Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Otros temas de inters

Alimentacin

Seguridad alimentaria

Cerco a las sustancias txicas persistentes (Enero-2010)
Espaa
Cerco a las sustancias txicas persistentes  (Enero-2010)

El Consejo de Ministros aprob el 7 de febrero de 2007 el plan para poner en prctica el Convenio de Estocolmo sobre contaminantes txicos persistentes (CTP).

Que los contaminantes persistentes desaparezcan de nuestras vidas es un reto tanto o ms fabuloso que controlar el cambio climtico, como pretende el Protocolo de Kioto, y nos afecta muy directamente.

Los CTP se conocen asimismo como contaminantes orgnicos persistentes (COP o pops, segn sus siglas en ingls). Son enormemente resistentes a la degradacin, persisiten en nuestros organismos hasta entre 10 y 30 aos, esto significa que una mujer que de joven o nia consumi alimentos contaminantes (con concentraciones de hexaclorobenceno, lindano, DDT, policlorobifenilos (PCB) y dioxinas) es hbil para transmitir estos componentes a sus hijos.

Varios de los 12 contaminantes que se propone eliminar el Convenio de Estocolmo entraron de forma generalizada en la cadena alimentaria hace ms de 50 aos. Expulsarlos de ella es tarea a la que el Plan Nacional de Aplicacin quiere ayudar.

Aunque generalmente no tengan gusto ni olor, aunque sean tan invisibles en algunos medios de comunicacin, aunque se encuentren en concentraciones tan bajas en el imaginario colectivo, los contaminantes txicos persistentes constituyen un riesgo real para la salud humana y el medio ambiente. Con productos altamente txicos estn mermando nuestra calidad de vida: contribuyen a causar efectos como infertilidad y malformaciones congnitas, trastornos del aprendizaje, hipotiroidismo y otras enfermedades endocrinas, inmunodepresin, alergias y sus trastornos asociados, sndromes de fatiga crnica y de hipersensibilidad qumica, alteraciones epigenticas y cambios en la expresin gnica, promocin de cnceres, diabetes o algunas de las enfermedades mal llamadas degenerativas (Parkinson, Alzheimer).

Hay bastantes incgnitas sobre lo que ha ocurrido en el pasado. En los pacientes con cncer de pncreas, por ejemplo, se observa una correlacin muy alta entre las concentraciones sanguneas de hexaclorobenceno y de beta-hexaclorociclohexano (ambos incluidos en el Convenio de Estocolmo).

Se sospecha que casi todas las personas en el mundo estn contaminadas por estos compuestos persistentes y voltiles, pero muy pocos pases disponen de datos para valorar su influencia en la salud. En Espaa faltaban, pero desde el 21 de agosto se dispone de una primera imagen del nivel de contaminacin interna en la poblacin. Proviene de un informe del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalua sobre los niveles de COP en sangre en una muestra de 919 personas. Y qu muestra? Que todas las personas estn contaminadas por al menos tres de los 19 compuestos analizados.

El informe confirma que "los niveles de COP aumentan con los aos", destaca Miquel Porta, catedrtico de Salud Pblica en la Universidad Autnoma de Barcelona y director del informe. Para este investigador, los COP representan "un riesgo real para la salud humana".
Aunque es complejo demostrarlo, "contribuyen a causar una parte importante de las patologas que ms afectan a las personas mayores, desde la diabetes a ciertos tipos de cncer".

Otro dato relevante del informe es que las personas con sobrepeso tienen mayores niveles de estos compuestos que las de peso normal. Esto se explica, segn Porta, porque los COP tienen afinidad por la grasa y se almacenan en el tejido adiposo.

Muchos de estos compuestos se usaron masivamente desde mediados del siglo XX hasta su prohibicin en la dcada de los ochenta, pero siguen detectndose en recin nacidos porque se transmiten de madre a hijo.

En 2007 un equipo del Hospital Universitario San Cecilio, en Granada, ha analizado el contenido de 150 placentas de mujeres que han dado a luz y que viven en el sur de Espaa, una zona que contiene la mayor concentracin de invernaderos agrcolas de Europa. Los resultados obtenidos indican que cada placenta contiene al menos ocho tipos de pesticidas diferentes.

El ms frecuente es un metabolito del DDT, el p,p-DDE, que est presente en el 96% de las placentas analizadas. Se trata de algo sorprendente, al menos en apariencia, ya que hace dcadas que el uso del DDT est prohibido en Espaa. Otros pesticidas muy frecuentes son el endosulfan-diol y el lindano, presentes respectivamente en el 77% y el 74% de las muestras.

En 2009, el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalua ha elaborado un informe sobre los niveles de COP en sangre en una muestra de 919 personas, mostrando que todas las personas estn contaminadas por al menos 3 de los 19 compuestos analizados (seleccionados por sus usos histricos en la agricultura y la industria). El informe confirma que los niveles de COP aumentan con los aos, destaca Miguel Porta, catedrtico de Salud Pblica en la Universidad Autnoma de Barcelona y director del informe.

Otro dato relevante del informe es que las personas con sobrepeso tienen mayores niveles de estos compuestos que las de peso normal, debido segn Porta a que los COP tienen afinidad por la grasa y se almacena en el tejido adiposo. Hay tambin diferencias por clases sociales y niveles de estudios, pero su interpretacin an no est elaborada.

Entre los compuestos estudiados se encuentran el plaguicida DDT y su compuesto de degradacin DDE; el pesticida HCB o hexaclorobenceno y cuatro policlorobifenilos, unas sustancias utilizadas como aislantes elctricos. El DDE y el PCB 180 estn en todas las muestras de sangre analizadas, y 8 compuestos se han detectado en el 85%.

Porta aade que evitar la obesidad y el consumo desmedido de grasas son aconsejables, pero individualmente poco podemos hacer aparte de apoyar las polticas de vigilancia y control de estos compuestos.

Nuestra contaminacin interna. Concentraciones de CTP en la poblacin espaola

Adems, recientemente Porta ha editado un libro, junto con otros dos colegas investigadores, llamado Nuestra contaminacin interna. Concentraciones de CTP en la poblacin espaola.

En la siguiente entrevista a Porta se sintetiza el panorama espaol frente a este tipo de compuestos as como el papel de ciudadano de a pie.

-Los compuestos txicos persistentes (CTP) de los que se habla en el libro llevan mucho tiempo en y entre nosotros?

Muchos de ellos no haban contaminado la cadena alimentaria hace cien aos ni la especie humana de la manera que ahora lo hacen. Anteriormente haba otros compuestos qumicos ambientales txicos, tales como el plomo o el mercurio pero no haban contaminado la cadena alimentaria y la especie humana de esta forma generalizada.

-Cules son los compuestos txicos persistentes ms habituales en la poblacin?

- Con ms frecuencia, los plaguicidas: el DDT y su principal producto de degradacin, el DDE. Tambin el hexaclorobenceno (usado como pesticida) y el lindano (plaguicida). Entre los industriales, destacara los PCB (policloro bifeniles), como aislantes elctricos y otros usos cotidianos.

-Cul es la principal va de entrada de los CTP en el cuerpo humano?

-Los alimentos y, en concreto, la parte grasa de estos alimentos. Porque los CTP son extraordinariamente lipoflicos, y se disuelven muy bien en las grasas. Adems el organismo humano, a travs de los riones, no los puede excretar, y los vamos acumulando lentamente a lo largo de nuestra vida.

-As que, para no acumular CTP, qu puede hacer el ciudadano? Comer menos grasas?

-Bueno, comer menos grasas siempre es una buena idea; no hay ninguna razn positiva para comer ms.

-Vamos a peor en esto? Seguimos acumulando CTP?

-En el caso de algunos compuestos estamos estancados a la hora de reducir su concentracin; en otros, empeoramos porque estn entrando en la cadena alimentaria y, en otros, hemos ido discretamente a mejor. Creo que hemos ido a mejor con demasiada lentitud y que hay comunidades autnomas que no hacen suficientes controles de la contaminacin qumica de las alimentos.

-Hay excepciones en positivo?

-Algunas de las excepciones son Catalua o el Pas Vasco. En esta ltima comunidad se hacen estudios de dieta total. Se coge una muestra representativa de lo que habra en una cesta de la compra tpica, se analizan los alimentos y se mira si tienen CTP.

-Se puede saber cundo exactamente se contamin el alimento?

-Bueno, el principal problema es que estos compuestos tan persistentes tambin se detectan habitualmente ya en el pienso que comen los animales.

-Visto lo visto: en este eslabn de la cadena tambin faltan controles?

-En Europa se hacen analticas sobre la contaminacin qumica del pienso y se intenta controlar, pero creo que hay que controlar todos los eslabones de la cadena alimentaria: desde el pienso hasta el producto que llega al consumidor. Hay poca informacin disponible sobre qu controles hacen las autoridades en ganadera y qu controles hacen las grandes distribuidoras de alimentos. Porque estoy seguro que los hacen, y no siempre los dan a conocer.

-O sea que en esto tambin se hace la vista gorda?

-No, lo que pasa es que a veces el consumidor an no reclama esta informacin. Yo estoy convencido de que las autoridades y las empresas responden ms a lo que lo que el consumidor pide de lo que muchos ciudadanos creen. El consumidor tiene ms poder del que a veces ejerce.

-Qu informacin habra que dar?

-Pues estos son los alimentos analizados y estas las concentraciones de CTP.

-Se ha demostrado que hay correlacin entre determinadas concentraciones de CTP en una zona y una mayor prevalencia de algunas enfermedades, como cncer o diabetes?

-Hay un cuerpo de conocimiento importante, aunque no suficiente. Est demostrado que las dioxinas son carcinognicas. Tambin hay estudios que indican que estos compuestos aumentan el riego de linfoma no-Hodgkin (LNH), etc. Otros que demuestran que la diabetes es ms frecuente en lugares donde hay mayor concentracin de estos compuestos.

 

Conceptos relacionados
[Alimentos]  [Agricultura]  [Salud

Fuentes:
Ecoticias.com, 21 de agosto de 2009
El Pas, 23 y 30 de enero de 2007
El Pas, 30 de junio de 2009
ABC, 22 DE enero de 2010

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal