Estás en: Fundación Vida Sostenible > Informe > Sociedad y Medio Ambiente > Salud > Alimentación > La dieta mediterránea alarga la vida

Sociedad y Medio Ambiente

La dieta mediterránea alarga la vida

Diciembre 2014

Alto contenido de vegetales, legumbres, frutas, y cereales; una cantidad entre moderada y alta de pescados; baja proporción de grasas saturadas, y alta cantidad de grasas no saturadas, particularmente aceite de oliva; un bajo contenido de productos lácteos y carne; y un modesto consumo de alcohol (principalmente vino), son algunas de las principales directrices que sigue la dieta mediterránea. No es solo una manera de comer, es un patrón alimentario que se ha relacionado constantemente con una serie de beneficios para la salud, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades crónicas y cáncer.

Con ello, una reciente investigación realizada por Hospital Brigham y de Mujeres (BWH, por sus siglas en inglés), en Boston (Massachusetts), relaciona este tipo de alimentación con telómeros más largos, un biomarcador asociado a una vida más larga. Los telómeros parecen tener la clave del envejecimiento; la edad biológica y la esperanza de vida se pueden predecir mediante la medición del ADN de un individuo. Concretamente, son secuencias repetitivas de ADN en los extremos de los cromosomas que se acortan cada vez que una célula se divide.

Estos investigadores, han descubierto que una mayor adherencia a la comida mediterránea podría provocar que el individuo tenga telómeros más largos. Con ello, los más cortos han sido asociados con una disminución de la esperanza de vida y mayor riesgo de enfermedad relacionada con el envejecimiento, mientras que telómeros más largos se han vinculado con la longevidad. El estrés y la inflamación aceleran el acortamiento de los mismos y se especula que la adherencia a la dieta mediterránea puede ayudar a amortiguar el recorte de dichos biomarcadores.

Los investigadores analizaron para la realización del estudio a 4.676 mujeres sanas que formaban parte del Nurses’ Health Study. A todas ellas se les midió la longitud de sus telómeros y se les hizo un cuestionario sobre su consumo de alimentos, sin asociar los componentes de la dieta mediterránea con la longitud de estas estructuras cromosomáticas.

Una dieta mediterránea, añadía Peter Nilsson en un editorial que acompaña al trabajo del BMJ, es la piedra angular para la prevención de las enfermedades cardiovasculares a través de la dieta. Según Nilsson, profesor de la Universidad de Lund (Suecia), el hecho de que también se vincule con un biomarcador de envejecimiento más lento resulta «tranquilizador».

Para investigaciones futuras, los autores deberán centrar su atención en determinar qué componentes de la dieta mediterránea están impulsando esta relación. Esto permitiría profundizar en el mecanismo biológico, así como proporcionar una base para una mayor educación pública sobre la elección del estilo de vida.

Tras conocerse el estudio, la Fundación Británica del Corazón señaló que estos resultados refuerzan la recomendación de consumir una dieta sana y equilibrada, pues reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Enlaces de interés:

www.bmj.com
www.medicinaprentiva.info

Fuentes:

abc.es, 4 Diciembre 2014
ecoticias.com, 3 Diciembre 2014
eldiario.es, 3 Diciembre 2014-12-04
www.solociencia.com
Web Fundación Dieta Mediterránea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedInLinkedIn