Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Alimentación > Tres mitos de la nutrición saludable

Alimentación

Tres mitos de la nutrición saludable

Todo el mundo sabe que somos lo que comemos, pero también influye cuándo lo comemos. A día de hoy la mayoría de las personas conocen qué alimentos son más saludables que otros, o qué dietas son las más indicadas de seguir. Por no hablar de una dieta equilibrada y las cinco comidas al día recomendadas por los nutricionistas.

El mito de las cinco comidas

El mito de las cinco comidas al día se creó a raíz de unos estudios sobre el efecto térmico de los alimentos ingeridos. Al hacer la digestión se gasta un 10% de las calorías ingeridas y se piensa que cuanto más a menudo se coma y más digestiones se realicen, más calorías se gastarían. Sin embargo, esto no sucede así ya que si se consumen el mismo número de calorías restando el 10% de la digestión pero repartidas en el primer caso en 6 comidas y en el segundo caso en 3, el resultado sigue siendo igual número de calorías ingeridas al día.

Además, en 2010 en la British Journal of Nutrition publicaron un estudio que demostró que el mismo número de calorías consumidas al día no había aumento en la pérdida de peso de aquellas personas que comían 5 veces al día de las que comían 3 veces. Asimismo, no hay que olvidarse de las hormonas porque nuestro páncreas libera la insulina en grandes dosis 2 o 3 veces al día. Por lo tanto, el hecho de comer muy a menudo obliga al hígado a segregar insulina. Esta acción puede crear un ambiente adecuado para una resistencia a la insulina y más tarde a desarrollar diabetes si se mantiene este hábito porque lo que provoca es un trabajo extra para el páncreas y el hígado.

En consecuencia, se puede afirmar que no hay relación significativa entre la pérdida de peso y comer más veces al día cuando se consume igual cantidad de calorías.

El mito del desayuno

Este mito proviene de otro que tiene mayor trascendencia, el de no desayunar engorda. Se sabe que el desayuno es visto como la comida más importante del día basándose en datos epidemiológicos y de estudios observacionales. Algunos de estos ensayos llegan a la conclusión de que saltear el desayuno está estrechamente vinculado con el desarrollo de obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles.

No obstante, la omisión del desayuno “per se” no causa estos problemas, sino el desorden alimentario. Sin embargo, los científicos lo asocian de una forma directa y afirman que como el desayuno está vinculado a un trastorno alimentario, entonces no desayunar es una causa directa de las enfermedades arriba citadas.

Definitivamente, un ayuno corto aumenta la tasa metabólica basal (valor mínimo de energía necesaria para que una célula subsista) y la oxidación de grasas, no las disminuye. Si una persona se despierta y ayuna, este proceso va a continuar, pero si se desayuna que es lo que se suele recomendar, la lipólisis (proceso metabólico mediante el cual los lípidos son transformados para producir ácidos grasos y glicerol para cubrir las necesidades energéticas) que está ocurriendo en el organismo se detendrá.

El mito sobre los horarios de la comida

Recientemente se ha descubierto que para proteger nuestra salud cardiovascular debemos de ingerir alimentos durante periodos determinados de tiempo de 12 horas y olvidarnos del “picoteo” nocturno, ya que no es muy saludable.

A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de San Diego y del Instituto Salk (EE.UU) que ha publicado su trabajo en la revista científica Science. Su experimento con moscas de la fruta se basó en la limitación del tiempo durante el cual podían comer y como consecuencia descubrieron que este hecho prevenía los problemas del corazón y el envejecimiento relacionados con la dieta.

La pregunta sería si este experimento con moscas sirve para los humanos. En primer lugar los humanos no consumimos los mismos alimentos a diario y nuestro estilo de vida también influye de manera relevante en cuándo podemos comer o no. En segundo lugar, cuando comemos de noche no cambiamos nuestra dieta, simplemente el momento en el que comemos. Por otro lado, es evidente que las personas que tienden a comer de forma desordenada durante el día y la noche tienen una mayor probabilidad de sufrir enfermedades del corazón que aquellas que son más ordenadas en sus horarios de comida.

Finalmente, a partir de los resultados obtenidos de los experimentos anteriores se podría afirmar que si cambiamos los momentos del día en el que comemos sin cambiar de manera significativa el estilo de vida este hecho supondría unos beneficios para la salud cardíaca y la obesidad en los humanos.

Como conclusión, lo importante es tener una alimentación estructurada y da igual si se come 5 veces al día, tres veces o cada tres horas. Algunos de los motivos por los cuales puede ser mejor para ciertas personas comer varias veces al día son por ejemplo, el control de las porciones, consumiendo menos calorías por comida, así como costumbre y habituación a este patrón alimentario. Para otros, tres comidas o periodos de ayuno alternado con periodos de comida les resulta más fácil, ya que prefieren comer más en menos tiempo y además esto no supone un aumento de peso si se controlan las calorías totales ingeridas al día.

Fuentes:
http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/las-horas-a-las-que-comemos-tambien-influyen-en-nuestra-salud-881426245731
http://www.abc.es/salud/noticias/20150312/abci-comer-horas-picoteo-nature-201503121748.htm
http://www.nutricion-evolutiva.org/2010/05/viviendo-con-el-reloj-el-mito-de-las.html

Imagen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn