Sociedad y Medio Ambiente

La ecociudad

Agosto 2012

Proyecto Ecocity

La Unión Europea ha impulsado el proyecto Ecocity para convertir las ciudades en espacios más habitables, responsables con los limitados recursos del planeta y diseñados atendiendo a las sugerencias de sus habitantes.

Por eso, un grupo de equipos multidisciplinares de varios países de la UE propusieron un Manual para el diseño de ecociudades en Europa.

Los miembros del Grupo de Estudios y Alternativas 21 (Gea21) han llevado la aportación de un proyecto español en base a su experiencia en el ecobarrio de Trinitat Nova, en Barcelona. Este barrio ha servido de banco de pruebas, entre siete barrios europeos, para saber cómo habrían de ser las ecociudades.

La idea del ecobarrio es tener en cuenta todo: desde minimizar la demanda de transporte y consumo de energía hasta favorecer el bienestar de la población, pasando por el uso del agua, el reciclaje o la generación de energía limpia, etc.

Los proyectos deben contemplar de forma global el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad. Ahora, dependerá del Gobierno de cada país que los proyectos prosperen, apoyándose del Manual.

Políticas para una ciudad sostenible

Más del 60% de la demanda energética global es consumida por las ciudades, en estas, vive la mitad de la población mundial, aunque la cifra sigue creciendo. Esto pone a las ciudades en el centro de las políticas energéticas, centrándose en la reducción de consumo energético y la mejor utilización de la energía generada.

El análisis de los impactos de las políticas sectoriales que se prevén instaurar debe ser hecho teniendo en cuenta el resto de políticas, como transporte, energía, manejo de agua y desechos…

Para estas planificaciones, sería conveniente tener en cuenta, a parte de la tecnología tradicional, los nuevos enfoques con soluciones que incluyan a los sistemas pasivos como la influencia del clima.

El planeamiento Urbano es la mejor herramienta para hacer sustentable la generación energética producida. Es esencial que este incluya diferentes metas con distintas densidades de ocupación teniendo en cuenta el carácter de las distintas zonas urbanas.

La manera de cómo se diseñe o se establezcan políticas en cada área influirán sobre el calefaccionamiento o refrigeración de cada edificio y en el costo del transporte público y la vulnerabilidad del entorno a cada edificio frente a condiciones climáticas externas.

Eficiencia energética en edificios: en las ciudades, el sector residencial es el mayor consumidor de energía, por lo tanto, es imprescindible un rápido diseño de medidas que constituyan la política energética para el sector.
Algunas de las medidas necesarias son unos códigos de construcción apropiados para reducir las demandas, el etiquetamiento de edificios nuevos o existentes. Las ventajas de estas políticas son amplias e incluyen un menor costo de energía para los usuarios, mejores niveles sanitarios, menos polución y reducción de los efectos de “isla caliente” en las ciudades.

Transporte: este es el mayor sector demandante de energía, por detrás del sector residencial. Es necesario desalentar el uso particular del automóvil mediante restricciones, obro de tasas… ello también requiere la implementación de un transporte público eficiente y de calidad.
Además, debe condicionarse la ciudad para el uso de otras formas de transporte, como la bicicleta o simplemente caminar.

Generación de energía: se deben incluir planes y metas para la generación eléctrica y térmica, utilizando energías renovables.
Esta decisión, debería acompañarse de un adecuado manejo del agua y los residuos.

Transporte y Distribución de la energía: se deberá tener en cuenta las redes inteligentes en la planificación para la mejora de la eficiencia y la integración de la energía convencional con la renovable.

Además, estas redes son necesarias para la utilización de automóviles eléctricos, y el aprovechamiento de sus efectos favorables.

Para conseguir que esto pueda llevarse a cabo, deber ser el sector público el que de ejemplo y promocionar la participación de la ciudadanía y de los sectores interesados, de forma que sea posible alcanzar una recepción favorable de la población con respecto a alas políticas aplicadas.

El objetivo final de este planeamiento urbano debe ser el bienestar humano, tanto en beneficios humanos y energéticos, como los niveles mejores de salud, menor polución y mejor seguridad.

Para ello, no hay nada mejor que una planificación en una dirección más “verde”.

Enlaces de interés:

www.ecocity-project.eu/

Fuentes:

El Mundo, Su Vivienda, del 12 al 18 diciembre 2008
Sustainable Cities, 27 junio 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn