Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Cambio climático > Medidas contra el cambio climático > Medidas tecnológicas > La vegetación acuática también lucha contra el calentamiento global

La vegetación acuática también lucha contra el calentamiento global

Febrero 2015

Las emisiones de dióxido de carbono no solo se concentran en el aire, sino que el mar absorbe gran cantidad de CO2, generándose un equilibrio de concentración entre la atmósfera y los océanos. Hay especies vegetales del fondo del mar que favorecen a la absorción de este gas de efecto invernadero. Un trabajo realizado desde Gestión de los Sumideros Naturales de Carbono Costeros demuestra que la capacidad para atrapar carbono de forma progresiva de praderas oceánicas, manglares y marismas es mayor que los sumideros de carbono terrestres, es decir, los bosques.

La pérdida actual del 70% de las praderas marinas y el 50% de los bosques de manglares debido a las actividades humanas, amenaza seriamente la capacidad de almacenamiento de carbono y es comparable al declive anual de los bosques del Amazonas según anuncia el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Las praderas submarinas de la especie Posidonia suponen un importante sumidero de CO2. La pérdida de estas praderas supone un doble problema, ya que las zonas “deforestadas” dejarían de capturar CO2 y además puede convertirse en fuente de carbono al liberar las cantidades de ese gas que había atrapado durante décadas. La Posidonia también evita que se erosionen los depósitos de carbono orgánico sobre los que se encuentra plantada, y si esta desaparece, las corrientes marinas se encargarán de disolver el CO2 en el agua, aumentando su concentración y dejando de absorber el dióxido de carbono atmosférico.

Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto Oceánico de la Universidad de Australia Oeste, que ha evaluado si la replantación de praderas submarinas es factible para favorecer a estos sumideros de CO2.

Para evitar la pérdida de capacidad de secuestro y almacenamiento de CO2, los investigadores señalan la importancia que tiene replantar las praderas destruidas con angiospermas marinas (plantas que viven en el agua a poca profundidad) para reconstruir el sumidero de carbono y mantener los depósitos que tienen debajo estas plantas. La conservación y restauración de estas zonas es importante para contribuir a mitigar las emisiones antropogénicas.

El estudio ha sido realizado en la laguna costera de Oyster Harbour al sur de Australia, en un entorno donde hay una pradera submarina que sufrió una importante reducción de la especie Posidonia australis entre las décadas de los 60 y 80. Esta pradera fue restaurada a partir de los años 90 y datando los sedimentos de la pradera, se encontró un una mayor concentración de CO2 estos últimos años gracias a la repoblación.

Fuentes:

CSIC, 9 febrero 2015

http://www.csic.es/noticias-y-multimedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn