Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Residuos > Eliminación de residuos > Ocean Cleanup, liberando los océanos de plástico

¿Más plásticos que peces?

Ocean Cleanup, liberando los océanos de plástico

dustan-woodhouse-675082-unsplash(1000)

Photo by Dustan Woodhouse on Unsplash

Los plásticos, no solo son un problema en tierra, también en los océanos. Según previsiones, al ritmo actual de entrada de plásticos en los océanos, en 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

Algunos datos relevantes sobre la situación:

• La cantidad de plásticos en el océano se desconoce, pero se estima en unos 5-50 billones de fragmentos de plástico.
• 8 millones de toneladas llegan al año a mares y océanos.
• Existen cinco islas de basura: dos en el Pacífico, dos en el Atlántico y una en el Índico.
• De los residuos plásticos, un 80% provienen de tierra, y de ellos un 70% quedan en el fondo marino, el 15% en la columna de agua y el 15% en la superficie.
• Se estima que hacia 2020, la producción de plásticos aumentará a un 900%.
• Hay plástico a la deriva en un 88% de la superficie oceánica, aparte de las denominadas “islas de basura”.

Muchos de estos plásticos, son los denominados microplásticos (inferiores a los 5 mm), muy difíciles de eliminar, que se introducen en el organismo de los peces e interfieren en la cadena alimentaria. Son ingeridos hasta por el plancton y al poseer químicos, entrarían en la cadena alimentaria. Todavía se desconocen las consecuencias para la población humana.

En 2013, surgió la idea del desarrollo de esta tecnología para limpiar los océanos, gracias a un estudiante de ingeniería aeronáutica, de 16 años, Boyan Slat. Este observó, mientras realizaba una inmersión en Grecia, que había más plástico que peces.
A partir de ahí, surgió la Fundación Ocean Cleanup, fundada por él mismo. La Fundación realizó estudios para averiguar la situación global de los plásticos en los océanos con el desarrollo del Sistema 001, instalado en la bahía de San Francisco a 350 millas náuticas de la costa (648 km). Se ha previsto que para 2020 estén instaladas unas 60 plataformas en la gran isla de basura del Pacífico y una vez completa esta operación extenderlo al resto de las cuatro islas restantes (una en el Pacífico, dos en el Atlántico y una en el Índico).

El Sistema 001 es un método pasivo que elimina el plástico removiendo el mar de la forma más lenta posible, utilizando el movimiento de los plásticos marinos generado por las corrientes y el viento y permitiendo a la vida marina su desarrollo sin problemas. Está en fase de prueba para comprobar su efectividad, pero ya se encuentra en la gran isla de basura del Pacífico, empezando la limpieza. La siguiente acción será traer ese plástico a tierra. Una vez en tierra, habrá que asegurar que la limpieza se realiza en plantas de reciclaje y que los residuos plásticos no acaban en vertederos.

Este sistema compuesto de un flotador de 600 metros de largo sobre la superficie con una falda de 3 metros de profundidad para evitar la salida de los plásticos, se mueve más rápido que los plásticos permitiendo su captura. Se traduce en cuatro pasos:
Captura: el sistema movido de forma natural permite atrapar los plásticos en el centro del flotador.
Acumulación: con su forma de U y la pantalla, los acumula en el centro.
Extracción: un barco actuando como barco de residuos recoge el plástico acumulado cada 45 días aproximadamente.
Llegada a puerto: el plástico es procesado en tierra y ordenado para reciclaje.

 

largest_cleanup1000

Fuente: www.theoceancleanup.com

La isla de basura del Pacífico Norte, es la más grande de las cinco existentes, y se sitúa entre California y Hawaii, con un tamaño equivalente a tres veces Francia y un peso de unas 80.000 toneladas. Básicamente, está compuesta por polietileno y polipropileno o restos de redes de pesca y cuerdas, representando un 94% del total los microplásticos.

El resto de las islas de basura, en orden de tamaño y cantidad, son la del Índico, le sigue la del Pacífico Sur, la siguiente en la parte del Atlántico a la altura de Argentina y la última, en el Atlántico Norte.

El plástico mediante la exposición al sol, el oleaje, la vida marina o los cambios de temperatura se transforman en microplásticos, lo que les hace muy difíciles de eliminar.

También se descubrió en la Great Pacific Garbage Patch (GPGP), que un 84% del plástico contenía un químico tóxico bioacumulativo persistente, Persistant Bioacumulative Toxic (PBT), un plástico que se acumula en el interior del organismo hasta un nivel pernicioso para la salud y la de las cadenas tróficas. Así como que un 46% de los residuos de la GPGP, corresponde a las denominadas “redes fantasma”, redes abandonadas por los barcos en el mar.

Otros datos relevantes:
• En la GPGP, flota un 180 más de plástico en la superficie que de peces.
• Según estudios, 700 especies se encuentran con estos desechos, de los cuales un 92% son plásticos.
• El 17% de las especies afectadas por este problemas están dentro de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).
• Las tortugas marinas de la zona de la GPGP, poseen un 74% de su dieta en peso seco compuesta por plásticos.
• Los polluelos de albatros de Laysan, del Atolón Kure y la isla de Oahu (Hawaii), presentan un 45% de su peso mojado en plásticos procedente de las aguas superficiales.

Además, este plástico puede pasar por bioacumulación a los depredadores al ser consumido por las presas, pudiendo llegar estos químicos de los plásticos a los humanos.

El proyecto Ocean Cleanup, pretende además evitar que sigan entrando residuos plásticos al mar. Durante su investigación se ha desarrollado una nueva herramienta para investigar, el multi-level-trawl. Su objetivo es comprender cómo se distribuyen los plásticos en el agua. Aparte de esta investigación, se han realizado otras dos, una mega-expedición para determinar la cantidad de plástico acumulado, hallando unas 1,2 millones de muestras de plástico, más de lo previsto; y una expedición aérea para las zonas de más difícil acceso.

El funcionamiento del sistema es autónomo, ya que se mueve dando giros y es controlado por telemetría, no requiere de un sistema externo de energía y el funcionamiento de luces y sistemas es mediante energía solar siendo ampliable para poder admitir cambios o mejoras en un futuro.

Según sus previsiones, en cinco años el 50% del plástico acumulado en la GPGP se habrá limpiado. Combinando este sistema con la reducción de fuentes, prevén un océano libre de plásticos en 2050.

Incluso, la Fundación, para los plásticos más voluminosos procederá a triturarlos, con máquinas funcionando por energía solar.

Esto demuestra que hay personas capaces de concienciarse, siendo una iniciativa que jugará un gran papel a la hora de combatir este problema, ya que no sólo reducirá los plásticos sino también su llegada al mar. Aún así, habrá plásticos que serán muy difíciles de eliminar por su degradación y no podrán ser procesados.

Por otro lado, es necesario una acción global. Según estudios, la contaminación por plásticos podría triplicarse en 2050. Algo a destacar, es que el sistema Ocean Cleanup, no permite la eliminación de los plásticos inferiores a 0,01 mm de diámetro, pero se reducirá su número al reducir los grandes plásticos.

En resumen, el gran problema aparte de los grandes plásticos, son estas pequeñas partículas presentes en todos los mares, incluso en el Ártico.

No solo hay problemas en los océanos, sino también en otros mares como el Mediterráneo, que es el mar que posee entre un 21 y un 54% de la cantidad de microplásticos del mundo y presenta una pieza cada cuatro kilómetros cuadrados En las aguas superficiales, se han encontrado que un 83% de las muestras eran microplásticos, en las zonas profundas un 92,8% de las muestras recogidas eran residuos plásticos y en las playas, también predominan. Se han hallado plásticos en zonas protegidas como el AMP (Área Marina Protegida) del Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de la Cabrera (Islas Baleares).

Con esta nueva forma de eliminación de residuos plásticos, tal vez en algún tiempo consigamos ver tanto océanos como mares libres de plástico. Simplemente nosotros tendremos que ser quien evite esta llegada masiva de plásticos al océano reduciendo para ello nuestro uso de este material.

Jaime García Martín

 

Únete a los miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn