Servimos informacin al público para ayudarle en su viaje hacia una vida sostenible.
Ahora la Fundacin Vida Sostenible necesita tu ayuda.

Puedes hacer una donación aquí

Energa y la contaminacin del aire

Iniciativas para el ahorro y la eficiencia energtica

Evaluacin de la eficiencia energtica

Opinin: Reducir la hipoteca enegtica (2006)
Espaa
Opinin: Reducir la hipoteca enegtica (2006)

Por: Javier Garca Breva, director general de Gesternova.

"No lo sabe la mayora de la gente. Muchos, desgraciadamente, ni siquiera se interesan cuando se les comenta el asunto, pero vivimos con una hipoteca energtica encima. Su carga actual es muy pesada: nuestro dficit exterior energtico ascendi en 2005 a ms de 32.000 millones de euros, aproximadamente el 3,5% del PIB del pas, y con un crecimiento interanual cercano, nada menos, al 40%; su carga futura ser ms pesada an, puesto que la poca del petrleo barato se ha terminado, y ese dficit no puede hacer otra cosa que crecer,al comps del precio del crudo,lastrando con ello nuestra capacidad de desarrollo.

Este no es un problema exclusivamente hispano, puesto que, en realidad, toda la civilizacin moderna encara desconcertada -por eso se habla tan poco de ello- el fin de la era de los combustibles fsiles.Aunque el vapuleado planeta Tierra se alegrar del inevitable cambio que se avecina, pues sufre una intoxicacin de gases de efecto invernadero que est transformando la biosfera de un modo an imprevisible, para Espaa es un asunto especialmente sangrante. Nuestro crecimiento econmico de las ltimas dcadas no se ha producido con un aprovechamiento racional y eficiente de los recursos energticos, sino con un derroche extraordinariamente negativo y an no bien ponderado por los responsables de disear las estrategias polticas nacionales.

Nuestra dependencia de las importaciones energticas, fundamentalmente de productos petrolferos, roza el 80% lo que implica que estamos absolutamente a merced de los crecientes precios de los mercados internacionales. Adems, lejos de moderar nuestro consumo, ste se ha disparado, al contrario de lo que ocurre en el resto de la Unin Europea (UE): el ndice de intensidad energtica de Espaa -la cantidad de energa necesaria por unidad de producto- es un 19% superior al de la media de la UE, y si sta se ha reducido un 11,8% en la ltima dcada, la nuestra se ha incrementado un 5% en el mismo perodo.

Las dos conclusiones que podemos extraer de estos datos son simples, pero complejas de aplicar:por un lado hay que ahorrar energa de un modo imperioso,y por otro hay que diversificar el mix de generacin, potenciando las renovables, limpias y autctonas.

Habr quien diga que la receta no es nueva, y tendr razn, pero es que se trata de una receta perfectamente vlida que nunca se ha aplicado de un modo realista y decidido. Por eso llevamos a la espalda una hipoteca energtica que devora las rentas de los consumidores con unos costes energticos excesivos, y crecientes, durante toda la vida til de bienes y servicios.

Energa y ladrillos

La edificacin es un rea de actuacin esencial para ahorrar energa y potenciar las renovables. En los nueve millones de edificios de nuestras poblaciones se consume el 20% de toda la energa que necesita el pas, y hasta 2012 se prev que su consumo suba un 40% en el sector domstico y un 100% en el sector terciario.

Sin embargo, el potencial de ahorro en edificacin es enorme. Alcanza hasta el 70% en los casos de la obra nueva, y pasa por un 28% en oficinas, un 40% en hoteles, el 38% en pequeos comercios... Es la cara buena de la situacin: estamos tan mal que podemos mejorar fcilmente.

Para empujar en la tarea, el Gobierno tiene tres documentos importantes, el Plan de Accin de Ahorro y Eficiencia Energtica 2005-2007, que aspira a reducir el consumo energtico del pas un 8,5%; el Plan de Energas Renovables 2005-2010, que, a pesar de haber sido aprobado por el Consejo de Ministros el verano pasado, an no conoce las pginas del BOE, y el Plan Nacional de Asignacin de Emisiones, probablemente el documento con mayor impacto energtico en muchsimo tiempo.

Adems, otras normas,especialmente importantes para la eficiencia energtica de los inmuebles estn en ciernes, como el Reglamento de Instalaciones Trmicas de Edificios (RITE) y la Certificacin Energtica de los Edificios, o se han aprobado ya, como el Cdigo Tcnico de Edificacin (CTE).

Parece que por fin, aunque ms por la la presin de la UE -promotora real, con la legislacin comunitaria, de las normas citadas- que por propia iniciativa, el problema ha entrado en la agenda poltica y se est tratando de corregir el desmadre energtico espaol.Y, por fin, tambin, en la buena direccin: fomento del ahorro y de las renovables.

Renovables en edificacin

Hablar de fuentes de energa renovable aplicadas a la edificacin es, prcticamente, reducir el coto a la energa solar trmica para agua caliente, calefaccin y, ms recientemente, refrigeracin. Est previsto que el CTE le d un fortsimo impulso a esta tecnologa, y que el nmero de metros cuadrados de paneles instalados en Espaa pase de los ms de 700.000 actuales a cinco millones en 2010.

Hay otras fuentes de energa renovable que tienen o pueden tener presencia en el abastecimiento energtico de los edificios,como la biomasa -desde la mera lea que crepita en la chimenea de toda la vida hasta los modernos sistemas de calefaccin que utilizan pellets-, la solar fotovoltaica para la produccin de electricidad, o, incluso, la elica -con pequeos aerogeneradores, apropiados si se dispone de terreno circundante- o la minihidrulica, la geotrmica, la mareomotriz y la energa de las olas, si se dan las condiciones adecuadas.

Con independencia de los ahorros energticos y medioambientales que se conseguiran con estas fuentes -slo con la biomasa de uso domstico se podra evitar comprar ms de 200.000 toneladas equivalentes de petrleo (tep) hasta 2010 y dejaramos de emitir casi dos millones de toneladas de CO2-, con los cinco millones de metros cuadrados de solar trmica planificados ahorraramos unas 375.000 tep y no emitiramos casi un milln de toneladas de CO2 al acabar la presente dcada.

A estos ahorros globales hay que sumar los ahorros directos para el consumidor. Es mentira que una instalacin solar trmica sea cara. En realidad, segn el Instituto para la Diversificacin y el Ahorro Energtico (IDAE),una instalacin solar trmica en una vivienda nueva cuyo precio se site entre los 175.000 y los 220.000 euros slo supone un encarecimiento que vara entre el 0,5% y el 0,8%. En euros, la cantidad ronda los 1.200 por familia -lo mismo que un buen electrodomstico-, y permite ahorrar el 12% del consumo total del hogar,esto es,unos 80 euros cada uno de los 25 aos de vida til de la instalacin.

Algo habitual

Vistas las cuentas, debemos reconocer que hay pocos argumentos mejores para convencer a los consumidores de que apuesten por la solar trmica. No obstante, la cosa no es tan sencilla, porque apenas se ofertan viviendas eficientes. Por eso resulta indispensable sumar al proceso a los arquitectos, promotores y otros actores de la construccin, como las grandes compaas energticas -que compiten por fomentar el consumo y no el ahorro- si queremos tener xito.

No es de recibo que se den facilidades para instalar sistemas de calefaccin con calderas individuales cuando los sistemas centralizados son mucho ms eficientes, ni es coherente lo lejos que la tecnologa solar se halla de las universidades o de los despachos de los grandes arquitectos que marcan las tendencias.

Tambin hay que tener en cuenta el parque de edificios existentes; slo el 0,2% de los inmuebles del pas se rehabilita anualmente, y aunque la solar trmica pueda ser uno de los invitados estelares en las rehabilitaciones, habra que tomar medidas adicionales, fiscales o de otro tipo, para potenciarla ms.

Aqu entra en juego la Administracin, porque es ella, a todos sus niveles, la que debe fomentar el acceso de las energas renovables en general y de la solar en particular a la edificacin: el Estado, con planes estratgicos,legislacin,y actuaciones especficas de alcance nacional; las comunidades autnomas, aplicando las directrices estatales y desarrollando sus propios proyectos, y los ayuntamientos y otras corporaciones locales, apoyndolas con sus Ordenanzas y con ms medidas concretas, como ya hacen los municipios que acogen a ms del 20% de los espaoles y que obligan a incluir paneles solares en las fachadas de sus casas.

Ya va siendo hora de que la aplicacin de los criterios de eficiencia energtica en el urbanismo deje de ser noticia y pase a ser algo cotidiano, como tener una televisin o una nevera, porque nos jugamos mucho. La hipoteca energtica que hemos firmado a golpe de despilfarro nos est afectando a nosotros y, lo que es peor, afectar an ms a nuestros descendientes."

 

Conceptos relacionados
[Ahorro de energa]  [Eficiencia energtica

Fuentes:
Revista Tecnoambiente N 163 Ao XVI, 2006

informacion@vidasostenible.org © 2005 Fundación Vida Sostenible | XHTML  CSSSuscríbete a los feeds de este canal