Sociedad y M. Ambiente

Producción de GEI en bienes y servicios.

Mayo 2012

Datos 2012

En España, ECODES y Factor CO2, se han unido para dar lugar al Proyecto CO2me, que trata de crear una red de conocimiento sobre la huella de carbono y la compensación de emisiones en el sector agroalimentario en España, cuyo objetivo es abordad las implicaciones estratégicas de la huella de carbono y las compensaciones de emisiones en el sector agroalimentario.

Su resultado marcará la hoja del ruta del posicionamiento del sector de cara al desarrollo normativo y con vistas de un posible etiquetado.

Se trata de un Proyecto multiparticipante, ya que, trata de crear de un foro de discusión en el que participen todos los actores implicados en el sector agroalimentario: empresas alimentarias, agrícolas, distribuidoras, asociaciones del sector, proveedores agrícolas y de envases, administraciones públicas, etc.

El proyecto puede aportar a las diferentes entidades:

  • Una posición activa frente a las nuevas regulaciones en materia de huella de carbono, compensación de emisiones.
  • Capacidad de participación en el desarrollo e implantación de un posible esquema futuro que regule este tema en España. Así como obtención del informe consensuado por gran parte del sector, con las pautas, que deben ser tenidas en cuenta para calcular y comunicar de forma adecuada la huella de carbono y la compensación de emisiones. De forma que tanto el cálculo como la comunicación, sean coherentes y lo más homogéneos dentro del sector.
  • Oportunidad de reforzar los canales de comunicación y diálogo con el resto de agentes del sector agroalimentario.
  • Acceso a la plataforma web del proyecto con usuario y contraseña, pudiendo acceder a todos los documentos elaborados por el proyecto, así como a loa diversos canales de comunicación al que tendrán acceso los participantes del proyecto.
    Informe con la recopilación de los proyectos sobre huella de carbono en el sector agroalimentario que se estén realizando en España.

Datos 2008

El Reino Unido lanzo a finales de 2008 a través de la British Standards Institution (BSI) una iniciativa a nivel mundial para auditar las emisiones de carbono que se realizan en la cadena de producción de bienes. El sistema se llama PAS 2050 y contabiliza la incidencia de gases de efecto invernadero en todo el ciclo productivo desde la obtención de materias primas hasta el tratamiento de desperdicios, pasando por la manufacturación y el transporte.

El PAS 2050 tiene como objetivo permitir a las empresas reducir los niveles de contaminación mediante un cálculo estandarizado de las emisiones que tienen lugar no sólo en la elaboración final del producto sino en todo su procesamiento. El sistema permite identificar la llamada huella de carbono de un producto determinado. En la actual economía global, con la presencia cada vez más dominante de multinacionales que externalizan parte de su producción y usan una variadísima cantidad de suministros de distintas fuentes, la evaluación de esta huella a lo largo de todo el proceso productivo se vuelve indispensable para una política ecológica eficaz.

El nuevo sistema es obra de tres organizaciones gubernamentales “el Carbon Trust, el Departamento de Asuntos Rurales y Medio Ambiente, y el BSI” y se basó en los ensayos con unos 75 productos de compañías que representan una amplia variedad de la actividad económica, desde bebidas como Coca Cola hasta textiles o servicios financieros. Según el artífice del PAS 2050, el doctor Graham Sinden, los proyectos piloto dieron algunos resultados sorprendentes.

El PAS 2050 toma en cuenta los gases invernadero identificados por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático. “Algunos de esos gases son extremadamente inusuales o muy específicos para determinados productos. En la mayoría el foco está centrado en el más conocido de los gases el CO2 , pero en agricultura, por ejemplo, hay otros componentes que son más importantes”, puntualiza Sinden.

En el caso de la agricultura el PAS 2050 hace un detallado análisis del uso de energía que se hace tanto en el cultivo como en la ganadería y crianza animal, midiendo el gasto concreto en el trabajo cada vez más tecnificado que se hace en el campo, la refrigeración, luz, ventilación y calefacción. Pero lo cierto es que este modelo de análisis se aplica en cualquier sector de la vida económica. El Carbon Trust realizó seis casos testigo de este proceso para demostrar su aplicación práctica. Un gigante de supermercados como Tesco, la cadena de farmacias más grande de Inglaterra, Boots, el banco HBOS, Continental Clothing por la industria textil e Innocent para zumos demostraron, según el Carbon Trust, que su aplicación permite reducir las emisiones y ahorrar dinero.

El PAS 2050 no es obligatorio, pero muchas compañías ya lo han llevado a una segunda fase: el etiquetado para la venta en los negocios. Walkers fue el primer producto que pudo exhibir un etiquetado del Carbon Trust certificando la huella de Carbono. Esta información se añade a los recuadros que hay sobre valores nutritivos y componentes de todos los productos alimenticios. En el caso de un paquete de 34,5 gramos de Walkers, el etiquetado certifica que la huella de carbono es de 75 gramos por paquete y que la compañía se compromete a trabajar para reducir este porcentaje. En el supermercado Tesco se pueden comprar los zumos de Innocent con una información similar.

El etiquetado es una manera de completar el proceso iniciado por el PAS2050 incorporando al consumidor que, una vez que se generalice esta metodología, podría optar por los productos más ecológicos.

El Carbon Trust busca internacionalizar el patrón PAS2050. Su creador, Graham Sinden, participa en dos comités que están estudiando el proceso de aplicación a nivel global de este sistema: el World Resources Institute y el International Standards Organization en Washington. “Estamos en contacto con compañías y organizaciones en Estados Unidos, América Latina, Asia y países europeos para analizar el potencial de este método y de otros que ayuden a reducir la contaminación global. Tenemos que recordar que esto que estamos haciendo en el Reino Unido es el comienzo de un proceso que se da por primera vez en el mundo. Estamos demostrando que los logros ecológicos no se contradicen con el ahorro financiero: más bien se complementan. De manera que hay mucho espacio para que se extienda a otras partes del planeta”, señaló Sinden.

Enlaces de interés:
www.ecodes.org
www.factorco2.com

Fuentes:
BSI, octubre de 2008
ABC, 10 de noviembre de 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn