Coche fósil vs. coche eléctrico

Los Volkswagen de la calle Galileo

vwgalileo1000

Volkswagen va a electrificar su catálogo entero de coches, como muy tarde, en 2030. Es decir, para entonces habrá como mínimo una versión eléctrica de cada uno de los 300 modelos que fabrica el grupo y sus marcas subsidiarias. Las otras versiones de los 300 modelos seguirán siendo diésel y gasolina, con posibilidad de que algunos se muevan a base de gas natural y otros mediante hidrógeno. Esta viene a ser la sustancia del histórico discurso de Matthias Müller, presidente del consejo de administración de Wolkswagen Aktiengesellschaft. Aquí se puede leer el resumen oficial del mismo (en inglés).

La montaña de dinero que se va a dedicar a este fin, 50.000 millones de euros, es equivalente al PIB de Costa Rica o de Lituania. Se necesitarán cuatro gigafactorías para fabricar las baterías necesarias. Se espera que uno de cada cuatro coches que fabrique Volkswagen en 2025 sea eléctrico, es decir unos tres cuartos de millón de vehículos.

Tras un comienzo tan espectacular, vienen las aclaraciones, algunas de ellas sorprendentes. Volkswagen seguirá fabricando coches diésel y de gasolina sin fecha límite, y de hecho anuncia una nueva generación de motores de combustión interna a partir de 2019. Es decir, el objetivo de la firma no es dar un volantazo hacia la movilidad eléctrica, sino seguir avanzando en la misma dirección fósil con una cierta cantidad de alternativas eléctricas, híbridas, de gas natural, de hidrógeno o incluso de combustible sintético “carbono neutral”.

Se puede comparar la presentación de Volkswagen con la que acaba de hacer Apple para presentar el Iphone X y otras cosas. No hay más que imaginar a Tim Cook anunciando que, junto al modelo X, van a fabricar también disquetes de cinco pulgadas y cuarto y monitores de cañón de electrones, con el fin de ofrecer a los clientes de Apple toda la gama completa de la tecnología.

En la calle Galileo, Madrid, el famoso espacio de 60 x 8 metros pintado de amarillo en el que no pueden entrar los coches se ha convertido en un lugar famoso. El espacio es pequeño, pero sus dimensiones políticas son grandes. Se está dirimiendo nada menos que la posibilidad de alejar el coche de las vidas de los ciudadanos. La conclusión, por ahora, es que no se puede: cualquier restricción despertará la ira vecinal de manera instantánea. Puede que haya algún partidario de parar los pies a los vehículos, pero no se le oye, no hay manifestaciones exigiendo la peatonalización de ninguna calle.

La última manifestación exigiendo el retorno del tráfico a la calle Galileo y el discurso del presidente de Volkswagen son dos manifestaciones del enorme poder del complejo social-industrial-cultural del coche privado. A las alturas de 2017, parece claro que a) los coches van a seguir infestando las ciudades y, b) los coches van a seguir siendo de combustible fósil. De donde se deduce que la atmósfera urbana va a seguir disfrutando de elevados niveles de contaminación durante muchos años.

Es entonces cuando irrumpe en escena la Semana Europea de la Movilidad, bienintencionada iniciativa que se celebra en cientos de ciudades de la UE. Consiste en mostrar de manera simbólica lo bien que viviríamos en las urbes europeas si no tuviéramos que compartirlas con tantos coches ruidosos y contaminantes. Para ello, se cortan al tráfico durante unas horas o algunos días unos pocos tramos de calles de mucha circulación. Los efectos son instantáneos, más espacio para caminar y disfrutar de la ciudad, menos contaminación y ruido, menos accidentes, etc. Al día siguiente, cuando se acaba la Semana Europea de la Movilidad, todo vuelve a su estado original.

Parece que esto de la movilidad sostenible no es tan fácil como parecía, y los dos obstáculos principales son los grandes fabricantes, instalados en su zona de confort fósil que no piensan abandonar de ninguna manera, y la cultura dominante de uso del coche que patrocinan, que considera que tenemos derecho a meter nuestro vehículo donde nos dé la gana. Por ejemplo, la publicidad ha conseguido que dos conceptos tan absurdos como los “coches para la ciudad” o los “deportivos urbanos” (los SUV) sean considerados como lógicos y apropiados… y se vendan como churros. ¿Qué pensaría Javier Marías de todo esto?

Jesús Alonso Millán

3 comentarios sobre
Los Volkswagen de la calle Galileo

  1. Para mucha gente, el automóvil privado es una herramienta de libertad personal. Yo creo que el principal obstáculo para una movilidad más sostenible es que no hay opciones de movilidad sostenible cómodas. En ese sentido, creo que ideas como el carsharing eléctrico en las ciudades van a cambiar más la movilidad de lo que lo haga, o no, el posicionamiento de la industria.

  2. Yo quiero aclarar algo y es de vital importancia: ¿de dónde se obtiene la electricidad?

    En el Reino Unido por ejemplo casi el 70% de la energía eléctrica se obtiene por combustión de productos fósiles ( Gas , carbón y petróleo) entonces ese 70% de electricidad que alimenta el automóvil eléctrico no es ni limpia y emite CO2

    ¿Donde esta entonces el adelanto?
    Y también esta el problema de la “Intermitencia ” de las energías eólicas y fotovoltaica que encarece muchísimo el precio de la electricidad en su entrada en el “grid”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn