern nuevos puntos de interconexin del sistema gasista con la red de transporte francesa, y a travs de ella, con las redes del norte de Europa: (i) un gasoducto desde Figueras a la frontera francesa de unos 25 km de longitud, (ii) una conexin por Irn con un dimetro de 26 pulgadas, (iii) una duplicacin del gasoducto Vergar-Irn que ampliar la capacidad efectiva de esta conexin internacional, (iv) ampliacin de la capacidad de la conexin con Francia por Larrau desde la capacidad actual de 2,5 bcms (billion cubis metres billones de metros cbicos) anuales a 5 bcms en 2008.

En julio de 2007, tras las conversaciones del titular de Industria, Joan Clos, con el ministro argelino de Energa, Chakib Kheli, este ltimo accedi a que la Sonatrach (la empresa gasfera argelina) ceda el 10% del Medgaz a la espaola Gas Natural. El nuevo gasoducto partir de Beni Saf y, tras recorrer 200 km sumergido en el Mediterrneo, desembocar en Almera. Cuando empiece a funcionar, en 2009, transportar 8.000 millones de metros cbicos de gas al ao.

Otro aspecto destacable son los proyectos para la gasificacin de las islas Canarias mediante la construccin de sendas plantas de regasificacin de GNL en Gran Canaria y Tenerife. Adems, se construir la planta de regasificacin de Asturgas en el puerto del Museo, en Asturias en 2007.

 

Conceptos relacionados
[Gas natural]  [Combustibles fsiles

Fuentes:
Revista Ingeniera Qumica, N 444, ao XXXIX, febrero de 2007
El Pas, 30 julio de 2007
El Pas, agosto 2010
ABC, 15 de febrero de 2011

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal