Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Otros temas de inters

Gestin del territorio: incendios y catstrofes

Catstrofes

Desastres ecolgicos provocados por la deficiente gestin forestal (Marzo-2007)
Galicia
Desastres ecolgicos provocados por la deficiente gestin forestal (Marzo-2007)

Segn Miguel ngel Alcaraz, profesor de investigacin del CSIC en el Centro Mediterrneo de Investigaciones Marinas y ambientales, las cenizas contienen productos no solubles que al juntarse con grandes cantidades de agua forman lodos finos que por escorrenta llegan a los ros y se depositan en las playas.

As mismo, Uxo Labarta, cientfico del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, afirma que el problema es que se han juntado las lluvias ms fuertes en 30 aos con unos montes desprotegidos y no fijados por cubierta vegetal. Lo que conlleva a su vez a un estado de sobreerosin del suelo, impidiendo la recuperacin de la vegetacin, debido a las alteraciones qumicas producidas por los elementos que el agua transporta en disolucin, al arrastre de materiales y a su vez, a la prdida de semillas y esporas presentes en los suelos.

La acumulacin de lodos en la costa ha llegado a alcanzar niveles de incluso ms de metro y medio, causando la muerte de gran variedad de especies, como el berberecho o la almeja fina. Pero la muerte del marisco que vive enterrado en la zona intermareal, adems de deberse a su incapacidad para respirar por la fina granulometra de los lodos y arcillas, se debe a su vez al descenso de la salinidad provocado por estas sustancias, que ha pasado de 35 partes por mil a 20.

No podemos atribuir las causas de todos estos desastres a la lluvia. Cierto es que ha arrastrado los lodos hasta la playa, pero no hemos de confundir las consecuencias con las causas, y as, con los grandes desencadenantes de estos conflictos.

Actualmente, en Galicia, los incendios son un problema de dimensiones catastrficas, pero no siempre fue as. Desde 1940 se ha venido cambiando el uso del suelo; el uso tradicional y diversificado del monte (ganadera y agricultura) ha sido reemplazado por un uso uniforme e industrial (cultivos madereros para tableros, pasta de celulosa y madera de sierra). Hoy por hoy, ms de un tercio de la superficie de Galicia posee especies arbreas forneas procedentes de repoblacin de especies pirfitas (amantes del fuego) como los pinos y eucaliptos, cuyas poblaciones persisten o amplan su territorio tras el fuego.

Por tanto, la alta frecuencia de incendios se debe, en parte, a que en los montes gallegos se ha eliminado gran parte de la vegetacin autctona (robles, castaos y otras especies caducifolias), sustituyndola por grandes repoblaciones monoespecficas que constituyen un combustible altamente inflamable por su rpida capacidad de combustin y propagacin del fuego. Los montes con grandes superficies repobladas por estas especies y en los que estos rboles tienen mayor altura (la propagacin del fuego es mayor) son los ms susceptibles frente a incendios.

Adems, hay que aadir que los impactos provocados por los incendios, en especial la erosin, aumentan la sensibilidad al fuego.

La solucin para evitar esto pasa por sustituir los monocultivos de eucaliptos por plantaciones de frondosas autctonas para la produccin de madera y la regeneracin ambiental, convertir los pinares en cultivos mixtos y fragmentar los extensos cultivos propensos al fuego mediante rodales de vegetacin resistente. Es importante la presencia de rboles caducifolios ms resistentes al fuego, tales como los robles o castaos, y de rboles de hoja perenne que se regeneren bien tras los incendios, como el madroo o el alcornoque. Las tcnicas han de promover la diversidad ecolgica para hacer frente al fuego.

Adems, para que las actuaciones sean eficientes, no pueden realizarse de forma aislada, sino dentro de un proyecto global de restauracin. Segn Javier Montalvo, profesor de ecologa de la Universidad de Vigo, la mayora de las actuaciones de restauracin se hacen sin un conocimiento ecolgico adecuado. A veces son perjudiciales, desencadenando procesos erosivos. No consiste en realizar simples repoblaciones de especies arbreas. Las actuaciones se ejecutan a menudo tarde, mal planificadas e ignorando los riesgos de degradacin, la vegetacin idnea a implantar o la opinin de los propietarios. Construir depsitos de agua para incendios, plantar pinos o seleccionar brotes de eucaliptos en reas quemadas de Galicia no es restaurar, es gastar dinero pblico de forma ineficaz.

Para evitar los conflictos mencionados, algunas de las medidas que podran tomarse son las siguientes: la combinacin de usos y funciones que recreen un paisaje ms estable y diverso. El impulso del aprovechamiento de la biomasa de matorrales, de la madera y de residuos vegetales para fines energticos y para la produccin de compost. El uso moderno de la ganadera extensiva para crear prados y montes ms cuidados, el uso de quemas controladas para prevenir daos, la restauracin del bosque autctono y la revalorizacin de su potencial turstico y recreativo, la eliminacin del eucalipto del paisaje gallego y la plantacin de cultivos arbreos sostenibles, ms rentables y ms resistentes al fuego, tales como el castao o el cerezo, para cuya actuacin podran promoverse deducciones fiscales por la inversin en estas plantaciones, tal y como se hace en Francia.

As, se podra estar obteniendo un paisaje alternativo y ms viable de cara a un futuro, adems de con una mayor rentabilidad y sin los problemas actuales provocados por los incendios.

 

Conceptos relacionados
[Gestin del territorio]  [Incendios forestales

Fuentes:
El Mundo, Natura, N 8, noviembre 2006
Tecnoambiente, N 171, ao XVII-2007

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal