Sociedad y Medio Ambiente

París quiere respirar aire limpio

Diciembre 2014

El gobierno de François Hollande lanzó una experiencia piloto en abril con el fin de alentar a los trabajadores a utilizar un transporte limpio para acudir a la empresa. Las empresas pagan 0,25€ el kilómetro, por lo que muchos han optado por comprarse con ese dinero una bicicleta. El gobierno aceptó la enmienda de la Asamblea Nacional de los Verdes, y ya se ha aceptado la Ley de Transición Energética para obligar a las empresas a compensar a los empleados que usen la bicicleta para ir al trabajo.

Esta experiencia ha terminado el pasado 1 de diciembre, donde una veintena de empresas han participado, y el gobierno ha presentado esta medida como una de las múltiples iniciativas que está abordando Francia, para convertirse en un ejemplo de desarrollo sostenible.

Esta medida propuesta, se suma a la de la prohibición de vehículos diésel en París por la alcaldesa Anne Hidalgo, que anuncia que en cinco años, se dejarán de ver este tipo de vehículos por la capital. La razón principal es que según la resolución de la Organización Mundial de la Salud sobre las emisiones de este combustible, causan cáncer de pulmón.

Los motores diésel han sido subvencionados por el Estado debido a su menor emisión de dióxido de carbono. Pero según el primer ministro, Manuel Valls, reconoció que esta política ha sido un error, al igual que ha sucedido en España, ya que emite dióxido de nitrógeno y micropartículas, que son muy perjudiciales para la salud pues penetran fácilmente en los pulmones y la sangre.

El gobierno francés reveló informes de contaminación atmosférica, donde el año pasado a 13 de diciembre, se alcanzó el pico de contaminación equivalente a 8 fumadores en una habitación de 20m2. Desde el ministerio de Ecología francés, ya están trabajando para ofrecer una prima de 10,000€ a aquellos que cambien su vehículo diésel por uno eléctrico o uno híbrido, con el fin de incentivar la investigación de vehículos verdes y para imponer un sistema de identificación rápida de aquellos coches que contaminan más.

Lo que busca el país galo, es aproximarse al estilo de vida nórdico. Esto generará un nicho económico, que mejorará de calidad de vida de sus ciudadanos. Aparte, aclaran desde el gobierno que estas medidas son buenas para el medioambiente, buenas para el asalariado porque hace ejercicio y cobra una prima, bueno para la empresa pues reduce el estrés personal ya que padecen menos enfermedades y esto resulta una mayor productividad.

Hace un par de años, París estrenó el coche eléctrico de alquiler, siendo la primera ciudad del mundo en poner en marcha esta red de coches de préstamo. Las condiciones económicas son muy favorables, ya que abono anual cuesta 144 euros al año, el semanal, 15 euros y el diario, 10 euros. Con esta medida, el Ayuntamiento de París prevé que este vehículo sustituya a uno de cada cinco vehículos particulares.

Fuente:

El País, 14 diciembre 2014
El País. 14 diciembre 2008
El mundo, 05 diciembre 2014

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn