Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Biodiversidad > Especies amenazadas > “¿Para evitar el punto de no retorno? La educación ambiental”

Problemas de los océanos

“¿Para evitar el punto de no retorno? La educación ambiental”

turtle-release(web)

 

Belén Quintana Martín-Montalvo, licenciada en Biología por l’Université Pierre et Marie Curie (París, Francia) y especializada en biodiversidad marina y conversación a través de la Universidade do Algarve (Faro, Portugal) y la Ghent University (Gante, Bélgica), ha trabajado recientemente como bióloga marina adjunta en el Hotel Coco Palm Dhuni Kolhu en Maldivas, dónde ha colaborado en dos proyectos de identificación de tortugas y mantas rayas.

Frente a la extinción de las tortugas marinas, ¿estamos en un punto de no retorno?

Actualmente las tortugas marinas se encuentran en peligro de extinción, por lo que se centraba en su identificación y el estudio de sus costumbres para intentar protegerlas. “A nivel mundial todo el mundo tendría que dejar de pescar con redes y los países que comercializan con tortugas tendrían que dejar de hacerlo”, comenta. Las Islas Maldivas basan su economía en la pesca y la comercialización de animales marinos como las tortugas y, aunque pueda parecernos extremo, también se consumen como alimento. Cuando el Ministerio de Pesca y Agricultura de Maldivas prohibió la caza y la comercialización de las tortugas marinas su población aumentó, pero todavía tenemos que hacer mucho esfuerzo, ya que, según la lista roja publicada por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) esta especie todavía se encuentra en peligro crítico, por lo que es una especie amenazada.
Por otra parte, las mantas rayas están catalogadas en estado vulnerable, lo cual quiere decir que la población ni sube ni disminuye. “En general en el mundo [el número de mantas rayas] ha bajado, pero en Maldivas está estable, aunque están bajo vigilancia”.

Pesca y comercio ilegal de especies protegidas

Belén Quintana nos cuenta como las mantas rayas y tortugas, entre otras especies, son el principal objetivo de pesca. “En China se ha expandido el rumor de que las branquias de manta raya son buenas porque purifican, por el simple hecho de que las mantas filtran el plancton con sus branquias”. También se comercializa de manera ilegal con las tortugas, “se usa el caparazón para hacer peines, gafas o incluso arte”. En Maldivas se come la carne de tortuga y sus huevos en tortilla, lleva siendo desde hace muchos años una fuente de alimentación. “Cambiar las tradiciones es difícil, pero intentar concienciar es fácil. Muchos locales han cambiado su modo de ver las cosas y de vida tras hablar con ellos”.

La pesca ilegal en aguas internacionales es algo muy común, sobre todo la pesca de red, también denominada by catch, que se lleva todo lo que no se tiene que pescar. “La red arrampla con todo lo que hay, y de ahí salen muchas cosas, mantas incluidas, porque suelen estar en mar abierto. Hasta que hacen una selección hay muchas especies que vuelven al agua heridas o incluso muertas”.

“¿El mayor problema?: el plástico”

El mayor problema de las tortugas marinas es el plástico: lo ingieren al pensar que son medusas o se quedan atrapadas en las redes. “Todos hemos visto el video de la tortuga con la pajita de plástico en la nariz”, recuerda, “incluso antes de llegar yo, mis compañeros biólogos me contaron que encontraron una tortuga atascada en un cubo de basura”.
“Al final el plástico está en todas partes, se convierte en micro plástico y llega hasta nuestro plato”. Nos explica cómo, con las olas y el sol, el plástico se erosiona y se convierte en micro plástico. Debido a su nueva forma, tamaño y ligereza, el plástico flota y es fácilmente transportado por las corrientes marítimas a lo largo y ancho de todo el planeta. “El mar los ha acumulado por nosotros y se ha vuelto imposible limpiarlo”, señala.
Este micro plástico también es ingerido por los peces más pequeños y, al final de la cadena alimentaria, llega hasta nuestros platos. ¿Cómo es que no somos conscientes de esto?: “A nadie le interesa y nadie se ha molestado en explicarlo”.

¿Visión catastrofista o positivista? La importancia de la educación ambiental

A nivel personal Belén Quintana no tiene una clara idea de cuál será el sino del medio ambiente a largo plazo, aunque tiene una visión más bien optimista. No obstante, recalca que todo el mundo tendría que estar concienciado y que trabajando y educando a la gente se podría llegar a un cambio, “aunque conociendo los hechos y la sociedad mundial en la cual nos encontramos puede que no sea tan posible…”.

Comenta que en el hotel en el cual se encontraba en Maldivas era más fácil educar y difundir información ambiental ya que el tipo de clientela tiene un “cierto estatus social que les permite entender toda la información que reciben”. “Da la sensación de que no han venido en vano, sino que también colaboran, ya que se sienten ellos mismos mejor y al volver a su país de origen van a difundir la palabra”.
Insiste en que la mayor labor es concienciar. Siempre daba pequeños trucos a los clientes: reutilizar bolsas de plástico, usar recipientes para el agua… “La suma de los pequeños gestos es la que hace la diferencia”.

Pero, ¿a quién pertenece la labor de educar sobre el medio ambiente, el cambio climático y sus consecuencias? “La labor de la educación ambiental es labor del Gobierno en primera instancia, o el Ministerio de Educación, o el Ministerio de Medio Ambiente… Ellos tendrían que tener el clic de hablar de un tema o de otro”. Parece difícil pensar, en un país como España y en la situación política en la cual nos encontramos actualmente, que dos Ministerios con tal peso tengan que unir sus fuerzas para trabajar en único proyecto: el medio ambiente. “No obstante, así es como uno se conciencia: desde pequeño”, apunta la bióloga marina.
Nos cuenta como en Las Maldivas la organización Manta Trust ha conseguido publicar un libro de texto de concienciación del océano. ¿Sus premisas?: qué tiene el océano, por qué hay que conservarlo y qué se puede hacer. Dicho libro de texto se está usando en algunas clases en las Islas Maldivas.

Maldivas es un país que vive, principalmente, del turismo y del mar. Es que es un país en vía de desarrollo, que hasta hace poco era considerado un país del tercer mundo y está pagando las consecuencias de los países del primer mundo, de los países más consumistas y capitalistas del planeta. “Al final las ONG son las que asumen todo el peso de concienciación, y no tener el apoyo del Gobierno quita mucha credibilidad, nadie escucha las ONG porque son “los verdes”, al menos en la mentalidad europea”.

“Tenemos un mundo precioso y tenemos el conocimiento suficiente para dejar de estropearlo, pero no lo hacemos”, indica como conclusión final.

Alba Zaragoza De Vincenzo @alba_zdv

 

Un comentario sobre
“¿Para evitar el punto de no retorno? La educación ambiental”

Responder a Espesca.es Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn