Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Energa nuclear

Centrales nucleares

La Central Nuclear de Garoa (Abril-2014)
Castilla y Len
La Central Nuclear de Garoa (Abril-2014)

Situacin actual

Los reactores de Garoa se desconectaron de la red elctrica el 16 de diciembre de 2012. Nuclenor cumpli los requisitos exigidos por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para la puesta a punto del desmantelamiento. Iberdrola y Endesa solo se iban a plantear su decisin de cierre si se modificaba la nueva fiscalidad energtica, que entr en vigor el 1 de enero de 2013. Los nuevos impuestos que hubiese tenido que pagar la central hasta el 6 de julio de 2013, la fecha para la que estaba previsto su cese de actividad, suman 161 millones de euros. Cantidad que resulta de sumar el impuesto del 7% a la generacin elctrica, la tasa a los kilogramos de uranio que se extraigan del reactor (la cifra ms alta) y la tasa a la generacin de residuos. Una cantidad que supona un incremento del 27% de sus costes habituales. Para evitar este impacto la compaa adelant el cierre antes de julio de 2013.

La Comisin de Hacienda en el Congreso de los Diputados aprob gracias a la mayora del PP un cambio en el impuesto de residuos radiactivos que le ahorrara a Nuclenor, empresa que gestiona la central, unos 153 millones, segn sus propios clculos. En otro real decreto que ha preparado Industria sobre combustible nuclear se establece que el cierre de las centrales solo ser definitivo cuando se produzca por motivos de seguridad. Si es, como en el caso de Garoa, por motivos econmicos, las empresas tendrn un ao para pedir seguir operando. El Gobierno devuelve la decisin sobre Garoa a las elctricas. Aunque en la forma mantiene su compromiso pronuclear, en la prctica el futuro de la central no queda despejado.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha emitido un informe favorable sobre el real decreto que facilitara una hipottica reapertura de la central nuclear de Garoa, en Burgos. De esta forma, el organismo aprueba la posibilidad de que las empresas que hayan concluido su actividad "por motivos ajenos a la seguridad" dispongan de un ao ms desde el cese de explotacin para decidir si solicitan una renovacin de la licencia. Por otro lado, la rentabilidad tampoco existira en un hipottico escenario hasta 2019, segn Nuclenor. La compaa argumenta que el impacto de los impuestos, sumado a las inversiones necesarias por las nuevas medidas de seguridad exigidas tras Fukushima (al menos 100 millones de euros en reformas), sera mayor que los ingresos de la central.

En octubre de 2012 caduc la autorizacin de vertido y pese a que la central est parada desde diciembre de ese ao solicit una renovacin. Seal que el plan de cuenca aumenta el caudal de aguas abajo de Garoa por lo que habra menos agua disponible para la central. Afirma que el embalse actual no podra evacuar la cantidad de calor generada ante una operacin normal y continuada de la central. O Garoa invierte o baja la potencia en momentos con bajo caudal, lo que reduce la rentabilidad de la planta. La Confederacin Hidrogrfica del Ebro ha concedido una nueva autorizacin, pero con lmites de temperatura ms estrictos, de forma que no implantar un nuevo sistema de refrigeracin conllevara a una bajada en la potencia o produccin de la central. El documento, del 29 de julio de 2013, tiene en cuenta el informe de Greenpeace sobre el aumento de temperatura del agua en el embalse junto a la nuclear.

Prrroga para continuar hasta 2019

Que las elctricas tengan un nuevo plazo para pedir la prrroga no implica que el camino de Garoa est despejado. Para funcionar hasta 2019, las inversiones exigidas difcilmente seran rentables, segn fuentes del sector. Y si Garoa pide una nueva licencia de otros 10 aos, el CSN estima que la evaluacin necesitara ms de dos aos, tiempo en que la central debera estar parada.

La planta est en situacin de parada fra y sin el combustible en el reactor desde diciembre de 2012, cuando las elctricas argumentaron que los nuevos impuestos impedan la rentabilidad de la planta.

Si Nuclenor decidiera volver a abrirla debera pedir una nueva autorizacin de explotacin, algo establecido en el reglamento del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y que implicara realizar una gran cantidad de exmenes prenucleares, iguales a los que se sometera a una central recin construida y debera realizar enormes inversiones derivadas de las nuevas exigencias de seguridad que se impusieron tras el accidente de Fukushima (en Japn, en 2011).

Supuesto paro tcnico en julio de 2013

El secretario de Estado de Energa, Alberto Nadal, afirm el cese definitivo de la explotacin de la central nuclear de Santa Mara de Garoa para el 6 de julio de 2013. La nuclear sera la segunda que cierra en Espaa despus de Zorita.

Garoa estaba prevista que se cerrase definitivamente en julio, tras el anuncio de sus operadores, Iberdrola y Endesa, de que las nuevas tasas e impuestos a los residuos nucleares hacan su gestin inviable, pero el cierre se adelant por motivos econmicos.

Antecedentes

2009. El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) apoya con condiciones: inversiones millonarias en seguridad una prrroga de 10 aos para Garoa, la central ms antigua y ms pequea de Espaa, inaugurada en 1971. Sin embargo, el Gobierno socialista decide darle solo cuatro aos ms de vida y fija su cierre el 6 de julio de 2013. Mariano Rajoy visita Garoa para dejar clara la postura del PP: de estar en el poder, no la cerrara.

Febrero de 2012. El Gobierno del PP reafirma que quiere prorrogar Garoa hasta 2019. El ministro de Industria, Jos Manuel Soria, afirma que Espaa no puede renunciar a ningn tipo de energa. El da anterior, el CSN haba contestado al Gobierno que no tena inconveniente en que se modificara la orden ministerial de clausura del anterior Ejecutivo.

Julio de 2012. El Partido Popular modific el decreto de cierre y concedi a Nuclenor un plazo de dos meses para solicitar la prrroga de actividad hasta 2019. La empresa propietaria no present la solicitud; aleg incertidumbre sobre los impuestos y el elevado coste de las inversiones.

Agosto de 2012. La reforma energtica que prepara el Gobierno deja en el aire la prrroga. Para funcionar hasta 2019, la central tendra que hacer inversiones millonarias, a lo que se suma el futuro impuesto a los residuos nucleares. Las propietarias, Endesa e Iberdrola, se plantean si piden la renovacin.

Septiembre de 2012. Nuclenor, la gestora de Garoa, deja pasar el plazo para solicitar la renovacin a la espera de que se aclare la incertidumbre regulatoria del sector. El Consejo de Ministros asume que el incumplimiento del plazo legal para solicitar la prrroga convierte en irreversible el cese de las operaciones.

Diciembre de 2012. Nuclenor acuerda el cese definitivo de actividad antes de que el 1 de enero entren en vigor los nuevos tributos. Pero deja un resquicio: si Hacienda le concede una exencin fiscal se lo replanteara. Garoa ya no produce electricidad.

Mayo de 2013. La central pide al Gobierno renovar por un ao la explotacin de su planta sin operar a potencia (sin producir electricidad) para ganar tiempo y ver cmo le afecta la reforma elctrica. El CSN aprueba la prrroga. El Gobierno debe renovar este permiso para que sea efectivo, pero deja pasar el plazo para publicar la orden.

Junio de 2013. Industria confirma el cierre de Garoa, pero asegura que llega por razones econmicas y no de seguridad.

Garoa, conectada a la red en 1971, es la ms pequea y antigua del parque nuclear espaol. Su produccin elctrica es prescindible, sobre todo, por el exceso de potencia instalada en Espaa, pero se ha convertido en un smbolo poltico desde que en 2009 el Gobierno de Zapatero decidi darle cuatro aos ms de vida y Rajoy anunci que la mantendra abierta.

Postura pro-nuclear

La confederacin del Ebro depende del Ministerio de Medio Ambiente, cuyo titular, Miguel Arias Caete, defendi en la oposicin la prrroga de la central.

La renovacin de la licencia llevara aos, los necesarios para acometer las reformas necesarias. Adems de las inversiones en la adecuacin de la planta, otro de los obstculos que juegan contra la reapertura es el desacuerdo que mantienen las empresas elctricas con el Gobierno debido a la reforma energtica. El presidente de Iberdrola, Ignacio Snchez Galn, anunci hace unos das que reducir sus inversiones en Espaa.

Por otra parte, el Foro de la Industria Nuclear Espaola, que agrupa a todas las empresas implicadas, seal que un cierre anticipado de las plantas supondra asumir consecuencias negativas e irreversibles para la economa espaola. El sector nuclear, meses previos a la resolucin, se ocupan de insistir en que la energa nuclear otorga soberana e independencia, y evita el cambio climtico. El 85% de la energa primaria que se consume en Espaa se importa. El cierre de Garona, y progresivamente el resto de las centrales espaolas afectara la situacin. Dicen, adems, las fuentes de uranio y plutonio se encuentras repartidas en diversas manos al contrario que el petrleo y gas natural.

Postura anti-nuclear

Treinta activistas de la organizacin ecologista Greenpeace se concentraron frente a las puertas de la central nuclear de Garoa el 5 de marzo de 2014 montados en vehculos de obra para simbolizar el desmantelamiento de la planta. Los ecologistas piden que no se concedan ms oportunidades para la reapertura de la central nuclear, que est parada desde diciembre de 2012, y exigen que se ejecute un plan de desmantelamiento definitivo de las instalaciones por "los riesgos" que tiene su existencia incluso "estando parada".

Centenares de personas tambin se manifestaron por el centro de Vitoria para exigir que la central nuclear de Santa Mara de Garoa (Burgos) no reanude su actividad. La plataforma Araba sin Garoa ha convocado esta marcha que ha comenzado en la cntrica plaza de la Virgen Blanca y que ha contado con el respaldo de la mayora de los partidos polticos, excepto el PP, y de otros agentes sociales y econmicos.

La plataforma convocante sostiene que Garoa no ha cumplido las medidas de seguridad del Consejo de Seguridad Nuclear que le encomend cuando le concedi la prrroga hasta el 2013 y tampoco ha implementado las pruebas de esfuerzo dictadas por la Unin Europea a raz de la catstrofe de Fukushima, su central gemela.

Adems, la formacin vasca quiere pedir al Gobierno que inicie de manera inmediata el proceso de desmantelamiento de la central nuclear, poniendo en todo momento el nfasis en la garanta de la seguridad y en la transparencia.

Tambin someter a votacin solicitar al Ejecutivo la creacin de una "comisin interinstitucional especfica" de seguimiento del proceso de desmantelamiento de la planta nuclear burgalesa, como garanta de la "necesaria seguridad y transparencia", y que estara representada por todas las instituciones afectadas.

Por otro lado, para Ecologistas en Accin, con la prrroga de Garoa se cumpliran los peores presagios. La asociacin de defensa de la naturaleza entiende que los propietarios no han cumplido todas las exigencias de dicho organismo. Y por ello no comprenden la decisin tomada por el organismo.

La decisin del Gobierno central de clausurar la planta energtica en 2013 tuvo muchas reacciones en contra, ya que segn Lus Oviedo, de Ecologistas en Accin, justificaba la necesidad de seguir organizando marchas contra Garoa, a pesar de que el Gobierno hubiese decretado una fecha para su cierre, "para que se mantenga la exigencia de clausura de la planta atmica y ante la posibilidad de que en el futuro se pueda cambiar el decreto de cierre y ampliar el periodo de explotacin".

Garoa, que apenas produca el 1,35% de la energa elctrica que se consume en Espaa, se encuentra a la cola de las instalaciones nucleares ms anticuadas del mundo. En estos momentos slo existen en el mundo 14 centrales ms viejas que Garoa, aadi Ecologistas en Accin, para quien los aos no han pasado bien para la central.

Garoa, es popularmente conocida como la central de las mil y una grietas por los graves problemas de seguridad que afectan a diversos componentes de la vasija del reactor, es una central que, desde el punto de vista de la seguridad, est fuera de normativa.

Sufre un proceso de agrietamiento mltiple por corrosin que afecta a diversos componentes internos de la vasija del reactor, al 70% de los tubos que atraviesan la vasija del reactor y por los que pasan a su interior las barras de control, que son el sistema de frenado de la reaccin nuclear. Este agrietamiento empeora irreversiblemente con el tiempo, segn ha reconocido el propio Consejo de Seguridad Nuclear ante el Parlamento.

 

Conceptos relacionados
[Energa nuclear]  [Poltica energtica

Fuentes:
El Pas, 6 de julio de 2009
El Mundo, 10 de agosto de 2009
Soitu.es, 17 de agosto de 2009
Noticiasdeguipuzcoa.com, 31 de agosto de 2009
El Mundo, 31 de agosto de 2009
El Pas, 18 y 19 de septiembre de 2006
El Mundo, 19 de septiembre de 2006
ABC, 16 de abril de 2009
El Pas, 19 de abril de 2009
Ambientum.com, 24 de abril de 2009
Ambientum.com, 8 de junio de 2009
EUROPA PRESS, 25 de junio de 2009
El mundo, 3 de julio de 2009
Ambientum.com, 30 de marzo de 2010
Pblico, 21 de enero de 2011
Pblico, 8 de marzo de 2011


Pblico, 7 de Abril de 2011
El Pas, 12 de Septiembre de 2011
ABC, 23 de agosto de 2012
El Pas, 6 de septiembre de 2012
ABC, 6 de septiembre de 2012
Elpais.com, 16 de diciembre 2012, ABC, 25 de febrero de 2013
El Pas, 5 de agosto de 2013
El Pas, 19 de septiembre de 2013
El Pas, 14 de enero de 2014
El Pas, 28 de febrero de 2014
El Pas, 5 de marzo de 2014
El Pas, 15 de marzo de 2014
ABC, 4 de febrero de 2013 , ABC, 11 de abril de 2013

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal